PANORAMA: A LAS DUDAS SOBRE LA PRODUCCIÓN EN FORD SE SUMAN MÁS RECORTES EN RENAULT Y OPEL
Promesas incumplidas y secretismo en el sector de la automoción

La plantilla de Ford en Almussafes (Valencia) ha rechazado
en referéndum que UGT siga negociando a espaldas
de los trabajadores. Pero el secretismo y los ases en
la manga marcan el inicio de curso en la automoción.

20/09/07 · 0:00
Edición impresa



Este año debía marcar el inicio de la
recuperación en uno de los primeros
sectores industriales del Estado
español. Con los últimos Expedientes
de Regulación de Empleo (ERE)
en SEAT y Renault ya en marcha,
con el modelo Mazda desaparecido
y el Focus en las últimas en Ford y
las amenazas de traslado en Opel
Figueruelas (Zaragoza) y VW Landaben
(Pamplona), tenía que llegar
la hora de las buenas noticias.
Pero estas noticias se hacen de
rogar. Las distintas direcciones siguen
suministrando con cuentagotas
la información sobre el número
y la cantidad de modelos
que saldrán de los talleres en los
próximos meses.

En la planta de Ford en Almussafes
siguen sin conocer el contenido
de los presuntos acuerdos de
este verano entre la gerencia y el
sindicato UGT, mayoritario en la
empresa. Las promesas de que se
garantizará la producción y el empleo
para el año que viene no han
sido suficientes para CC OO, CGT y
PUT. Tampoco para la plantilla, que
votó masivamente (70%) en el referéndum
organizado a comienzos de
septiembre por estos sindicatos para
rechazar los acuerdos secretos.
Han pesado más los rumores, nacidos
por las declaraciones a la prensa
de los responsables de UGT, de
que la central ha pactado la congelación
salarial y más medidas de flexibilidad
para la plantilla.

Antonio Pérez, de CGT, teme peores
consecuencias. “Con las cifras
de producción que han adelantado
para el año que viene no habría trabajo
para todos”, asegura. El hueco
de 75.000 vehículos entre los declarados
por Gonzalo Pino (UGT) y la
producción necesaria para mantener
a toda plantilla actual podría hacer
posible un ERE para la segunda
mitad de 2008.

Los sindicatos también piden
más detalles en Renault. El último
convenio se firmó con la amenaza
de la desaparición del Modus por
las bajas ventas y con la promesa
de que la planta de Valladolid sería
prioritaria para recibir nuevos modelos.
A día de hoy la plantilla sigue
sin saber qué modelo será asignado.
Sí ha podido saber, por el contrario,
que Renault abrirá una nueva
fábrica en Tánger (Marruecos).
Según la dirección, las gamas bajas
que allí se producirán no competirán
con los modelos más especializados
de Valladolid.

En la última reunión con los sindicatos
la empresa adelantó que la
producción se mantendría estable
en la planta de montaje durante todo
el año que viene y que la de carrocerías
subiría su actividad en un
20%. Renault insistió que el impacto
del centro de Tánger en la producción
sería “nulo”. ¿Todo en orden?
A mediados de octubre se negocia
uno de los flecos del último convenio.

Según Miriam Largo, de CGT
Renault, la empresa pondrá sobre
la mesa un plan de movilidad que
podría obligar a los trabajadores de
los centros de Valladolid y Palencia
a cambiar de planta en función de
los planes de la empresa “sin ningún
tipo de plus económico”. La eliminación
de los pluses de movilidad
podría repercutir, según la sindicalista,
en hasta 100 euros menos
en la nómina a fin de mes.

Externalizaciones

El propio presidente de Renault
España, Fernández de Sevilla, pronosticó
en la feria de muestras de
Valladolid que la nueva fábrica de
Tánger “obligaría” a la industria auxiliar
a trasladarse a Marruecos. El
plan conjunto de Renault y Nissan
prevé crear en la zona 6.000 empleos
directos y 30.000 indirectos.
Estos últimos serían los que afectarían
a los talleres de componentes
españoles, según las declaraciones
de Sevilla. Largo no coincide con este
pronóstico y asegura que serán
las plantas francesas las afectadas,
aunque el hecho de la deslocalización
“sigue estando ahí”.

El goteo de externalizaciones
afecta también a Opel Figueruelas,
donde la mayoría de sindicatos negocia
ahora con la dirección un nuevo
paso en la cadena. Esta vez las
subcontrataciones afectan a 227 trabajadores
de mantenimiento y energía,
que se sumarán -si nada lo impide-
a las plantillas de salpicaderos
ya subcontratadas a empresas con
sueldos hasta un 50% inferiores.

Tags relacionados: Valladolid
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto