CHILE / 36 AÑOS DESPUÉS DEL GOLPE DE ESTADO DE PINOCHET
En las poblaciones de Santiago se alza la revuelta

Una nueva jornada del 11 de septiembre acaba en Chile con tres muertos, 19 carabineros con lesiones y 206 detenidos a lo largo del país, según fuentes policiales.

13/09/09 · 16:12
Edición impresa

En Chile se ha vivido lo que ya viene siendo habitual en estas fechas, en Santiago y en todo el país se han realizado varias acciones en repudio a un nuevo aniversario del Golpe de Estado que derrocó el gobierno de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, que dio paso a la Dictadura Militar de Augusto Pinochet.

JPG - 836.2 KB
 
Fotos: Ivet Eroles Palacio

Como se esperaba, las poblaciones de Santiago –los sectores más populares de la periferia de la ciudad– han sido algunos de los escenarios dónde se han protagonizado más focos de revuelta.

Según el balance oficial que publica radio Cooperativa la noche del 11 ha terminado con tres muertos. La muerte de Alexis Andrés Rojas se ha producido por un ajuste de cuentas entre narcotraficantes, el fallecimiento de otro hombre se debió a la manipulación de una escopeta y el tercero por un incidente entre dos sujetos en medio de una barricada, que ha dejado un joven herido, Patricio Rodriguez, fallecido posteriormente. Además, se sumaría una persona herida, Karen Poblete, que ha resultado alcanzada por perdigones en una de sus manos. El subsecretario de Interior, Patricio Rosende, ha añadido que 19 efectivos de Carabineros han resultado lesionados y que 50 de 206 detenidos a lo largo del país pertenecen a la Región Metropolitana de Santiago.

Los focos de revuelta se han registrado principalmente en Huechuraba, La Pintana, Estación Central, Cerro Navia, San Joaquin, Cerrillos, Lo Espejo, Villa Francia, Tobalaba, Colina, San Bernardo, Peñalolén, Iquique, Concepción, Valdivia y Valparaiso, con barricadas y cortes de transito, todo registrado por el monitoreo policial. Así como cortes en los suministros eléctricos, que según Chilectra han afectado a 103.000 clientes, concentrados en el Pedro Aguirre, La Cisterna, Macul, Lo Prado y San Miguel, entre otras comunas.

Lo que según los medios de comunicación masivos, los dispositivos policiales y el gobierno sería entendido como actos bandálicos, para los grupos manifestantes y activistas sería bien distinto. Así lo expresan los comunicados anónimos colgados en el portales web de contrainformación como Hommodolars.org. Ya que todas las acciones realizadas no se han hecho sólo con el objetivo de recordar y protestar por lo ocurrido hace 36 años, así como los muertos y los que se han perdido por el camino y aún no han sido encontrados. También se han alzado las barricadas y se ha llamado a la guerra social para protestar contra la herencia capitalista que ha dejado la dictadura, con el fin de romper las relaciones impuestas por el capital. Se ha llamado a la insurrección para luchar contra lo que estos grupos perciben como un sistema de dominación que fomenta la desigualdad y que cada vez intensifica más sus mecanismos de represión, un sistema que viene perpetuándose en Chile desde la Dictadura, seguido por los gobiernos de la concertación.

Miedo en Santiago

El ambiente que se ha respirado en Santiago estos días ha estado marcado por el miedo a lo que pudiera ocurrir, difundido por las instituciones gubernamentales y los medios de comunicación masivos, entre otros. El coordinador de relaciones internacionales de la Uniersidad del Pacífico, John Cowell, alertaba de esta forma a sus alumnos internacionales: "Estimados alumnos: mañana viernes 11 de septiembre es un día muy complejo ya que ese día fue el golpe militar que derrocó al ex Presidente Salvador Allende. Independientemente del pensamiento político de cada persona, mañana en la noche se generarán en la ciudad de Santiago, como todos los años, violentas protestas protagonizadas mayormente por delincuentes que se infiltran en los actos. Es muy importante que mañana se queden en sus casas tranquilamente y no salgan en la noche, durante el día no se debieran registrar mayores problemas, excepto en el centro de la ciudad. Recuerden que tienen mucho tiempo en adelante para salir, pasarlo bien, conocer Santiago, etc. Cuídense y no se arriesguen".

En los lugares de trabajo los compañeros se daban estos mismos concejos, también entre amigos y familiares. De hecho, muchas de las universidades del país ya estaban cerradas desde el lunes, para evitar lo que pudiera pasar en estos centros. El diputado de la Unión Democrática Independiente (UDI), Iván Moreira, había propuesto instaurar el "Toque de queda" en las poblaciones con la finalidad de "resguardar a los ciudadanos", propuesta desestimada por el ministro de Interior, Pérez Yoma. El aparato represivo que se estaba preparando para ese día también intensificaba la sensación, ya que se disponía de helicópteros de mira infrarroja, 3.000 carabineros y un cañón de ultrasonido, a parte de mangueras de agua a presión, bombas lacrimógenas y balas.

La ciudad de Santiago vio su cotidianidad alterada la noche de ayer. La micros, como aquí se llaman a los autobuses de transporte urbano, iban vacías ya a partir de las 21h. Horas antes los servicios de transporte se habían colapsado, ya que se había adelantado la hora de salida de los trabajos, por el temor que el transporte público se viese afectado por posibles incidentes durante la conmemoración del Golpe. En las calles de la capital el flujo de coches y peatones había disminuido considerablemente, aunque se trataba de un viernes por la noche. Hasta los porteros de la casas miraban sorprendidos al ver entrar alguien más tarde de las 22h.

Los actos permitidos

El diaro El Mercurio, propiedad de la multimillonaria família Edwards y vocero de la derecha del país, informaba a sus lectores de los 4 actos oficiales que había autorizado la Intendencia Metropolitana, a parte del protocolario acto por parte del gobierno.
A las 12h se hizo un homenaje a la figura de Salvador Allende, organizado entre otros por el Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores (MPT), la Agrupación de Familiares de Detenidos, Ejecutados y Detenidos Desaparecidos en La Moneda y Corporación Sobrevivientes del Grupo de Amigos Personales (GAP) de Allende. En la marcha ondeaban banderas del Partido Comunista Chileno Acción Proletaria (PCAP) y del Movimiento Patriótico Manuel Rodriguez (MPMR). También estaban presentes las ofrendas florales del GAP y fotografiás de los desaparecidos. Entre este clima más institucional, destacaba la presencia de los miembros la asamblea de la Escuela de Trabajo de la Universidad Tecnológica Metropolitana de Chile (UTEM), que estaban presentes para "recordar a los compañeros trabajadores sociales de Chile que murieron en dictadura y otros que estuvieron detenidos”, apuntaba uno de los estudiantes.

A las 19h zarpó una marcha desde la Universidad de Chile hasta el estadio Víctor Jara, dónde este músico y otras muchas personas fueron recluidas y asesinadas por el régimen. El antropologo y miembro de un sindicato de trabajadores independiente, Nicolás León, se sorprendió ante la actuación de los Carabineros: “Normalmente la manifestación se reprime sólo comenzar, hace muchos años que asisto a este acto y es la primera vez que se permite la marcha”. Entre los manifestantes también destacaban las banderas del MPMR, así como la presencia de individualidades o personas pertenecientes a diversos grupos de afinidad. "Nosotros estamos en contra de la impunidad para todos los crímenes cometidos durante la Dictadura de Augusto Pinochet, demandamos la prisión efectiva, el castigo a todos los violadores y los genocidas que en nuestro país arrazaron con las organizaciones de izquierdas. Por eso estamos aquí recordando en el lugar donde mataron a Víctor Jara", explica Roberto Rodival, miembro del Colectivo 119, Roberto después de gritar: "Compañero Salvador Allende, presente! Compañero Miguel Enrique, presente! Compañero Víctor Jara, presente! Ahora y siempre, ahora y siempre, hasta la victoria siempre!".

Trabajadores del estadio Víctor Jara dejaron entrar la marcha a su interior. "La marcha y la entrada al estadio no están autorizados y Carabineros podrían intervenir, pero asumimos las consecuencias", explicaban sin identificarse los trabajadores. A la vez, Nicolás León atribuía la progresiva disminución de asistentes a marchas de este tipo al aumento la capacidad represiva del Estado, "la gente tiene miedo", concluía.

Finalmente, un último acto con carácter simbólico y familiar se realizó en el Estadio Nacional, un importante centro de tortura del régimen. Un Velatón puso punto y final a los actos más calmados de la jornada. Miles de velas iluminaron la noche en recuerdo de las víctimas del gobierno militar, acompañadas de pancartas y pintadas reclamando a los desparecidos y pidiendo justicia. Este acto fue organizado por la Agrupación de ex Presos Políticos, el Partido Socialista y el Partido Comunista.

Mientras, la mayoría de dispositivos policiales ya se habían trasladado a las poblaciones, vigiladas des de hacía días. Tal como explicaba Santiago Rozas Riquelme en un post de Kaosenlared.net, en varios barrios de Santiago comenzaban las barricadas con fogatas y velas encendidas en las calles en homenaje a los compañeros caídos el 11 de Septiembre de 1973. "En la comuna de Huechuraba hay fogatas por todas partes. También en la población La Victoria, La Población La Legua, Lo Hermida en Peñalolén, avda. Grecia, La Villa Francia en Las Rejas", relataba Rozas Riquelme, concluyuendo de esta manera: "En mi barrio, a escasas cuadras de mi casa veo enormes fogatas y mucha gente gritando consignas, los carabineros observan y, de vez en cuando, lanzan alguna bomba lacrimógena. Los helicópteros de carabineros sobrevuelan el espacio santiaguino, que una vez más recuerda la tragedia, la traición de las fuerzas armadas, de la oligarquía, de los empresarios y la C.I.A., contribuyendo como siempre, a destruir los anhelos populares".

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto