ENTREVISTA // GLADYS NIETO, PROFESORA E INVESTIGADORA SOBRE ASIA ORIENTAL
“Se produjo una revolución en las relaciones de género”

Esta investigadora relata
las transformaciones que
aparejó la revolución
maoísta en la vida de las
mujeres y en su relación
con la sociedad.

09/10/09 · 0:41
Edición impresa

Gladys Nieto es profesora de la
Universidad Autónoma de Madrid
e investigadora del Centro de Estudios
de Asia Oriental. Es autora
de La inmigración china en España.
Una comunidad ligada a su nación,
y ha publicado diversos artículos
sobre la situación de la mujer en
China a lo largo de la historia.

JPG - 87.7 KB
AVANCES. La ley de matrimonio, que permitía el divorcio, y la ley de trabajo, fueron dos avances en la condición de las mujeres en China en tiempos de Mao.

DIAGONAL: El año ‘49 es el llamado
año de la liberación. ¿Qué
supuso la llegada del comunismo
para la mujer en China?

GLADYS NIETO: Mao pensaba
que las cuestiones de género se subordinaban
a las cuestiones de clase.
Por eso cuando se llegara a una
sociedad sin clases, directamente
no habría divisiones de género.
Dentro del programa maoísta estaba
incorporar a las mujeres como
parte del programa nacional. Para
ello hubo dos leyes muy importantes
en los años ‘50: la ley del matrimonio
y la ley del trabajo. Fueron
políticas de Estado, verticalistas,
tomadas con la idea de promover
un cambio desde el Estado. La ley
del matrimonio, que permitía el divorcio,
limitaba todo lo que había
sido la organización de la familia
tradicional: acababa con los matrimonios
concertados, con el concubinato
y daba derechos de herencia
a la mujer. Además aparece la
ley del trabajo, que promueve la
incorporación de las mujeres al
mercado laboral. Eso produce una
especie de revolución en las relaciones
de género, pero no sin costes.
A principios de los años ‘50
muchas mujeres fueron asesinadas
por su familia política tras haber
interpuesto una demanda de
divorcio. Por ello fue una ley que
desde el inicio despertó muchas reticencias,
sobre todo por parte de
la gente del campo. Si se mira desde
el punto de vista de otorgamiento
de derechos a las mujeres, es un
paso grandísimo para acabar con
un orden que las colocaba en el último
escalón de la jerarquía social.
Se le dan prácticamente todos los
derechos bajo la consigna de aquel
momento: “Las mujeres sostienen
la mitad del cielo”.

D.: Li Xiaojiang habla de que la mujer
china a lo largo de la historia ha
sido mucho más objeto que sujeto.
Objeto del mercado, del feminismo
y del Estado. ¿Cómo ha sido la trayectoria
del feminismo en China?

G.N.: El feminismo chino y europeo
tienen recorridos distintos. Muchas
feministas chinas afirman que lo
que diferencia el feminismo chino
del de otros países es que el Estado
comunista les garantizó unos derechos
en un periodo en el que como
colectivo, quizá, no había una conciencia
específica del papel subordinado
que tenían las mujeres. Recibieron
una serie de derechos por
los cuales ellas no habían luchado,
sino que les fueron dados. El recorrido
del feminismo, por ejemplo en
Europa, tiene que ver con el reconocimiento
de unos derechos que las
mujeres han luchado, que han solicitado
al Estado que se les garantice.
En el caso chino ha sido al revés.

D.: A raíz de las políticas de planificación
familiar y especialmente de
la del hijo único, se han documentado
campañas estatales de esterilizaciones,
infanticidios femeninos,
abortos selectivos en función del
sexo o el uso obligatorio del dispositivo
intrauterino (DIU). Muchos
nacimientos, en cambio, no fueron
comunicados para no afrontar la
multa que imponía el Estado.
¿Existen cálculos sobre cuánta población
sin registrar hay en China?

G.N.: Es cierto que nacieron muchos
niños y niñas fuera del plan
de nacimientos de la política del
hijo único. De hecho, hay autores
que dicen que ya no se puede confiar
en las estadísticas chinas de
población. Aunque se dieran los
medios para intentar calcular la
población, no se puede.

D.: Otra consecuencia de la política
del hijo único es que hay un gran
desfase entre el número de hombres
y mujeres en la sociedad china.
Se calcula que en 2025 habrá
entre 30 y 50 millones de hombres
desparejados. ¿Qué consecuencias
puede tener esto?

G.N.: Se teoriza mucho sobre el tema,
sobre si se puede llegar a incrementar
la violencia en la sociedad
china debido al número de
hombre solteros. También se habla
de un posible aumento de la compra-
venta de mujeres, aunque esto
es algo que siempre se ha hecho.
Existen zonas en China, sobre todo
en el campo, donde la diferencia
de relación por sexo es enorme.
Cuando en el ámbito internacional
nacen aproximadamente cien mujeres
por 104 varones, en China nacen
cien por 116 y, en algunas zonas,
130-140 hombres por cada
cien mujeres. Los hombres que se
quedan solteros suelen ser campesinos
sin redes sociales y pobres.
Hay toda una parte de la población
que no se va a casar, y en una sociedad
donde el matrimonio es
prácticamente universal, esto es un
problema. Se están documentando
fraudes por supuestas ventas de esposas,
hay muchos hombres dispuestos
a gastar su dinero comprando
una esposa en otro pueblo.

Artículos relacionados:
- [Hace 60 años... La República Popular China->9003]
- [Desigualdades en la fábrica del mundo->9001]

Tags relacionados: Número 110
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

AVANCES. La ley de matrimonio, que permitía el divorcio, y la ley de trabajo, fueron dos avances en la condición de las mujeres en China en tiempos de Mao.
separador

Tienda El Salto