ENTORNO: LA CREACIÓN DEL PARQUE AFECTARÁ A LA CONSERVACIÓN DE ESTE espacio natural
Parque Nacional de Guadarrama, menos protección y más negocio

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama será aprobado en los próximos días por el Senado. Ecologistas y oposición denuncian la pérdida de protección de diversas áreas de gran valor.

23/05/13 · 11:20
Edición impresa
Diversas zonas del nuevo parque nacional pierden protección. / María José Esteso Poves.

El próximo 5 de junio el Senado vota la ley que creará el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Si la votación sale adelante, como se prevé, quedará aprobada la nueva regulación territorial a la que la mayoría absoluta del PP en el Congreso dio el visto bueno el pasado 20 de marzo.

El parque será el quinto en extensión del Estado español y el decimoquinto de los parques nacionales que cumplen la Ley de 2007 de la Red de Parques Nacionales. El de la Sierra de Guada­rrama contará con 33.960 hectáreas totales, de las cuales 21.714 estarán ubicadas en la Comunidad de Madrid y 12.246 en Castilla y León, en las provincias de Segovia y Ávila. El proyecto se inició en 2001, en la Asamblea de Madrid, a propuesta del PSOE. Desde el inicio los grupos ecologistas se han opuesto a la medida.

Mayor presión en el entorno

Desde Ecologistas en Acción se valora negativamente la aprobación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama porque va a atraer mayor afluencia de público a una zona muy sensible de alto valor ambiental y, sobre todo, porque el interés de este reconocimiento no es la protección natural del espacio, que ya contaba con figuras de protección suficientes, señalan, sino la gestión económica del mismo. “Desde el primer momento se ha hablado del Parque Nacional como la revitalización económica de la zona y así se ha vendido a los alcaldes en las jornadas y actos informativos que se han llevado a cabo. No hemos oído hablar nunca de conservación del hábitat ni de más protección de los espacios naturales”, señala Ángeles Nieto, de la federación de Ecologistas en Acción. El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama cuenta con un trazado irregular que se estrecha en los lugares próximos a las estaciones de esquí y deja fuera del parque espacios que antes contaban con la máxima protección. Ahora entran en la llamada zona periférica del parque, aunque cuentan con gran valor ambiental, y ven así reducida su protección.
El nuevo parque cuenta con ‘estrechamientos’ cerca de las estaciones de esquí y deja fuera zonas antes protegidas
Las organizaciones ecologistas apuntan también que la conservación del nuevo Parque Nacional “va a ser muy compleja” porque la delimitación del mismo no está clara: “Un agente forestal de la Cuenca Alta de Manzanares nos ha comentado que va a ser muy complicado su trabajo porque el nuevo parque no sigue unas líneas geográficas claramente identificables. Como no nos den a todos un GPS... no va ser fácil saber qué se permite y qué no se permite”, relata Nieto a DIAGONAL.

Desde Ecologistas en Acción se señala que en el nuevo parque se superponen varias figuras de protección que complican la conservación de la sierra y la gestión de los usos del territorio: “El Parque Nacional conlleva la anulación del Parque Natural de Peñalara, y sus leyes y su zona periférica de protección, más la ley de protección del Parque Regional de la Cuenta Alta del Man­za­nares. Pero, al mismo tiempo, siguen en vigor todas las diferentes zonificaciones del plan de recursos naturales, cinco, más las zonas de esquí, de reserva, de asentamientos tradicionales, como El Paular, y a eso hay que sumarle la complejidad del Plan de Ordenación de los Recursos Natura­les (PORN) del Parque Nacional de la Sierra de Guadarra­ma. Va a ser un lío”, afirman.

El negocio de las estaciones de esquí del parque

Sin embargo, sólo la vertiente segoviana del nuevo Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama gana protección por esta superposición de figuras legales. De todas maneras, se apunta que la carrera del ladrillo y especulación de la Comunidad de Madrid en la zona madrileña del parque no se frena con el nuevo Parque Nacional, aunque los tribunales han dado la razón a Ecologistas en Acción en la denuncia del nuevo PORN que le acompaña y que daba vía libre para unir las estaciones de esquí de Navacerrada y Cotos, a través de un corredor con más remontes para fomentar el esquí y el turismo en el corazón del paraje que se pretende proteger. También da la razón a los activistas y prohíbe unir otras dos estaciones de esquí, las de El Telégrafo y el Alto de Guarramillas, con un remonte sobre la carretera.

Además, la Comunidad de  Madrid continúa con el llamado Plan de Recuperación Ambiental que anunció en mayo de 2010 la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, cuando visitó el Puerto de Navacerrada y se fotografió en el telesilla del puerto. Allí dio a conocer que se invertirían diez millones de euros en el Plan de Recupación Ambiental, que incluía plantación de árboles, pero también recuperación de edificios, nuevas pistas de esquí y más infraestructuras hoteleras.

Fue entonces cuando se anunció la conversión del albergue del Club Alpino de Guadarrama, que estaba previsto derribar, en un hotel de lujo de 25 habitaciones con jacuzzi y piscina. Al otro lado del Puerto de Nava­cerrada, en la vertiente de Castilla y León la presión que se va a ejercer sobre las áreas recreativas del río Eresma, en La Granja de San Ildefonso, Segovia, “va a ser grave también, ya que es un espacio natural que ya está muy saturado y al que se puede llegar en coche, aunque en esta zona del parque los espacios de más valor están en las cumbres y se accede a pie y, por tanto, van acceder menos personas que en la vertiente de Madrid”, apunta Nieto.
Los tribunales dan la razón a Ecologistas en Acción y prohíben unir las estaciones de esquí de Navacerrada y Cotos
La zona segoviana del parque cuenta con una gran presión urbanística y por ello una asociación de propietarios de terrenos de la zona interpuso once recursos distintos contra el nuevo PORN del parque de Guadarrama que han sido desestimados recientemente. El Tribunal Supe­rior de Justicia de Castilla y León señala que este nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales no limita los usos tradicionales y ganaderos, como argumentaban los propietarios, sino que los artículos 27 y 28 los promocionan.

El diseño del parque de Guadarrama y el caso Bárcenas

Ecologistas en Acción denuncia que la Comunidad de Madrid modificó el diseño del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama a petición de algunas empresas que pretendían urbanizar la sierra y que exigieron rebajar la protección de las zonas cercanas a las estaciones de esquí. Esta información ha quedado patente ahora con la salida a la luz de los papeles del extesorero del PP, Luis Bárcenas, explican desde la organización ambiental: "Se comprueba que podrían existir coincidencias temporales entre las actuaciones de la Comunidad de Madrid favoreciendo a la estación de esquí y los supuestos pagos del que fuera presidente de Sacyr Vallehermoso, Luis Fernando del Rivero Asensio, al Partido Popular".

Durante la tramitación en el Congreso del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, fueron 67 las enmiendas presentadas, de las que el PP sólo aceptó seis, cinco en referencia al cambio del nombre del parque, que propuso quitar la palabra “cumbres” de la denominación final.

LOS MONTES DE VALSAÍN Y LOS BELGAS SE QUEDAN FUERA

Las fincas de mayor valor ambiental de Castilla y León y la Comunidad de Madrid, como los montes de Valsaín, de 10.668 hectáreas (de las que se han incluido sólo una pequeña parte en el parque), en Segovia, y el pinar de los Belgas, de 2.000 hectáreas, en el monte de La Cinta-Cabeza de Hierro, que hasta ahora gozaban de mayor protección, se quedan fuera del nuevo Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

La federación de Ecologistas en Acción denuncia la paradoja de que se dejen fuera y con menor protección y llama la atención sobre su cercanía a las estaciones de esquí de Navacerrada y Valdesquí. Además, señala la importancia del pinar de los Belgas, donde se encuentra la mayor colonia de buitre negro, catalogado como vulnerable, de la región, y la segunda del Estado Español, después de la de Monfragüe, Cáceres.
 

ESPECIES PROTEGIDAS Y ZONAS SINGULARES

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama reconoce el valor ambiental de este espacio natural, con diversos endemismos de flora y fauna, y la singularidad de sus especies muchas de ellas en peligro de extinción. Entre la flora que se destaca en el nuevo parque se encuentran los pinares de Pinus Sylvestris, los sistemas de origen glaciar y preglaciar, lagunas de alta montaña y  humedales. El parque recoge la existencia del águila imperial, el águila ibérica, el buitre negro, la cigüeña negra, etc. Además, argumenta el elevado número de especies censadas en el Estado español y que se encuentran en este territorio.

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0