La responsabilidad social aterriza en el campo de las aseguradoras
SEGUROS ÉTICOS

Las empresas son actores
sociales, que cada vez tienen
más capacidad de
influenciar y transformar
su entorno. Por este motivo, plantear
los principios éticos y las
prácticas socialmente responsables
que llevan a cabo, y reclamarlos
desde la sociedad civil, es
fundamental para mejorar el
entorno socioeconómico donde
se desarrollan.

16/12/09 · 0:53
Edición impresa

Las empresas son actores
sociales, que cada vez tienen
más capacidad de
influenciar y transformar
su entorno. Por este motivo, plantear
los principios éticos y las
prácticas socialmente responsables
que llevan a cabo, y reclamarlos
desde la sociedad civil, es
fundamental para mejorar el
entorno socioeconómico donde
se desarrollan.

El sistema financiero es uno de
los ejes principales del capitalismo
actual, pero las prácticas éticas
brillan por su ausencia. La
banca ética –con experiencias
como Coop57 o Fiare– permite a
las personas escoger un consumo
responsable de los servicios
financieros y es una herramienta
importantísima de transformación
social.

Pero el mundo de las finanzas no
acaba en la banca: los seguros
son una actividad financiera muy
importante, en la que hasta
ahora no había alternativas éticamente
responsables. Es en este
punto dónde se empezó a plantear
el seguro ético y solidario, un
nuevo concepto de seguro que
introduce en el mercado asegurador
la práctica ética y solidaria.

Esto significa desarrollar la actividad
aseguradora a partir de inversiones
éticamente orientadas, de
la equidad (igualdad en la negociación
entre asegurado y asegurador),
del mutualismo (solidaridad
entre las personas y organizaciones)
y de la transparencia.
A través del Observatorio de las
Finanzas Éticas, un espacio de
encuentro entre los diferentes actores
del sistema financiero ético del
Estado español, promovido y coordinado
desde Finançament Ètic i
Solidari (FETS), se gestiona el sello
Ethical and Solidarity-based Insurance
(EthSI). Se trata de un distintivo
que garantiza en todo el proceso
asegurador la calidad de la
gestión de las empresas registradas
y los productos aseguradores
certificados.

Es decir, no sólo garantiza que el
producto asegurador cumpla
unas características, sino que las
compañías que los ofrecen y las
empresas comercializadoras
(corredores, corredurías, brokers),
estén también registrados y evaluados
según unos criterios.

Los criterios que evalúan para
las compañías aseguradoras y
gestores son: la implicación en
finanzas éticas (usuarios de
banca ética, inversiones éticamente
orientadas), que desarrollen
una política de responsabilidad
social corporativa evaluada
externamente y que sean una
entidad de economía social y
solidaria o tengan en funcionamiento
un comité ético.

En el caso de los productos, los
elementos evaluados se refieren
al fomento de la sostenibilidad
social y ambiental y a la transparencia,
y se valoran de forma diferenciada
si se trata de seguros de
daños y patrimoniales o bien
seguros de personas físicas. La
evaluación de estos criterios la
lleva a cabo un comité de especialistas
en el seno del Observatorio
de las Finanzas Éticas.
Actualmente, en el registro de
compañías y gestores certificados
se están evaluando dos compañías
de seguros, tres corredurías y
cuatro productos aseguradores, y
está registrada una correduría de
seguros: Arç Cooperativa, de Barcelona.
Además, está en marcha
una campaña de apoyo al proyecto,
con un Manifiesto de apoyo al
Seguro Ético y Solidario al que se
pueden adherir organizaciones en
la web www.ethsi.net.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto