LA LUCHA POR LA TIERRA // EL AVANCE DEL ASOCIACIONISMO POPULAR EN AMÉRICA DEL SUR
Paraguay: vías de organización campesina

Después de varios meses en comunidades campesinas de Paraguay, el autor traza una panorámica de las luchas populares en el país, donde los colectivos de base han formado una fuerte red de iniciativas sociales.

, Periodista italiano y colaborador de Il Manifesto
22/07/06 · 21:38
Edición impresa

Nos encontramos en Paraguay, un país invisible históricamente, olvidado por los medias y por la geopolítica internacional. Esta vez no se trata de la proverbial ignorancia característica de los ciudadanos estadounidenses medios, ya que tampoco un europeo de cultura media sabría situar con facilidad este país sobre un mapa.

Estamos viajando en compañía de Monseñor Fernando Lugo, obispo emérito de la Diócesis de San Pedro y líder de la oposición paraguaya. Nos dirigimos hacia Santaní, en el departamento de San Pedro, donde el obispo ha sido invitado a participar en la ceremonia de conmemoración del asesinato, por parte de las fuerzas de policía, de un joven de 17 años, Sebastián Larroza, activista de ACADEI (Asociación Campesina Desarrollo Integrado), el 2 de mayo de 1999, en el cruce de Tacuara, lugar embebido de memorias ligadas a las luchas colectivas.

El panorama asociativo de la región de Santaní es muy variado y rico en iniciativas dirigidas a la mejora de las condiciones de vida de la población campesina en su conjunto. Diferentes asociaciones cooperan en la zona para lograr estos objetivos.

Una de estas es justamente la ACADEI, activa en doce áreas que comprenden 42 comités de base o comunidades, con una media de población de ocho familias (seis miembros) cada una. La asociación nació gracias al encuentro de diferentes experiencias de trabajo comunitario y se fundó en asamblea en septiembre de 1988, en la localidad de Coronel Oviedo. En la actualidad forman parte de ella unos 700 miembros (más o menos uno por familia). Las actividades de la asociación están dirigidas a la comunidad campesina en su conjunto. Sus objetivos son el desarrollo integrado de las comunidades en la que se encuentra, sobre las bases de los principios democráticos participativos, el respeto del medio ambiente y el desarrollo de nuevas iniciativas autogestionadas dentro de las mismas comunidades.

Las áreas de actividad principales están dirigidas hacia cuatro sectores: social, educativo, económico y administrativo.

Se ponen en marcha iniciativas, con antelación planificadas dentro de un Plan Operativo anual, en el que interesan el desarrollo productivo y la comercialización de los productos agrícolas, muchos de ellos producidos según los criterios de la agricultura biológica y cuya distribución está destinada principalmente al consumo interno.

Resulta de particular interés el aspecto relativo a la recuperación de la fertilidad de los terrenos y la recuperación de las semillas autóctonas.

La asociación cuenta con un Programa de Atención Primaria a la Salud (Tesâi Reka Paraguay, en guaraní: En busca de la salud en Paraguay) que, en colaboración con el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social, se encarga de la formación y de las actividades de los promotores de comunidad, para todas las tareas de promoción de la salud, prevención y asistencia comunitaria de base, y cuenta además con un acuerdo de cooperación con la Cruz Roja suiza para el desarrollo de programas de salud comunitaria.

Se busca el trabajo con los jóvenes, intentando fomentar la formación de grupos dentro de las distintas comunidades, considerando que los jóvenes tienen que participar activamente en la organización de las actividades, aprovechando así su fuerza y energía para el impulso organizador.

Tachados de subversivos

Tesâi Reka Paraguay nació en el 1979 dentro de la Pastoral Social. El trabajo en comunidad era por aquel entonces considerado como actividad subversiva. Con los años, las comunidades se dieron cuenta de que el trabajo dentro de la Iglesia implicaba una dependencia limitante y empezaron a desarrollarse dentro de las mismas comunidades procesos de independización y autogestión.

La actividad educativa de ACADEI, que se articula a través de reuniones de zona, se pone el objetivo de estudiar las causas intrínsecas de las actuales situaciones de pobreza y marginación presentes en el mundo agrícola, teniendo en cuenta la realidad nacional, local y familiar, con la finalidad de promover procesos de cambio personal, familiar y comunitario, brindando a los distintos grupos sociales conocimientos teórico-prácticos que permitan el desarrollo de actividades socio económicas y político organizativas. Para eso es privilegiado el enfoque asambleario y grupal, donde las dinámicas participativas están dirigidas hacia el análisis de la realidad estructural y de conjunto.

El centro educativo Ko’e Pyahu (Nuevo amanecer) es otra iniciativa en el campo de la educación formal realizada en colaboración con los jóvenes y sus padres. Nacido gracias a las exigencias emergidas de las reflexiones de un grupo de madres, cansadas ya de ver a sus hijos obligados a emigrar a la ciudad en busca de formación cualificada, se trata de un proyecto de educación integral para jóvenes campesinos, mujeres y hombres. Se forman técnicos cualificados para el área rural. Los jóvenes diplomados vienen naturalmente acogidos por sus comunidades, donde pueden poner en práctica las enseñanzas recibidas, con una atención particular a las prácticas agrícolas orgánicas, sabedores de cómo éstas favorecen una calidad de la vida mas saludable.

Una formación política

Es interesante notar cómo gracias a este tipo de proyectos la emigración juvenil ha disminuido notablemente y se notan cambios en la conducta y en la conciencia de la población, tanto en los sistemas de producción en los campos como en las actividades sociales, reactivándose así formas de producción y alimentación más saludables.

Entre los objetivos del centro encontramos el de formar individuos con una capacidad política, como la de poder participar en los procesos de participación democrática comunitaria e inclusive poder asumir responsabilidades públicas, según nuevos criterios de gestión de la cosa pública, hacia el bien común, con honestidad y eficiencia.

Históricamente rebeldes Santaní se encuentra a 250 km al norte de la capital paraguaya Asunción, en la región de San Pedro. Este departamento destaca por su histórica defensa del poder de la colectividad y de hecho tiene el estigma de ser considerada como una zona particularmente combativa. Incluso no falta quien insinúa que existen pruebas de la presencia de miembros de las FARC colombianas en la zona, para preparar el terreno a la lucha armada. Frente a estas acusaciones, sin embargo, cobra más peso la denuncia presentada por parte de la Asamblea Plenaria Popular Permanente, ente social que reúne varias organizaciones campesinas de lucha por la tierra, que en octubre de 2005 señalaba la existencia de escuadrones de la muerte, financiados por el latifundismo agrario y cuyos miembros pertenecen a la policía nacional, que se dedican a la persecución y asesinato sistemático de activistas. La denuncia fue presentada ante la Corte Suprema local.

Tags relacionados: autogestión
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

COMUNIDADES. La Asociación Campesina Desarrollo Integrado, nacida en 1988 está formada por 42 comités de base con una media de población de ocho familias cada una.
separador

Tienda El Salto