SOCIOLABORAL // LAS MEDIDAS ANUNCIADAS POR EL GOBIERNO EL 12 DE MAYO DAN CARPETAZO AL DISCURSO SOCIALDEMÓCRATA
El recorte de Zapatero pone en marcha al sindicalismo hacia la huelga general

Una llamada de Obama y la presión de los mercados,
a través de UE y FMI, han dado forma al recorte social
más importante de la legislatura. Hablamos con varios
sindicalistas sobre cómo responder a esta agresión.

25/05/10 · 8:42

Lo que hasta hace unos meses era completamente intocable para el eje- cutivo socialdemócrata sufrió el mayor revés de la historia. Entre las nueve medidas anunciadas por el Gobierno de Zapatero el día 12 de mayo, está la reducción del salario de los funcionarios en una media del 5%, dependiendo de su categoría. Igualmente, se recorta el presupuesto para obras públicas; se congelan las pensiones que estén por encima de los 550 euros, también se endurecen las condiciones de jubilación; se recorta presupuesto en desarrollo; y se limitan las ayudas de la Ley de Dependencia, que ya no serán retroactivas. Este último punto se torna realmente dramático, ya que las comunidades autónomas gobernadas por el PP tenía bloqueadas las ayudas de la Ley. También desaparece el cheque bebé y se establece un nuevo ajuste presupuestario para comunidades y ayuntamientos.

Todas son medidas muy similares a las que aplicó el ejecutivo griego, que en aquel país se han saldado ya con cinco huelgas generales desde finales de 2009. Sin embargo, en el Estado español los sindicatos mayoritarios (CC OO y UGT) lejos de plantear un envite al Gobierno de Zapatero, acudieron a la llamada de éste para que les explicara en que consistían las medidas.

Las palabras que tanto el secretario general de UGT, Cándido Méndez, como el de CC OO, Fernández Toxo, habían dirigido al Gobierno nada más conocerse el paquete de medidas, fueron aminoradas tras la reunión con Rodríguez Zapatero. Por el contrario, el presidente de la patronal CEOE, Díaz Ferrán, cuyas empresas están sufriendo la política de recortes y de despidos masivos, alababa las medidas del ejecutivo, e incluso le pedía más privatizaciones y externalización de servicios públicos. Sin embargo, las declaraciones de los sindicatos mayoritarios cambiaron de tono con el anuncio de una reforma laboral de forma unilateral por parte del Gobierno. Entonces, CC OO y UGT empezaron a debatir en sus foros internos la posibilidad de una huelga general.

La huelga, en el horizonte

Al conocerse la noticia del recorte a los funcionarios, los sindicatos sectoriales y algunos de clase hacían un llamamiento a la huelga. En un principio esta huelga se había convocado para el 2 de junio, pero final- mente se ha pospuesto para el 8 del mismo mes. El propósito de cambiar la convocatoria de la huelga de funcionarios es, para los miembros del Instituto de Ciencias Económicas Autogestionadas (ICEA), “que no coincida con la reunión en España del Club Bilderberg y que se produzca cuando muchos profesores han terminado sus clases o se encuentren en exámenes finales, que constituyen servicios mínimos”. En todo caso, desde este grupo de estudios abren la posibilidad de que incluso se desconvoque el paro, y recuerdan que, si finalmente se hace el 8 de junio, coincidirá con el comienzo de los exámenes de selectividad en varias comunidades.

Con todo, la situación creada ha generado un clima de malestar en numerosos sectores y en la propia sociedad. Las medidas presentadas por el Gobierno, lejos de paliar la situación económica, van “creando más desempleo, si cabe, y todo para tranquilizar a unos mercados es- peculativos que sólo piensan en sus beneficios a costa de empobrecer aún más a los de abajo”, denuncia
“Es difícil de explicar una movilización sólo del sector público cuando el 20% de la población está en paro”
Diego Cañamero, secretario general del Sindicato Andaluz de Traba- jadores. Los beneficiados y los perjudicados por el “zapaterazo” están claros para Fidel Manrique, secretario general de CNT: “Cuando el viento es favorable, la inmensa ma- yoría de los beneficios los perciben los explotadores, pero cuando el viento sopla en contra los perjuicios los sufrimos nosotros”.

Ante la situación generada, los sindicatos críticos con las pretensiones del Gobierno y la actitud de CC OO y UGT, lo tienen claro. La solución inmediata es la huelga general: “Seguimos pensando que ésta es la única alternativa, movilizarnos para un verdadero cambio social y que la huelga general es un instrumento para impulsarlo”, afirma Arantxa Sarasola del sindicato LAB. Augusto Serrano, de la Coordinadora Intersindical (STE, STAS y SF) considera que, ante la pérdida de derechos de los empleados públicos (y de los trabajadores en general), hay que actuar “con todas las movilizaciones que seamos capaces de desarrollar, y la huelga es una muy importante”.

Culpables y cómplices

“La crisis actual tiene su fondo en el sistema capitalista, que es el que hay que cambiar”, dice Augusto Serrano. En esta opinión coincide Fidel Manrique, de CNT: “El núcleo del problema está en la propia existencia del sistema capitalista, desde el
momento que existe una clase explotadora y otra explotada, una clase dirigente y otra dirigida”.

Pero la responsabilidad de la situación no sólo la dirigen hacia el Gobierno. La actitud de CC OO y UGT es también muy criticada por estos sindicatos. Para Arantxa Sarasola, “todo esto está sucediendo con y gracias a la complicidad de estas centrales”. Los miembros de ICEA son más categóricos “la actitud de CC OO y UGT es simplemente vergonzosa” y abogan por la potenciación de un sindicalismo de carácter anarquista y asambleario que dé participación directa a los trabajadores.

Por su parte, CGT ha instado a CC OO y UGT a que llamen a una huelga general más allá de la convocatoria del sector público: “No resultaría entendible ni conveniente para la propia unidad de todas y todos los trabajadores y difícilmente explicable ante la opinión pública, una movilización sólo del sector público, cuando el 20% de la población está en paro y la precariedad laboral y social son alarmantes”, han manifestado desde este sindicato.

Parece claro que estas organizaciones sindicales no se van a quedar de brazos cruzados. Diego Cañamero nos dice abiertamente: “El SAT va a convocar a todas las organizaciones y colectivos de la izquierda sindical, social y política a un encuentro para poner fecha a la huelga general de 24 horas en Andalucía”. Manrique informa de que CNT, organización que fue protagonista en 2009 de una huelga general de seguimiento masivo en Lebrija (Sevilla), “está debatiendo ampliamente toda una serie de posibles acciones a realizar, aunque aún no se han concretado definitivamente”. Teniendo en cuenta la estructura horizontal de CNT, los sindicatos en cada localidad están trabajando en un calendario de movilizaciones.

Tanto CGT, CNT, STE, LAB, SAT e ICEA, coinciden en que la crisis la tienen que pagar aquellos que la han provocado y que, si tiene que haber medidas a corto plazo, éstas deben ir dirigidas hacia los que más tienen y hacia la desaparición de privilegios como las SICAV. La crítica de la ayuda descarada del Gobierno ha- cia la banca y el abandono de los trabajadores, sobre los que hace recaer el precio de la crisis, es el principal motivo de denuncia que estas centrales sindicales plantean.

EL «ZAPATERAZO» EN CIFRAS

5% es la reducción de sala- rios a todo el personal del sector público para 2010. En 2011 se congelarán los salarios.
2011 está previsto congelar las
pensiones ese año. Además, se elimina el régimen transitorio para la jubilación parcial.

6.045 millones, es el recorte previsto
en la inversión pública estatal para los dos próximos años. Otros 600 se reducirán en ayuda al desarrollo.

15.000 millones será la
reducción del gasto público en 2011. A lo largo de este año se reducirá en 5.000 millones.

Tags relacionados: Fidel Manrique Ley de dependencia
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto