ALIANZAS //
Quién con quién

Quién con quién. Negro, amarillo y
verde. Rojo, verde y amarillo. Rojo,
rojo y verde. Negro y rojo. Qué colores
representarán al Gobierno de
la nueva Alemania. Merkel, Schröder;
Schröder, Merkel o quizá otro.
O quizá nuevos comicios. Al cierre
de esta edición es difícil saberlo.
La coalición ‘Jamaica’, CDU, FDP
y Verdes aparece como una posibilidad.
Otra solución podría ser
una coalición entre SPD, Verdes
y FDP, con Gerhard Schröder en
la Cancillería. ¿Más? Sí: el Gobierno

16/05/06 · 21:28
Edición impresa

Quién con quién. Negro, amarillo y
verde. Rojo, verde y amarillo. Rojo,
rojo y verde. Negro y rojo. Qué colores
representarán al Gobierno de
la nueva Alemania. Merkel, Schröder;
Schröder, Merkel o quizá otro.
O quizá nuevos comicios. Al cierre
de esta edición es difícil saberlo.
La coalición ‘Jamaica’, CDU, FDP
y Verdes aparece como una posibilidad.
Otra solución podría ser
una coalición entre SPD, Verdes
y FDP, con Gerhard Schröder en
la Cancillería. ¿Más? Sí: el Gobierno
alemán podría ser también
negro y rojo, con un acuerdo entre
CDU y SPD.

Tras siete años de legislatura
bajo el mandato rojo-verde de
Gerhard Schröder, los grandes
partidos populares comienzan a
desmoronarse. El político socialista,
huérfano de padre y miembro
de una familia numerosa, realizó
una política liberal y trajo el descontento
al electorado. Su comportamiento
despótico, antidemocrático,
dicen algunos, con los
fundadores del LinksPartei, cuando
éstos abandonaron las filas de
su partido en señal de protesta por
su política antisocial, y luego durante
la campaña electoral, no le
está poniendo las cosas fáciles.

Pero Schröder es un malabarista
de la política. Sus reformas: Agenda
2010 y, en concreto, la reforma del
mercado laboral y de la Seguridad
Social, provocaron algo más que
protestas: la ruptura de su partido,
la derrota electoral en el feudo socialista
de Westfalia del Norte y el
adelanto de las elecciones. Pero se
opuso en su momento a la guerra
de Iraq, introdujo el Impuesto Ecológico...
Gerhard Schröder sabe dar
una de cal y otra de arena.

El problema es que Angela Merkel
también es una ‘reformadora’.
Así se presentó ante los electores
durante la campaña electoral. Y ahí
está el Talón de Aquiles de esta
compleja situación. Los dos quieren
reformar. “Si nuestros precios
son caros, debemos ser tan buenos
como ellos”, dice la Kohl Mädchen
(Chica Kohl), que piensa que Alemania
sufre la peor crisis económica
desde 1949. Y que quiere desarrollar
una política neoconservadora,
que incluye el uso de la energía
nuclear y la mejora de las relaciones
con Washington y Londres.

Encumbrada por Helmut Kohl,
la Thatcher alemana supo dejar
atrás a su benefactor cuando éste
se vio implicado en el escándalo de
la financiación de su partido. En
aquel entonces, la sangre fría y el
sentido del riesgo de Angela Merkel
fueron ejemplares y se ganó la
confianza de su partido y la del
electorado.

En ella se alía la profunda religiosidad
del Oeste protestante con la
disciplina y la austeridad del Este.
Chanzen nutzen (Aprovechar las
oportunidades), fue uno de sus eslóganes
durante la campaña electoral.
Eso sí que sabe hacerlo la rata
gris del Este, como algunos la llaman.
Atentos. Quizá sea la primera
mujer que conquista la silla presidencial
de Alemania.

Tags relacionados: Angela Merkel
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto