ANÁLISIS // CUESTIONABLES BENEFICIOS DE LAS JORNADAS QUE PARALIZARON MADRID DURANTE SEIS DÍAS
Resaca de las jornadas de la juventud católica

Al dispendio económico y la sumisión política al líder de los católicos, se sumaron una violenta actuación policial y algunas exhibiciones de integrismo católico.

02/09/11 · 8:00
Edición impresa

"Dios os los premiará con el ciento por uno”, se despedía Ratzinger de los voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica, mientras caminaba al avión que le devolvería al Vaticano. No aclaraba, en todo caso, si se refería a beneficios en este mundo o en el ‘otro’.

 

Hasta que PriceWaterhouseCoopers
no concluya la auditoría que les ha
sido encargada, no se sabrá con
exactitud en cuánto cuantifica el papado
los beneficios
económicos que
se han obtenido del evento.

Pese a que José Blanco ha declarado
que los beneficios “no son un acto
de fe”,
los datos suministrados hasta
la fecha son diversos, no proceden
de fuentes oficiales y oscilan entre
los 100 y los 160 millones de euros.

Las exenciones fiscales (hasta un 90%) han sido un modo de financiación encubierta”, denuncia la Asociación de Ateos

Además, no contemplan los costes
que implican las cesiones de medios
y espacios, y lo que han dejado de
percibir las arcas del Estado por las
exenciones
fiscales derivadas de la
declaración de “acontecimiento de
especial interés” por parte del
Congreso de los diputados. Ratzinger,
que venía en calidad de jefe de la
Iglesia, ha recibido los honores propios
de un jefe de Estado, lo cual es
“sorprendente” tratándose, en palabras
de Albert Riba, miembro de la
Unión de Ateos y Librepensadores,
“de un jefe de un Estado misógino,
autoritario, antidemocrático y anticientífico
entre otras cosas”.

No con mis impuestos

Mientras la presidenta de la
Comunidad de Madrid (CAM),
Esperanza Aguirre, desviaba la
atención tildando la manifestación
por la laicidad del Estado de
“Antipapa”,
las más de 150 organizaciones
que convocaron dicha
manifestación se esforzaron en
aclarar que uno de los principales
problemas estriba en el dispendio
económico, junto con la sumisión
exhibida por los cargos políticos
ante el sumo sacerdote de la
Iglesia católica.

“Se ha gastado mucho dinero y
ni a corto ni a largo plazo habrá recuperación
del mismo aunque nos
quieran vender lo contrario”, denuncia
Riba. Aunque la organización
de JMJ declaró que el evento
tendría “coste cero para el contribuyente”
y que los en torno a 50 millones
presupuestados se autofinanciarían,
no contemplaban las
sumas cedidas “por pasiva”. En esta
partida se hallarían, entre otros,
los beneficios no recaudados por
los 600.000 abonos de transportes
rebajados hasta un 80%,
la gratuidad
del carné joven, las entradas
gratis a museos nacionales y monumentos,
o los 23.000 visados
gratuitos entregados a los jóvenes
católicos extracomunitarios. Además,
la CAM cedió entre otros,
unos 700 espacios, entre colegios e
institutos –sin consultar a claustros
ni dirección–, que requirieron empleados
públicos.

Se llevará a cabo una denuncia colectiva de la actuación policial para sumarla a las denuncias individuales ya hechas

Pero quizá el coste más elevado
para las arcas públicas sea lo que se
ha dejado de recaudar por las desgravaciones,
“una forma encubierta
de financiación”,
en palabras del
presidente de la Asociación de Ateos
y Librepensadores, Luis Vega. Las
donaciones, tanto las particulares
como las de las empresas, contaron
con deducciones debido a la declaración
del evento como “acontecimiento
de excepcional interés público”.

Un descuento del 40% para las
empresas en el impuesto de actividades
económicas y un 35% en el
caso de los particulares, que ha llegado
hasta el 90% en el caso de compañías
como Coca Cola,
Endesa, El
Corte Inglés y Mahou que dieron soporte
publicitario a la JMJ.

Cuestionada actuación policial

En la JMJ, que ya ha sido propuesta
para el Príncipe de Asturias de la
Concordia, no sólo hubo frenesí católico.

La actuación policial fue dura
hasta el punto de que algunos de los
agredidos, como Pablo Soto, fotógrafo,
se quedaron con “la sensación de
que planearon encerrarnos en mitad
del recorrido y pegarnos”. Raquel
Mallavibarrena pertenece a Redes
Cristianas, uno de los colectivos
cristianos de base que se unieron a
la convocatoria laica. Respecto a la
manifestación, Redes cristianas se
quejan del “sabor agridulce” por
“las garantías que la policía no facilitó
para poder discurrir por el recorrido
pactado”, subrayando el colapso
que se produjo en Sol, al encontrarse
con los peregrinos convocados
por SMS
, que generó caos
y deslució la lectura del manifiesto.

Los “kikos” de Arguello hicieron gala del integrismo católico el día después de la marcha de Ratzinger

Los testimonios de la agresiva actuación
policial son muchos. Jonás
Candalija fue retenido en la calle
Correo cuando salía de Sol. En el espacio
entre dos furgones en el que lo
tuvieron ‘retenido’, tuvo que soportar
que le llamaran “periolisto” y “rojo
de mierda”
y que le pellizcaran los
pezones. Muy cerca de él se hallaba,
también ‘retenida’, Lidia Ucher, otra
periodista a la que tiraron al suelo
del furgón y a la que llamaron, entre
otras lindezas, “gilipollas” o “pilingui”.

Ambos han puesto una denuncia
conjunta contra el dispositivo policial,
haciendo referencia también a
lo vivido por otra periodista, Patricia
Horrillo.

“No quieren tener testigos de lo que
está pasando”,
reflexiona Candalija
A Pablo Soto, que tiene movilidad
reducida, le empujaron, le tiraron al
suelo y lo sacaron a rastras de la plaza.
Cuando indicó que estaba cojo y
se podía caer, el agente le contestó
“que salgas de aquí, puto maricón”.

Soto señala que había mucha homofobia
en el ambiente. A su juicio, “hubo
una represión violenta por motivos
religiosos”, pues “los policías discriminaban
a quienes no tenían pinta
de peregrinos”.
Con él se encontraba
Stéphane M. Grueso, periodista gráfico
que estuvo informando a través
de su cuenta de Twitter, y testigo de
varios incidentes, entre ellos la detención
de dos chicas de la asambleade Austria que salían de Sol. Para
Grueso, “el sistema de intervención
policial, antes y después de las cargas
y las detenciones, se basó en aterrorizar
al ciudadano”. Sin embargo, subraya,
“no estoy dispuesto a vivir con
miedo, voy a salir a la calle otra vez.
Creo que tenemos que salir todos
mientras haga falta”.

Dos de los tres policías que han sido
expedientados fueron los que
agredieron a K.M., una joven menor
de edad, cuyo vídeo corrió como la
pólvora. Se veía claramente el bofetón
y los porrazos que le habían propinado
los policías en Atocha que gritaban
“es esta hija de puta”.
K.M. quisiera
“que se diera también cobertura
a otros casos de gente que no es
menor pero a la que le fue mucho peor
que a mí”. Por las características
especiales de su caso ha presentado
la denuncia ella sola.

En la asamblea celebrada con la
comisión de legal del 15M para tratar
las agresiones, se oyeron testimonios
de muchas más personas apaleadas
y algunas detenidas. Uno de los detenidos
relató cómo lo habían interrogado
“policías de paisano con la cara
tapada” en un despacho “con banderas
de Ultrasur”.

Bien diferente fue el trato recibido
por los jóvenes peregrinos.
Noche
tras noche pudieron campar a sus anchas
por la ciudad de Madrid, organizando
botellones equis uve palito sin
que fueran multados, y dejando los
espacios, en especial Cuatro Vientos,
cubiertos de basura.

Fundamentalismo católico

El fanatismo religioso no cesó tras
la marcha del papa. Todavía faltaba
la exhibición de “los Kikos”
en el
“Encuentro vocacional del Camino
Neocatecumenal”. Kiko Arguello,
presidente y fundador del Camino
es, junto con el presidente de
Comunión y Liberación, Julián
Carrón, y el vicario del Opus Dei,
monseñor Fernando Ocáriz, uno de
los tres elegidos por Ratzinger para
conformar el Pontificio Consejo para
la Nueva Evangelización, creado
para llevar a cabo una “evangelización”
en los países de antigua cristianización
“más afectados por el fenómeno
de la secularización”.

Camino Neocatecumenal, que según
la revista francesa católica Golias
incurriría en ocho de los diez criterios
que el Consejo de Europa establece
para identificar a las sectas perniciosas
,
es uno de los “movimientos
apostólicos”, –junto con el Opus Dei,
Legionarios de Cristo y Comunión y
Liberación–, que tienen en común
una mezcla de modernas técnicas de
comunicación y de capacidad de presión
política conjugadas con creencias
morales fundamentalistas y la
defensa a ultranza de la familia numerosa.

Según la organización
Católicas por el derecho a decidir,
“central en su pensamiento es el concepto
de que la familia está basada
en el matrimonio monógamo heterosexual
y que el papel esencial de la
mujer es traer nuevas vidas”.

Estos “movimientos” han hecho de
la educación una de sus principales
herramientas para la “recristianización”.

En España, los “kikos” controlan
la Universidad católica de
Murcia, más de 300 parroquias, y disponen
de seminario propio.
La
Fundación Familia de Nazaret para
la Evangelización Itinerante, organización
paralela que atiende las necesidades
del Camino y mueve al año
más de 120 millones de euros, procedentes,
sobre todo, de los diezmos de
las familias.

Tags relacionados: Madrid Número 156
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador