MARRUECOS // MÚLTIPLES DENUNCIAS SOBRE LA FALTA DE LIBERTADES
Un Reino marcado por la represión a la disidencia

Los intereses españoles y europeos en cuestiones estratégicas como el comercio, la inmigración o la cooperación ‘antiterrorista’ han relegado a un segundo plano las denuncias de violaciones de los derechos humanos y la falta de libertades.

14/05/06 · 19:45
JPG - 22.5 KB
 
EN LA CUMBRE. Durante la reunión entre los dos Gobiernos, se sucedieron los actos de protesta en el exterior. / Indymedia Estrecho

Desde su acceso al trono en 1999,
Mohamed VI, además de demócrata,
intentó aparecer ante la opinión
pública nacional e internacional como
un monarca comprometido con
el cambio y la modernización social
de su país. Pasados más de cinco
años, la materialización de tal
compromiso deja mucho que desear
en ámbitos como la libertad de
prensa, los derechos humanos o la
represión de la contestación social.
Desde el año de su coronación, se
han sucedido las manifestaciones
más numerosas conocidas hasta el
momento en el Reino alauita. La
variedad reivindicativa (independencia
del Sahara Occidental, Palestina,
derechos de la mujer, reislamización
de la sociedad), no hace
sino mostrar la complejidad ideológica
de la ciudadanía marroquí.

Las reformas realizadas a bombo
y platillo en 2003, con la aprobación
de un código de la familia con
algunos cambios favorables a la
mujer, escenificó una ruptura social
entre reformistas e islamistas.
A pesar de ello, dicha reforma fue
muy limitada y la igualdad entre sexos
queda postergada.

Todo bajo control

La ley de partidos, también de
2003, supuso la prohibición, entre
otros, de los partidos políticos de
base regional, ligüística o étnica,
con la consiguiente limitación para
la reivindicación cultural, especialmente
la bereber y la saharaui.

Las protestas y manifestaciones
que se han dado en Marruecos en
este tiempo han provocado reacciones
contradictorias en el entorno
de Mohamed VI: son toleradas
tan sólo aquellas que supongan
un velado apoyo al Régimen existente
o cuando puedan servir al
mismo para legitimarse ante la sociedad
o conseguir réditos a nivel
internacional. Han sido permitidas
las movilizaciones a favor del
pueblo palestino o contra la guerra
de Iraq, han sido fomentadas
las manifestaciones contra el terrorismo
(en especial desde el
atentado de Casablanca), y han sido
respetadas las islamistas, en
parte por la alta participación de
las mismas.

Cuando no se han dado estas circunstancias,
el grado de tolerancia
ha disminuido, hasta llegar al extremo
de responder directamente
con represión. Así sucedió en las
manifestaciones realizadas por
pescadores, licenciados en paro,
defensores de la identidad bereber
o bien colectivos de artistas, médicos
y farmacéuticos contra el
acuerdo de libre comercio firmado
entre Marruecos y EE UU.

Con respecto al conflicto saharaui,
cuyas revueltas se reavivaron
tras el ascenso de Mohamed
VI, la represión ha sido especialmente
dura, sobre todo durante la
‘intifada saharaui’, en este año.
Las reivindicaciones de la población
del Sahara son bastante claras:
la independencia del territorio.
El rechazo al Gobierno y a la
Administración marroquí con el
rey al frente es otro de los rasgos
pronunciado de estas revueltas.
El veto al acceso de periodistas y
políticos europeos a la zona, la
huelga de hambre de 37 presos saharauis
en condiciones inhumanas-
recientemente concluida- y
las protestas en diversas ciudades
españolas han marcado los últimos
meses.

La falta de atención hacia las
depauperadas provincias rifeñas,
empeoradas por el terremoto de
Alhucemas en 2004, ha agudizado
la represión, como sucedió recientemente
en el poblado de
Tamasint, donde Rabat ha actuado
contra los manifestantes con
gases lacrimógenos lanzados desde
helicópteros. De igual manera
han sufrido la represión pequeñas
comunas en las cercanías de
Midelt (donde ha habido detenidos
por organizar una marcha a
Rabat en protesta por la falta de
atención así como por la expoliación
de recursos naturales de forma
indiscriminada).

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto