Protestas en Extremadura contra los residuos radioactivos

Como en años anteriores, en torno
a las celebraciones del día de
Extremadura el movimiento ecologista
aprovecha la ocasión para
sacar a la calle la denuncia de algunos
de los problemas más inquietantes
que sufre la región. El
7 de septiembre la Plataforma vecinal
contra una refinería de petróleo
en la Tierra de Barros (Badajoz)
realizaba una concentración
en el Teatro Romano de Mérida,
un proyecto apoyado por la
Junta, partidos y sindicatos, pero
que ha encontrado una firme oposición

10/06/06 · 20:29
Edición impresa

Como en años anteriores, en torno
a las celebraciones del día de
Extremadura el movimiento ecologista
aprovecha la ocasión para
sacar a la calle la denuncia de algunos
de los problemas más inquietantes
que sufre la región. El
7 de septiembre la Plataforma vecinal
contra una refinería de petróleo
en la Tierra de Barros (Badajoz)
realizaba una concentración
en el Teatro Romano de Mérida,
un proyecto apoyado por la
Junta, partidos y sindicatos, pero
que ha encontrado una firme oposición
ciudadana. Tres días después,
varios cientos de personas
marchaban hasta las puertas de
las centrales nucleares de Almaraz
I y II para reclamar su cierre,
convocados por los grupos
ecologistas y organizaciones de
izquierda de la región. Este año el
lema principal de la protesta era
contra la instalación del cementerio
nuclear en tierras extremeñas.
En breve, la Empresa Nacional de
Residuos Radiactivos(Enresa) decidirá
la ubicación del Almacen
Temporal Centralizado de residuos
radioactivos de alta actividad
que actualmente se acumulan
en las propias centrales nucleares.
Se trata de residuos peligrosísimos
cuya actividad letal puede
durar miles de años y para los que
no existe de momento solución
técnica. Mientras tanto se van a
almacenar en superficie, presumiblemente
en alguno de los pueblos
que ya albergan centrales nucleares,
una vez que la oposición ciudadana
ha quedado laminada. En
esta ‘lotería de la muerte’ son
Trillo (Guadalajara) y Almaraz los
que tienen más probabilidad de
ser ‘agraciados’, por lo que diversos
grupos han empezado a coordinarse
para denunciar el sinsentido
de seguir produciendo unos
residuos tan peligrosos que nadie
los quiere cerca de su casa.

La posición de los diversos grupos
es tan lógica como clara: cerremos
todas las centrales nucleares
y después, sólo después, busquemos
un emplazamiento para
las miles de toneladas de residuos.

Tags relacionados: Nucleares
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Boletín