UNIÓN EUROPEA // EL PACTO DE LA COMPETITIVIDAD AFECTARÁ A LOS SALARIOS
Otro pacto para el que “no hay alternativa”

La mejora de la
competitividad es el
nuevo mantra de las
instituciones europeas
para ahondar en el recorte
de derechos
sociolaborales impulsado
con el pretexto de la crisis.

- Esto no es Hawái, ni siquiera Bonn

14/03/11 · 8:00
Edición impresa
JPG - 55.4 KB
Pacto de la Competitividad

Fue tan común el empleo que hizo
Margaret Tatcher de la expresión
“There is no alternative” (no hay alternativa),
que la prensa inglesa
creó el acrónimo ‘Tina’ para sintetizar
los discursos de la dama de hierro
acerca de la necesidad de los recortes
y el desmantelamiento del
Estado de Bienestar. Con la premisa
de que “Zapatero no tenía otra
alternativa más que ir a los mercados
financieros ante la crisis” –según
dijo el filósofo de confianza del
presidente, el francés Philipe Petit–,
en los postres del acuerdo global, a
los que se acercó la canciller alemana
Angela Merkel, se dio a conocer
el próximo movimiento para el que
“no existe alternativa”.

El llamado Pacto de la Competitividad
es una propuesta esbozada
por Francia y Alemania que busca
homogeneizar la política de los
Estados de la UE en tres aspectos
fundamentales. En primer lugar,
las locomotoras económicas de
Europa plantean que las legislaciones
nacionales impongan un tope
máximo al endeudamiento de los
Estados.
De este modo, el déficit
público admitido quedará fijado en
torno al 3%, cuando el FMI ha previsto
que España cierre 2011 con
un déficit superior al 6%. En segundo
lugar, el pacto de competitividad
plantea una reforma fiscal para tratar
de paliar ventajas de unos países
sobre otros a la hora de que las
empresas transnacionales se instalen
en la UE; en el Estado español
esto se traducirá en una bajada del
impuesto de sociedades. Por último,
el aspecto más conocido de la
propuesta es la intención de que las
revisiones de los salarios dejen de
estar ligadas a la inflación y pasen a
depender de la productividad.

Como apunta el economista
Nacho Álvarez, este tercer punto
significará en la práctica “la institucionalización
de un mecanismo de
ajuste salarial permanente”.
El problema,
según ha explicado el analista
político José María Zufiaur en
la web nuevatribuna, no es tanto
que los salarios evolucionen conforme
al incremento de la productividad,
sino que la propuesta no habla
de los salarios reales, ligados al
poder adquisitivo que proporciona
el sueldo, sino de los salarios nominales,
que, en caso de inflación, se
ven mermados al desligarse del valor
de los objetos de consumo. En el
caso español, como señala Álvarez,
esta modificación supondría que
los efectos de la crisis repercutirán
sobre los trabajadores por medio
de la depresión salarial.

A la espera de lo que los gobiernos
europeos decidan en la próxima
cumbre de Bruselas respecto al
Pacto de Competitividad, las principales
transnacionales “españolas”
han movido ficha. Así, el 21 de febrero
se presentó el Consejo
Empresarial para la Competitividad,
un lobby que agrupa a 17 altos
cargos, todos varones, de 17 empresas
cuya facturación suma el
35,2% del Producto Interior Bruto
español. Por si había alguna duda
de la sintonía del Gobierno con este
proyecto, el ministro de Industria,
Miguel Sebastián, se encargó de
aclarar que el Consejo para la
Competitividad “complementa la
acción del Gobierno”.

“Cultura del esfuerzo”

Entre los asistentes a este acto estuvieron
el presidente del consejo,
César Alierta, de Telefónica, quien
apeló a la necesidad de consolidar
“la cultura del esfuerzo”; Antonio
Brufau, presidente de Repsol, cuya
empresa triplicó beneficios en 2010
con respecto a 2009; o Ignacio
Sánchez Galán, de Iberdrola, otra
empresa que batió récord de facturación
en 2010. De las 17 empresas
representadas, sólo cuatro (El Corte
Inglés, Mercadona, Grupo Planeta
y Grupo Barceló) no pertenecen al
Ibex-35; mientras que las otras 13,
que sí están presentes en este selectivo,
utilizan paraísos fiscales para
reducir el pago de impuestos
según
el informe del Observatorio de
Responsabilidad Social Corporativa.
La presencia de empresas
en el Ibex en centros offshore ha
crecido un 19% en los tres años que
llevamos de crisis.

Bruselas, 24
de marzo

El Gobierno planteó a la patronal,
CC OO y UGT que el acuerdo
de la negociación colectiva
debía ser resuelto entre los
agentes sociales antes del 19
de marzo, si no se produce el
acuerdo, el Gobierno planteará
su propia reforma para llegar
«con los deberes hechos» a la
cumbre de la UE que tendrá
lugar en Bruselas (Bélgica) los
días 24 y 25 de marzo. El principal
escollo en la negociación
de sindicatos y patronal se
refiere a la vigencia de los convenios
mientras se negocian
nuevos acuerdos colectivos.

Tags relacionados: Número 145
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Pacto de la Competitividad
Pacto de la Competitividad
separador

Tienda El Salto