MARINA D'0R // EL MEGAPROYECTO TRANSFORMA LA COMARCA DE LA PLANA EN UN PARQUE TEMÁTICO
El promotor Jesús Ger expande su imperio de la mano del PP de Castellón

El nuevo megaproyecto turístico Marina D’Or Golf tiene dimensiones similares a las de Castellón capital. / El impulsor
del proyecto, Jesús Ger, y Amparo Fernández, esposa del presidente de la Diputación de Castellón, han sido socios
en explotaciones turísticas inmobiliarias. / Un diputado del PP pasó información privilegiada a Ger para sus negocios.

16/10/06 · 19:12
Edición impresa
JPG - 47.8 KB
 
EL TABLERO DE JUEGOS DE GER
Los campos de golf son simples excusas para
construir viviendas su alrededor (hasta 50.000).
Toda una comarca se pone al servicio de los intereses
hosteleros y su gasto de recursos como el
agua. Es el caso de la autopista y la desalinizadora,
ambas en proyecto, y del nuevo aeropuerto
dirigido a las mercancías y al turismo.

Según señala la consultoría inmobiliaria
internacional Richard Ellis, la
legislación urbanística valenciana -cuyo modelo resultante ha sido
puesto en entredicho por Bruselas-
ha favorecido crecimientos desorbitados
de muchos promotores.

Entre ellos destaca Jesús Ger, dueño
y señor del emporio Marina D’Or,
la empresa que da nombre a una macrourbanización
turística ubicada
entre los municipios castellonenses
de Oropesa del Mar y Cabanes. Este
promotor y gestor inmobiliario lleva
comprando suelo desde los ochenta,
pero ha sido hace apenas tres años
cuando su complejo turístico inmobiliario
ha experimentado una explosión
en toda regla y el lema publicitario
“Marina D’Or, ciudad de vacaciones”
bombardea a todas horas
los medios de comunicación.

Cuesta creer que hace 20 años la
zona donde se ubica Marina D’Or estuviera
prácticamente desierta. Por
entonces Jesús Ger apenas había
construido en ella unos cuantos
apartamentos y un hotel de tres estrellas.
Los que conocen a este empresario
dicen que sabe contentar a
los vecinos (por Navidad regala juguetes
a los niños de Oropesa y
Cabanes) y que está muy bien conectado
con la cúpula del PP castellonense.
El resultado no ha podido ser
más efectivo, Marina D’Or crece a
un ritmo vertiginoso y sus datos económicos
del 2005 son contundentes:
una facturación de 410 millones de
euros (un 105% más que el año anterior)
y un beneficio, antes de impuestos,
de 108 millones de euros. En
2004, se vendieron 1.500 apartamentos
y medio millón de visitantes hicieron
noche en sus hoteles.

Con todo, la ciudad -100.000 metros
cuadrados, 5.000 apartamentos,
30 restaurantes, campo de golf, balneario
y tres hoteles- será pronto sólo
la hermana pequeña. Junto a ella
se está erigiendo Marina D’Or Golf,
un gigante urbanístico de 18.800.000
metros cuadrados (una dimensión
de ciudad comparable a Castellón, la
capital de la provincia).

Adjudicación irregular

En septiembre de 2005, los ayuntamientos
de Oropesa del Mar y Cabanes
adjudicaron al Grupo Marina
D’Or la realización del megaproyecto
Marina D’Or Golf, en un proceso
de adjudicación plagado de irregularidades.
Isaura Navarro, diputada de
Izquierda Unida, denunció la más
llamativa: “Dos de los seis concejales
del PP de Cabanes que votaron a favor
del proyecto trabajan para el
dueño de Marina D’Or, dos hijas de
los máximos dirigentes del PSOE de
Cabanes también. La secretaria general
del PSOE de Oropesa está en
la nómina de Marina D’Or”.

En este proceso de adjudicación
Ger se enfrentó a otros promotores
locales y no tuvo piedad: contrató
dos páginas en los periódicos locales
para arremeter contra sus competidores.
Ger ha contado también con
ayuda de sus importantes contactos
políticos. “En Castellón es vox populi
que los negocios de Jesús Ger han
crecido a la sombra de Fabra (presidente
de la Diputación de Castellón)”,
hizo público un promotor de
la zona. “Muchos proyectos que ha
impulsado Carlos Fabra, como el
cuestionado aeropuerto de Castellón
o la carretera que unirá este aeródromo
con Marina D’Or, se han hecho a
la medida del empresario”, también
denunció Carles Mulet, concejal de
Izquierda Unida en Cabanes.

El fastuoso complejo, muy criticado
por colectivos ecologistas, será el
principal beneficiario del aeropuerto
que se construye a sólo 15 kilómetros
y que se conoce popularmente
como el aeropuerto de Marina D’Or.

La política de la especulación

A pesar del oscurantismo oficial, un
simple repaso a la historia del proyecto
muestra diversas actuaciones
de dudosa legitimidad que han beneficiado
al imperio Marina D’Or.
En septiembre de 1999, el Ayuntamiento
de Oropesa aprobó la exención
del 95% de la licencia de obras
para la construcción de un hotel, un
apartahotel y un complejo de ocio,
todo ello dentro del complejo Residencial
Marina D’Or Park. La condonación
supuso para Ger un ahorro
de unos 500 millones de pesetas.
Esta licencia de obras fue concedida
a pesar de que el Instituto de
Defensa y Estudio Ambiental
(IDEA) presentase hasta tres escritos
ante el ministerio de Medio
Ambiente y el Ayuntamiento en los
que denunciaba que el proyecto incumplía
varias leyes.

Según denunció el diario El País
en noviembre de 2000, tras una reunión
entre el entonces alcalde de
Oropesa, Francisco Garrido, y Jesús
Ger, el Ayuntamiento solicitó al
Ejército de Tierra que instalase y
Defensa que financiase un puente
sobre el río Chinchilla hasta el complejo
urbanístico Marina D’Or, con
la finalidad de sustituir al que fue
arrasado por la gota fría a finales de
octubre del mismo año. Obra que se
llevó a cabo inmediatamente.

El presidente del PP y de la Diputación
de Castellón, Carlos Fabra,
admitió públicamente haber mediado
ante la Secretaría de Estado
para el Deporte para conseguir que
los mundiales juveniles de ajedrez
se celebrasen en Marina
D’Or. Las gestiones realizadas
por Fabra fueron definidas por el
presidente de la Federación Española
de Ajedrez, Javier Ochoa,
como “presiones”. En el momento
de celebrarse el mundial, Ger
y la esposa de Fabra, Amparo
Fernández, eran socios de la empresa
Aparthoteles La Coma, SL.

En septiembre de 2005, la comisión
informativa de Urbanismo de
Castellón aprobó un dictamen que
denegó la cédula de urbanización
solicitada por el Ayuntamiento de
Oropesa para que Marina D’Or pudiera
ampliar el desarrollo de esta
zona. La superficie afectada abarca
más de 350.000 metros cuadrados y
se encuentra en la zona denominada
Les Amplàries, situada al norte
del complejo ya existente.
El Ayuntamiento de Oropesa adjudicó
el programa a una de las
empresas del grupo Marina D’Or,
pese a que la zona ya estaba catalogada
y las propuestas presentadas
no cumplían las condiciones.

La adjudicación salió adelante con
los votos a favor del edil del PSPV,
posteriormente expulsado del partido,
y los del PP entre los que se
encuentra el concejal de Urbanismo,
Tomás Fabregat (PP), que
comparte propiedades con una
empresa de ese mismo grupo.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto