Vías pecuarias
¿Saliendo del olvido?

A su paso por Madrid, la cañada Real Galiano colinda con tres municipios y un distrito de la capital; Vallecas, Coslada, Rivas Vaciamadrid y Getafe son rodeadas por más de 15 kilómetros de asentamientos ilegales en los que habitan, según fuentes policiales, no menos de 40.000 personas.

25/01/06 · 20:10
Edición impresa

A su paso por Madrid, la cañada Real Galiano colinda con tres municipios y un distrito de la capital; Vallecas, Coslada, Rivas Vaciamadrid y Getafe son rodeadas por más de 15 kilómetros de asentamientos ilegales en los que habitan, según fuentes policiales, no menos de 40.000 personas.

A pocos kilómetros de la sede del gobierno regional, que tiene las competencias para su gestión, se mezclan infraviviendas, empresas, chalés de grandes dimensiones y un conglomerado de vertederos ilegales. Ante la histórica apatía de las administraciones competentes, antes el Gobierno central y ahora la Comunidad de Madrid, asociaciones ecologistas, partidos políticos, vecinos de los municipios afectados y administraciones locales vienen demandando el desmantelamiento de los asentamientos y la atención a las necesidades de las personas con menos recursos.
El ayuntamiento de Rivas, uno de los afectados, se ha dirigido en numerosas ocasiones a la Dirección General de agricultura con el objeto de derribar las nuevas construcciones que siguen proliferando y tratando de generar una mesa para analizar una situación de la que no se tienen datos reales y lograr la recuperación de la cañada.

El pasado 27 de octubre, por fin la comunidad inició el derribo de la zona chabolista, conocida como Camino del Vertedero, y el correspondiente realojo de las familias con declaraciones voluntariosas de iniciar la recuperación de toda la zona. Desde los municipios colindantes, acostumbrados a ser los prestadores de servicios a los habitantes del asentamiento ilegal, esperamos que no se detenga el camino iniciado, que no sólo se dé respuesta a las zonas chabolistas, sino que se asegure que en un futuro próximo este terreno público sea recuperado como cañada real, acabando con una vergonzante realidad en la que se combina el negocio de quienes especulaban con un terreno protegido con la desesperanza de quienes encontraban allí su única alternativa de vivienda. En esta ocasión han sido 13 familias que llevaban años pidiendo soluciones, en el futuro deberán ser retiradas todas las construcciones, tanto chabolas como empresas o chalés, para la recuperación de esta vía pecuaria.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto