EL EJÉRCITO SE HACE CARGO DEL GOBIERNO EN EGIPTO
El pueblo egipcio acaba con el régimen de Mubarak

Millones de egipcios celebran por todo el país la victoria de la mayor revolución popular que el país norteafricano haya vivido en toda su historia. Con una escueta nota de menos de un minuto de duración, el vicepresidente Omar Suleimán anunciaba la dimisión de Hosni Mubarak y la entrega del poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

11/02/11 · 20:25
Edición impresa
JPG - 179.8 KB
 
Foto: Floris Van Cauwelaert.

“Debido a las difíciles circuntancias que atraviesa el país, el presidente Mubarak ha decidido dimitir y entregar el poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas”, con estas palabras el vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, anunciaba que el pueblo egipcio, tras 18 días de revolución, había hecho caer al régimen dictatorial que, durante 30 años, había encabezado Mohamed Hosni Mubarak. Tras momentos de incredulidad y cierto excepticismo, especialmente tras la decepción generalizada que la negativa a dimitir del presidente había provocado entre los manifestantes en la jornada de ayer, una explosión de alegría recorría todos los rincones del país.

En la jornada de hoy, que había sido bautizada como aquella primera del 25 de enero, “Jornada de la ira”, millones de personas salieron a manifestarse en todas las grandes ciudades del país. En El Cairo, se dieron tres grandes focos: el primero el habitual en la plaza de Tahrir, otra gran manifestación frente al edificio de la televisión estatal y, en lo que suponía una novedad, cientos de miles de personas se reunieron frente a la sede de la Presidencia, en el barrio de Masr El Gedida. A pesar de los rumores de posibles estallidos de violencia, fueron los propios manifestantes los que se negaron a entrar en lo que parecía ser la hoja de ruta diseñada por el propio gobierno egipcio, provocar la ira de la población haciéndoles creer que el presidente se marcharía en la jornada de ayer, para después negar su marcha en forma de comunicado.

Mubarak se marcha de El Cairo

A media tarde, era la propia televisión estatal la que confirmaba que tanto el presidente como su familia se marchaban a la ciudad turística de Sharm El Sheij, en la península del Sinaí. No obstante, poco antes el ejército había hecho público un comunicado en el que hacía sospechar que no tenía ni la más mínima intención de empujar al presidente a dimitir, declarando que “las Fuerzas Armadas garantizarían las reformas prometidas por el presidente (la noche anterior) y la derogación del Estado de Emergencia una vez todo vuelva a la normalidad”, al tiempo que volvían a pedir a la gente que se marcharan a casa. En ningún momento la más mínima mención a la marcha de Mubarak.

Finalmente, a las 17:00 hora española, el que muchos pensaban sería el sucesor natural del rais Mubarak, Omar Suleiman, anunciaba que “debido a las difíciles circuntancias que atraviesa el país, el presidente Mubarak ha decidido dimitir y entregar el poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas”. O lo que es lo mismo, anunciaba que el pueblo egipcio, tras 18 días de lucha, tras haber pagado con la vida de 300 personas y tras 30 años de dictadura, había conseguido que su revolución triunfara.

Artículo anterior:

- [Inminente caída de Mubarak->13620]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Floris Van Cauwelaert.
separador

Tienda El Salto