El rey, Nicaragua y Unión Fenosa: más sombras que luces
JPG - 3.6 KB
 
Foto:David F. Barrero

Juan Carlos pudo encolerizarse
con las palabras de Chávez,
pero fue el discurso de Daniel
Ortega el que le hizo levantarse
de su silla. En su crítica a las
multinacionales españolas, el

29/11/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 3.6 KB
 
Foto:David F. Barrero

Juan Carlos pudo encolerizarse
con las palabras de Chávez,
pero fue el discurso de Daniel
Ortega el que le hizo levantarse
de su silla. En su crítica a las
multinacionales españolas, el
presidente de Nicaragua tocó un
tema sensible: Unión Fenosa
(UF). En Nicaragua, donde cada
año 54.000 de los 600.000
usuarios presentan reclamaciones
por los cortes de suministro,
el malestar hacia esta eléctrica
es recurrente. La actuación de
UF, cuyos beneficios aumentaron
un 39,8% en 2007, ha
generado controversia desde su
entrada en 2000. Ese año, bajo
la presidencia de Arnoldo Alemán
(recordado por múltiples
casos de corrupción), el Estado
vende a UF el sector más rentable
de la energía nacional por
sólo 115 millones de dólares.
Para disimular el monopolio se
crean Dis-Norte y Dis-Sur, ambas
controladas por UF.
Antes, el Banco Mundial allanó
el terreno, al ofrecer a Nicaragua
alivio de su deuda externa
a cambio de privatizaciones
en servicios eléctricos y de
telecomunicaciones. Otra facilidad
fueron los Fondos de
Ayuda al Desarrollo (FAD) por
parte del Estado español. Antes
de 2000, la mayoría de estos
créditos condicionados a la
adquisición de productos españoles,
se dirige a Educación y
Salud. Cuando entra UF, la prioridad
(un 33% de los fondos)
pasa a ser el sector eléctrico.
En el servicio al cliente los escrúpulos
no son mayores. En Nicaragua,
las ganancias de Unión
Fenosa van acompañadas de
denuncias por aumentos en las
facturas que sobrepasan el coste
de vida, olvidarse de dar servicio
a zonas del país que no son rentables,
sobreexplotación laboral
a través de subcontratas o cortes
de luz de entre 4, 6 y 12 horas
diarias. Todo ello genera un fuerte
rechazo social, hasta el punto
que más del 80% de la población
tiene mala imagen de UF.
En vistas a estas críticas, Juan
Carlos I intervino el pasado junio,
facilitando un nuevo acuerdo tras
hablar por teléfono con Ortega.
En la Cumbre Iberoamericana,
estos temas volvieron a aparecer,
“no creo que vos [Zapatero]
tengas acciones en Unión Fenosa,
mucho menos su majestad”,
dijo Ortega. Al segundo, el rey
abandonaba la sala.

Tags relacionados: Juan Carlos I Casa Real
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto