REINO UNIDO // LAS REIVINDICACIONES SON SIMILARES A LAS DEL 15M
El reto de indignarse en la ‘city’

Tras la manifestación de miles de indignados en Saint Pauls del 15 de octubre, centenares de personas decidieron acampar primero en Saint Pauls, extendiéndose posteriormente a Finsbury Square y al edificio de oficinas ocupado del banco UBS, para promover un mensaje de justicia económica e igualdad.

- El barrio 15M dentro de la acampada de Londres

25/11/11 · 8:00

“El sistema actual es insostenible,
antidemocrático e injusto.
Necesitamos alternativas; aquí es
donde trabajamos para construirlas”.
Así de contundente resulta el
primer punto
del manifiesto acordado
por la Asamblea de Occupy
London, que cumplió un mes de
vida el 15 de noviembre, el mismo
día en que la City of London
Corporation
decidió retomar la acción
legal para la evacuación y horas
después del desmantelamiento
de Occupy Wall Street por la policía
de Nueva York.

“La lucha por la justicia económica
es un objetivo primordial
del movimiento”, declara Ronan
Mcnern, portavoz de Occupy
London.
“La ocupación, junto
con las huelgas, las protestas estudiantiles
o las revueltas del pasado
verano, canaliza el sentimiento
de insatisfacción social
por la falta de alternativas”, continúa,
refiriéndose a la movilización
planeada por los sindicatos
del sector público el 30 de noviembre
contra la reforma de las
pensiones, a la manifestación de
estudiantes acaecida el 9 de noviembre
como respuesta a la subida
a 9.000 libras anuales de la
matrícula universitaria
y a los
disturbios que sacudieron
Londres en agosto.

El informe publicado en 2010
por el Centro de Análisis de
Exclusión Social, Anatomía de la
desigualdad económica en el
Reino Unido, corrobora la hipótesis
de Ronan: la movilidad social
se ha estancado desde 1970
y las
opciones de las nuevas generaciones
para obtener un salario mejor
que el de sus padres han disminuido
significativamente. Asimismo,
un estudio del Instituto Nacional
de Investigación Económica y
Social advertía en noviembre sobre
el riesgo de que las políticas
de austeridad del Gobierno aumenten
aún más la brecha
entre
ricos y pobres.

“El objetivo del 15 de octubre
era la ocupación del London
Stock Exchange (la Bolsa de
Londres), símbolo de la injusticia
social contra la que nos manifestamos”,
aclara Laura Martín, activista
del 15M
Londres, “aunque
terminar en la catedral de Saint
Paul ha servido de amplificador
mediático”. La policía empleó la
táctica del kettling (acorralamiento)
para impedir el acceso
de los manifestantes a la Bolsa,
por lo que decidieron concentrarse
alrededor de la catedral, adyacente
al Stock Exchange.

Laura,
que moderó la asamblea del 30
de octubre a la que asistió el obispo
de Londres,
afirma que las relaciones
con la Iglesia han mejorado:
“Decidieron retirar la denuncia
para que evacuáramos, lo
que obligó a la City of London
Corporation –gobierno municipal
del centro financiero, criticado
por la elevada representación
de bancos y corporaciones en su
seno– a paralizar el proceso judicial
temporalmente.

La iglesia tuvo que posicionarse ante las
críticas”. Como consecuencia, el
arzobispo de Canterbury mostró
su apoyo a Occupy London
y reclamó
la introducción de la tasa
Tobin –impuesto que grava el flujo
de capitales y que podría destinarse
a ayuda al desarrollo– en
un artículo para el Financial
Times.

El camino hasta la acampada

“Llegar hasta aquí no ha sido fácil”,
explicaba Rocío Fatás, miembro
del 15MLondres
que participó
en las reuniones previas a la ocupación.

“En agosto carecíamos de
una estrategia clara. Comenzamos
a colaborar con grupos activistas
del Reino Unido, y la ocupación de
Wall Street supuso el empujón
definitivo”,
añade, sin olvidar la influencia
del 15M: “Algunos ingleses
de organizaciones antirrecortes
habían participado en asambleas
de Barcelona”. Ronan y
Laura coinciden con Rocío, y los
tres señalan a la primavera árabe
como movimiento inspirador.

¿Qué papel está jugando la
Asamblea del 15M Londres en la
ocupación? “A nivel individual,
estamos contribuyendo en grupos
de trabajo”, responde Laura,
que pertenece al Grupo de
Proceso, encargado de dinamizar
asambleas y que ha seguido
procedimientos del 15M como
modelo.
Además, el 15MLondres
ha organizado charlas en
la Tienda-Universidad sobre
bipartidismo, política económica
de la UE o el contrato social.

“Aportamos experiencia, ya que
llevamos bien organizados muchos
meses”, señala Laura, que
destaca el éxito de pasadas convocatorias
como la protesta en
Trafalgar Square contra el Pacto
del Euro el 19 de junio.

El futuro de Occupy London

En cuanto a los próximos meses,
los tres activistas destacan la importancia
de extender el mensaje,

trabajar con las comunidades
locales y mantener el campamento.

Una encuesta de YouGov del
31 de octubre establecía que el
39% de los británicos está a favor
de los objetivos del movimiento,

frente a un 26% en contra. “Pase
lo que pase”, concluye Ronan,
“seguiremos construyendo un espacio
para que la gente encuentre
su voz. Las redes que se han
creado permanecerán”.

UN BANCO DE IDEAS EN UBS

El 20 de noviembre
varias personas del
movimiento Occupy
London ocuparon simbólicamente
el edificio
de la banca UBS en
Sun Street, un inmueble
que cuenta, entre
otras instalaciones,
con una sala de lectura
para más de 500
personas.

El único
requisito para la utilización
de este espacio
es que no se lleven
a cabo
transacciones financieras
ni se consuma
alcohol y drogas en
su interior.

A cambio,
la ciudadanía de Londres
tiene un espacio
para el debate de,
entre otros temas, la
necesidad de la «tasa
Robin Hood», destinada
a impulsar un
reparto justo de las
cargas económicas
de la crisis.

Tags relacionados: Sector público Manifestaciones
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Javier Martín González
separador