EL ASESINATO POR PARTE DE LA GENDARMERÍA DE DOS JÓVENES DESATA UNA POLÍTICA RACISTA EN EL PAÍS CRITICADA POR L
Los roms, carne de cañón para Sarkozy

El Gobierno francés ha intensificado las expulsiones de
roms rumanos y búlgaros este verano. Sarkozy ha
intentado desviar la atención de la posible implicación
de su ministro en el caso de corrupción Bettencourt.

- Fotogalería

- Italia, Alemania, Dinamarca y Suecia también están expulsando a gitanos

03/09/10 · 5:00
Edición impresa
JPG - 86.7 KB
© Cyril Fakiri \ Contexte.org

Setecientos “roms ou gens du voyage”
[roms o gente de viaje] como se
les denomina, van a ser expulsados
de Francia. Sus campamentos serán
destruidos y la vuelta (obligada) a
sus países de origen es inminente.
Así lo anunció este verano el presidente
francés, Nicolas Sarkozy, tras
los disturbios por la muerte a manos
de la policía de un joven gitano. El 16
de julio moría Luigi Duquenet, un
rom francés de 22 años. La gendarmería
disparó contra él porque se
saltó un control de carretera. Fue alcanzado
y abatido a tiros en el departamento
de Loire-et-Cher, en el centro
de Francia.

Su asesinato provocó la reacción
de la comunidad gitana
que se manifestó
en el pueblo de Saint-Aignan, a
10 kilómetros de donde fue encontrado,
ya sin vida, Duquenet. Cincuenta
personas intentaron tomar la
gendarmería de la localidad, cortaron
árboles, prendieron fuego a varios
coches, rompieron semáforos y
“robaron los croissants de una panadería”,
según los medios franceses.

La excusa de los disturbios

Con el pretexto de los enfrentamientos,
Sarkozy convocó el 28 de julio
una reunión de urgencia con un único
punto en el orden del día: los
roms. Tras el encuentro con varios
de sus ministros, el presidente anunció
mano dura: la expulsión de un total
de 700 gitanos
, el desmantelamiento
de los campamentos y un
programa de cooperación policial
con Rumanía y Bulgaria, de donde
proceden la mayoría de los roms que
viven en Francia.

Pero la muerte del joven Luigi a
manos de la policía francesa no ha
sido la única que se ha producido
este verano. Un día antes, en el barrio
de La Villeneuve, en Grenoble,
Karim Boudouda, de origen árabe,
también fue abatido a tiros por los
gendarmes cuando era perseguido
por éstos, supuestamente, por haber
robado 20.000 euros en un casino.
El Gobierno reaccionó entonces
con el envío de tres unidades de
élite de la policía a la manifestación
convocada por el asesinato de Boudouda,
el domingo 18 julio.

Un discurso xenófobo

Días después, Sarkozy se presentó
en Grenoble para hacer una demostración
de firmeza. En una alocución
pública anunció que retiraría la nacionalidad
francesa a franceses “de
origen extranjero” que hayan cometido
“delitos graves”. En ese discurso,
vinculó también la inmigración y
la criminalidad, e incluso se manifestó
escandalizado por los “derechos
sociales” que poseen los extranjeros
sin papeles. Además, achacó la situación
actual a “50 años de inmigración
incontrolada”.

Pero todo esto también forma
parte de una estrategia de distracción
del Gobierno, que ha querido
centrar sobre los gitanos la atención
de los medios de comunicación
con el anuncio de su política
de “mano dura”.
El ejecutivo francés se encuentra
implicado en el grave escándalo de
corrupción Woerth-Bettencourt.

Esto se une a un bajo nivel de popularidad
debido a sus pésimos resultados
en política económica y
social. Sarkozy trata de ganarse los
favores de los electores del Frente
Nacional. El escándalo por la implicación
de la mujer del ministro de
Trabajo, Eric Woerth (antes de
Presupuesto y Cuentas Públicas),
en el fraude fiscal de Eliane Bettencourt,
la mayor fortuna francesa, y
las influencias del ministro para
que la heredera contratase a su mujer
a cambio de hacer, supuestamente,
la vista gorda ante las evasiones
de capital de la millonaria,
sacude a Sarkozy.

Críticas a las deportaciones

Sin embargo, la reacción de la sociedad
y de la comunidad internacional
ante las deportaciones de gitanos
no ha beneficiado al mandatario
francés. La Comisión de
Derechos Humanos de Naciones
Unidas ha declarado su preocupación
por los hechos. También los
obispos franceses y el Papa, han
hecho un llamamiento contra esta
política y solicitan que se acoja a
estas personas.
Las expulsiones han sido criticadas
hasta en el entorno de la derecha
francesa: el ex primer ministro
liberal, Jean-Pierre Raffarin, criticó
la “deriva derechista” de Nicolas
Sarkozy, mientras que el ex primer
ministro, Dominique de Villepin,
denominó la política de expulsiones
de “culpa moral” y de generar “una
mancha sobre nuestra bandera”.

Desde que Rumanía y Bulgaria
entraron en la Unión Europea en
2007, los roms, a pesar de ser ciudadanos
europeos con derecho a
la libre circulación, sufren fuertes
restricciones en el país galo, que
también les impide acceder a un
trabajo.
Francia impuso una moratoria
hasta el año 2012 (ampliable a
2014) a rumanos y búlgaros, por la
que a partir de los tres meses de residencia
en el país, tienen que tener
un empleo, probar que tienen
recursos suficientes para subsistir
o cursar estudios en este país para
no ser considerados irregulares.
Según cifras oficiales, entre 10.000
y 15.000 gitanos residen en la actualidad
en Francia. En Francia hay 500.000 gitanos de nacionalidad francesa.


Las expulsiones no son nuevas

Desde 2002 el
Gobierno francés ha
destruido campamentos
de gitanos, sobre
todo rumanos y búlgaros,
y posteriormente
los ha expulsado.
En la actualidad,
los roms representan
un tercio de las expulsiones:
son 9.875 de
los 29.288 extranjeros
deportados de
Francia en 2009. Una
política que permite,
en teoría, la vuelta
posterior, pero entre
las persecuciones
policiales, las expulsiones
y los desalojos
se impide la integración
de los gitanos, el
acceso a la salud o la
continuidad en la
escolaridad de los
niños. Así, el Gobierno
francés usa los
roms como ‘carne de
estadísticas’ para
lograr sus objetivos.
Estas expulsiones las
denomina como
“reconducciones a la
frontera”. Además,
desde el Gobierno se
usa la retórica para
estigmatizar a los
roms, en particular, y
a los pobres en general
y así desviar la
atención de otros
asuntos.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto