CONTINUISMO // EL VICEPRESIDENTE NO TOCÓ LA MAYORÍA DE SUBALTERNOS QUE DEJÓ RATO
Solbes, el ministro intocable de la legislatura del superávit

“Con un Gobierno socialista,
no habrá superávit
mientras tengamos déficit
social”, afirmó Zapatero en
un debate sobre política
económica en 2003. Hoy,
el Gobierno presume de
superávit mientras siguen
los problemas sociales.

13/12/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 15.7 KB
‘SOCIALDEMÓCRATA LIBERAL’. Dos conceptos opuestos se unen en la fórmula con
la que Solbes define su política económica (como por ejemplo llevar las cuentas de
un Gobierno socialista y ver inviables ideas como la asistencia dental para niños).

No importa si se está leyendo un
editorial de El País o un artículo de
ABC, si se mira Telemadrid o se escucha
la SER. Es posible encontrar
elogios a Pedro Solbes en Libertad
Digital o en Público. Como si del rey
se tratase, la prensa española suele
dejar al margen de sus batallas al vicepresidente
económico.

En un artículo titulado El sesgo liberal
de los medios de información
,
el profesor Vicenç Navarro arremete
contra esta costumbre. En concreto,
destaca la nula repercusión
que tuvieron las declaraciones en
las que Pedro Solbes aseguraba que
la política de la que estaba más orgulloso
era la de no haber aumentado
el gasto público durante su mandato.
Las palabras no acaban de sorprender
del todo en un político que
se define con la chocante fórmula
de “socialdemócrata liberal”, pero
tal vez llamen la atención si se cae
en la cuenta de que el Estado español
mantiene el gasto público más
bajo de la UE-15, o que Rodríguez
Zapatero prometió que con un
Gobierno socialista no habría superávit
sin resolverse antes la falta de
desarrollo social.

No ha sido así. Hoy el Gobierno
alardea de un superávit del 1,8%.
Los desplantes de Solbes a las propuestas
del Ministerio de Vivienda o
de Educación son saludados como
ejercicios de “rigor y seriedad”, y el
continuismo con la política de Rodrigo
Rato (a su vez continuista con
la llevada por Solbes en los gobiernos
de González) se manifiesta incluso
en detalles como que los cambios
de personal en el ministerio han
sido mínimos, de forma que se han
mantenido casi todos los directores
generales del ministro saliente.
En lo que toca a política fiscal, el
mayor ejemplo pudo verse en la reforma
de 2007. “Hay quien de forma
muy gráfica ha calificado esta
operación como la ‘tercera reforma
fiscal del Partido Popular”, escribe
el economista Daniel Raventós,
quien apunta que “las dos reformas
impositivas del PP -ofende a la inteligencia
del lector el recordarlo- favorecieron
a las rentas más altas”.

La última reforma, que llegaba
después de que el Gobierno optara
como socios por PNV y CiU en lugar
de IU y ERC, suponía entre
otros un recorte del tipo máximo
(el de las mayores fortunas). “Los
Amancio Ortega pueden estar
tranquilos”, apunta Raventós.
Para Vicenç Navarro, ante la falta
de críticas, “el dominio del pensamiento
liberal en los medios de
información explica la situación
paradójica de que sean los tres ministros
de Economía de los tres últimos
gobiernos responsables de
la autoridad del gasto público, los
más populares del Gobierno”. A su
juicio, la escasa atención mediática
que despiertan hechos como
que, según datos de Eurostat,
España invierta un 28% menos por
persona en protección social que
el resto de socios comunitarios, tiene
unas claras raíces. “Una de las
causas más importantes de esta
pobreza del gasto público es el
enorme poder que el 25-30% de
renta superior de la población (lo
que solía llamarse burguesía) ha
tenido históricamente y continúa
teniendo en la cultura mediática y
política del país”, apunta Navarro.

Con cuatro décadas de carrera en
organismos económicos, Pedro Solbes
conoce de primera mano estos
factores históricos. De hecho, sus
primeros pasos no fueron los de un
comprometido socialista opuesto a
la dictadura, sino que su carrera comienza
bajo la dictadura en 1968,
en el puesto de subdelegado y delegado
regional de Comercio en Valencia
hasta 1973; un trabajo como
técnico del Estado franquista que le
llevó también a ser consejero de la
Misión de España ante las Comunidades
Europeas.

Tanto entonces, como después
con Leopoldo Calvo Sotelo, González
después y actualmente Zapatero,
el vicepresidente económico
ha cultivado la imagen de “ortodoxo”
y amante del rigor presupuestario.
Pero, como indica Navarro, sólo
se habla de que el Estado interviene
cuando interviene a favor del gasto
social, no cuando lo hace en beneficio
de otros intereses. El caso español,
donde entre los años 2000 y
2005 los salarios han descendido un
0,3% mientras las empresas han visto
aumentar sus beneficios un 73%
entre 1999 y 2006, deja ver sin muchas
dificultades cuánto hay de “socialdemócrata”
y cuanto de “liberal”
en el vicepresidente Solbes.

EL 'ORTODOXO' QUE REPRENDE A LOS 'DERROCHADORES'
_ Según señala Navarro, uno de
los episodios más ilustrativos
sobre la postura económica de
Solbes se produjo el pasado
septiembre, cuando el vicepresidente
económico rechazó el
coste presupuestario de algunas
medidas sociales por
parte de ministros socialistas,
como el plan de salud bucodental
para niños del Ministerio
de Sanidad o las ayudas al
alquiler del Ministerio de
Vivienda. De nuevo, en la
prensa, columnistas económicos
aplaudieron la seriedad
del ministro ante estos
supuestos derroches. «Tal avalancha
de comentarios negativos»,
indica Navarro, llevó a
Zapatero «a aclarar con tono
defensivo que tales medidas
sociales restarían sólo unas
dos décimas al superávit
actual del 1,8% del PIB».
Desde entonces, se ha especulado
sobre si Solbes se presentaría
o no a las siguientes
elecciones, molesto además
por las diferencias con el ex
director de la oficina económica
de Moncloa, Miguel Sebastián.
Al final, Solbes se presentará
de nuevo como número
dos, pero antes ha aclarado
que desea 'garantías reales'
de que las propuestas del
PSOE serán «financieramente
asumibles» y de que dispondrá
del control del área económica
del Gobierno. De nuevo,
el principio de que la política
no interfiera en la economía,
como si fueran cosas distintas.

Tags relacionados: Pedro Solbes Vicenç Navarro
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto