PENSIONES PRIVADAS // INGRESOS DE 3.800 MILLONES DE EUROS EN DIEZ AÑOS
El plus de la jubilación

Los fondos privados de pensiones promovidos y gestionados por CC OO y UGT
en Telefónica o en las administraciones públicas están aportando cientos de
miles de euros anuales a sus cuentas. Pero este modelo no agrada a todos.

05/04/06 · 22:37
Edición impresa
 
 
 

Los sindicatos CC OO y UGT se
embolsaron hasta 2004 unos
 dividendos de 3.800.000 euros
(más de 641 millones de pesetas),
cada uno, por su participación
desde 1992 en Fonditel, empresa
 gestora de las pensiones de los
empleados del Grupo Telefónica.
Además, cada una de las centrales
dispone de 3.560.000 euros
adicionales (590 millones de pesetas)
integrados en el fondo de
reserva voluntaria de la compañía.

El último reparto de dividendos
del que se tiene referencia
en el Registro Mercantil les
aportó 568.000 euros en 2003
(94 millones de pesetas).
CC OO y UGT participan desde
1995 en la empresa con un
15% del capital respectivamente,
mientras que en los primeros
tres años su participación se reducía
al 9,5%. El resto de la empresa
pertenece hoy a Telefónica
Capital, lo cual convierte a los
dos sindicatos en socios capitalistas
de una de las principales
transnacionales españolas. Fonditel
gestiona los planes de pensiones
de 35 empresas en su mayoría
pertenecientes al Grupo
Telefónica. Entre las otras compañías
destacan las divisiones españolas
de Bacardi, del Grupo
Gillete y de Procter & Gamble.
Según fuentes del sindicato
Alternativa Sindical de Trabajadores
(AST), mayoritario en el
centro de Telefónica en Madrid,
CC OO y UGT gobiernan además
la comisión de control de la
gestora al estar nombrada por el
comité intercentros de Telefónica,
donde las dos centrales son
mayoritarias. Hasta el año pasado,
los miembros eran elegidos
por los trabajadores por sufragio
directo. Según el mismo sindicato,
la retribución media de
los 29 trabajadores de Fonditel
ascendía en 2004 a casi 13 millones
de pesetas anuales.

Un mercado con futuro

Como ocurre con todos los fondos
de pensiones, además de la entidad
gestora existe una entidad depositaria
de las contribuciones. En
el caso de Fonditel se trata del
BBVA, el mismo banco del que
CC OO y UGT son socios en Gestión
de Previsión y Pensiones
(GPP). Para GPP cambia el socio
de referencia, pero las proporciones
desde su creación en 1999 son
las mismas: un 70% para BBVA y
el 30% restante repartido a partes
iguales entre CC OO y UGT.
Las cifras de negocio de GPP no
alcanzan a las de Fonditel, pese a
que desde 2004 la empresa gestiona
los fondos de pensiones de todos
los empleados de la administración
central con dos años de
antigüedad, incluidos los de la policía
nacional y el Ejército: 510.000
personas en total. Desde 1999 hasta
2004, el reparto de dividendos
ha reportado 277.350 euros (46
millones de pesetas) a cada uno
de los socios minoritarios, si bien
la cantidad de la que todavía pueden
disponer en reserva voluntaria
alcanza los 743.700 euros (más
de 123 millones de pesetas).
Según fuentes de AST, el hecho
de que ninguno de los clientes de
Fonditel haya pasado a GPP indica
que ésta centra sus expectativas
de crecimiento en los fondos
de pensiones de funcionarios. De
momento, la gestora también administra
los fondos de los empleados
autonómicos de Cataluña,
Valencia, Aragón, Murcia y Cantabria,
además de los del propio
BBVA, Repsol, Bridgestone o la
planta nuclear de Ascó-Vandellós.
No está mal para una empresa
que tiene sus orígenes en 1990,
cuando con el nombre de Postal
de Previsión y Pensiones nació como
plan privado de jubilación para
los afiliados de CC OO.
La concesión a GPP del fondo
de pensiones de los funcionarios
del Estado no gusta a otras organizaciones
sindicales con presencia
en la administración pública
como la confederación de
Sindicatos de Trabajadores de
la Enseñanza (STEs), la Confederación
Intersindical Galega
(CIG), USO o CGT. Las críticas
alcanzan tanto al modo en que
se concedió el fondo como a la
manera en que para dichos sindicatos
este tipo de acuerdos debilita
los sistemas públicos de
pensiones y de recaudación.
GPP dispone anualmente de
un 0,5% del presupuesto de salarios
de la administración central:
más de 24 millones de euros.

Primera crítica sindical: este
porcentaje está incluido en los
convenios firmados como parte
de la subida salarial, pero no
cumple ninguna de las características
de una renta salarial. No
cotiza al IRPF ni a la Seguridad
Social y, sobre todo, sus perceptores
no pueden disponer libremente
de ella: las cantidades
van a parar a la entidad depositaria,
el BBVA, que en este caso
también es la gestora.
Por otra parte, la Comisión
promotora del Plan, encargada
en su día de decidir quién se llevaría
el premio, estaba integrada
precisamente por cuatro delegados
de UGT y cuatro de CC
OO además de los representantes
del Estado y del sindicato
corporativo CSIF. Para los sindicatos
contrarios al plan se trató
de un autorregalo en toda regla.

Tags relacionados: Fonditel
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto