PARAÍSOS FISCALES // MARAÑA DE SOCIEDADES EN EL AUTOMOVILISMO DE ÉLITE
Los opacos negocios financieros de la Fórmula 1

La polémica promesa del dueño de la Fórmula 1 de abrir un circuito en Valencia si ganaba el Partido Popular hizo entrever el juego de intereses políticos y económicos que mueven el mundo del automovilismo. DIAGONAL se acerca a los entresijos de la F-1, una competición en pleno auge y ligada antes a la publicidad de coches y al lavado de dinero que al espíritu deportivo.

, Es miembro de ATTAC y de Tax Justice NetWork.
07/06/07 · 0:00
Edición impresa

Aunque Fernando Alonso
goce de numerosas simpatías,
hace tiempo que en el
mundo anglosajón se considera
que la Fórmula 1 “ha perdido
su alma” dominada por el gran pastel
financiero, como apunta el Financial
Times (25/5/2007) en su suplemento
dedicado a The Business of Formula
One, bajo el subtítulo “The Gran
Prix”. How big money fuels motor
sport’s global competition (Cómo los
millones alimentan la competición
global del deporte del motor). El pasado
año, la F-1 generó unos ingresos
de mil millones de dólares, además
de otros mil millones de los patrocinadores
de los equipos y de los
pilotos. Y sin contar otros negocios
millonarios gracias a los mecanismos
y oportunidades para el blanqueo de
dinero sucio por su vinculación con
paraísos fiscales reconocidos por la
OCDE, comenzando por Jersey y
Liechtenstein, donde el patrón de la
F-1, el británico Bernie Ecclestone,
tiene registradas sus sociedades offshore
para gestionar los acuerdos comerciales,
al margen de los pilotos y
de las marcas. Así se entiende que
Mónaco incumpla con su circuito urbano
las normas de seguridad; y que
los peligros de la arena y el viento y
las altas temperaturas no hayan sido
obstáculo para el circuito de Bahrein;
o que el Gran Premio de San Marino
tenga lugar en Ímola, fuera del territorio
de esa microrrepública; toda
una metáfora de cómo se hacen negocios
en los centros offshore, que
utilizan eventos como la F-1 para
prestigiar su imagen exterior y
atraer fondos.

Favores políticos

Como subrayan los expertos, para
asegurarse una competición en un
país determinado, igual que sucede
con tantos negocios de dimensión financiera
internacional, la organización
de la F-1 necesita de los favores
del entorno político, con regulaciones
flexibles y normativas favorables,
sobre todo desde que la prohibición
europea de la publicidad del
tabaco ha reducido una parte importante
de sus ingresos comerciales, la
gran fuente de financiación de los
campeonatos. Y los gobiernos locales
tienen que pagar por el derecho a
organizar un gran premio, incluso
incentivando la concurrencia con actividades
públicas complementarias
a cargo de la hacienda pública. De
ahí la exigencia de disponer de un
circuito urbano en Valencia, con el
atractivo adicional de estimular la
especulación inmobiliaria y las subcontratas
escalonadas.

Para hacerse una idea del tinglado
financiero, hemos de tener presente
que la gestión económica de la organización
de los campeonatos se basa
en el llamado concordato o acuerdo
de reparto de los ingresos con los fabricantes,
que perciben un 47%; y en
la gestión comercial que controla
Bernie Ecclestone. Mientras la
Federación Internacional de Automovilismo
(FIA) es la propietaria de
la F-1, la licencia de los derechos comerciales
es controlada, casi en exclusiva,
por este ex piloto multimillonario
mediante una estructura de sociedades
considerada por The Economist,
como “un complejo plan de
evasión fiscal”. Pero este entramado
de sociedades instrumentales, además
de facilitar “menores costes fiscales”,
permite la corrupción política
mediante el pago de comisiones bajo
cuerda, y los negocios sucios que burlan
las legislaciones. De ahí que contribuyan
de modo soterrado a socavar
nuestras democracias perturbando
la gestión decente de los gobiernos
democráticos. Con los “descubrimientos”
sobre Marbella ya sabemos
cómo se lograron no sólo las recalificaciones
de terrenos mediante sociedades
en Gibraltar, sino también el
reparto de miles de euros para aunar
las voluntades de los concejales que
votaron la moción de censura que
cambió el equipo de gobierno del
Ayuntamiento para que se aprobara
lo que interesaba a los financiadores
con socios en Liechtenstein.

Cadena de sociedades

La gestión comercial de la F-1 mediante
una cadena de sociedades
en paraísos fiscales permite a
Ecclestone disponer de mecanismos
para entorpecer cualquier investigación
judicial sobre previsibles
ilegalidades. Para los acuerdos
sobre los circuitos, dispone, entre
otras sociedades, de Formula One
Management (FOM), que hace semanas
suscribió la prórroga de
Montmeló en Cataluña; y de Formula
One Administration (FOA)
con la que se ha firmado el contrato
para el nuevo Campeonato de
Europa en Valencia. La propietaria
de FOM es una sociedad denominada
Petara registrada en la Isla
de Jersey, que a su vez pertenece
a FOA; y las acciones de estas sociedades
anónimas pertenecen a
Formula One Holdings Limited,
propiedad a su vez de SLEC Holdings
(acrónimo tomado del nombre
de la mujer de Bernie, Slavica
Ecclestone), otra sociedad de cartera
domiciliada asimismo en Jersey,
la cual a su vez pertenece a otra sociedad de Jersey denominada Topco
Ltd, cuya propiedad se distribuye
en un 75% de la firma CVC
Capital Partners y en un 25% de
Bambino Holdings (en wikipedia,
en inglés, hay datos). Este 25% se
gestiona mediante otra sociedad de
fideicomiso denominada Bambino
Trust, registrada en Liechtenstein,
que tiene como dueños a la familia
Ecclestone. Este multimillonario
británico, que tiene como posible
sucesor a Alejandro Agag, yerno de
José María Aznar, sigue siendo el
patrón de la F-1 que facilita los negocios,
legales e ilegales, sobre la
gestión comercial. Pero el verdadero
propietario financiero es el grupo
CVC Capital Partners, muy conocido
en la Bolsa española, del
cual se dice que es “un inversor
invisible con mucha luz” que pertenece
al poderoso Citigroup y
que dispone también de una sociedad
“de buzón de correos” en
Jersey (CVC Capital Partners
Advisory Company. P.O. Box 87.
St. Helier) que cubre las operaciones
financieras menos transparentes,
incluidas adquisiciones
especulativas de acciones.

El circuito valenciano del PP y el Alonso catalán

La muestra menos recatada de cómo el dinero de la Fórmula 1 condiciona la vida política se dio durante las últimas elecciones del 27 de mayo, cuando Bernie Ecclestone condicionó la instalación de un Gran Premio de Fórmula 1 en Valencia a una victoria del PP. El patrón de la Fórmula 1 afirmó que el contrato para el Gran Premio ya estaba preparado, aunque no lo firmaría hasta después de las elecciones. A pesar de la polémica, apenas se escucharon voces cuestionando el interés público por un deporte de élite y altamente contaminante. Y la F-1 emociona incluso al otro extremo del arco parlamentario. Dos días después, el presidente del Consorcio catalán de F-1, Josep Lluis Carod Rovira, anunciaba una ampliación del contrato con Ecclestone para continuar organizando el Gran Premio de España. A cambio, eso sí, el dirigente de ERC manifestó su deseo de contar con un ‘Fernando Alonso’ catalán.</p>

Un millón de libras para Blair

La Fórmula 1 ha entrado también en otras campañas electorales. La más sonada fue en 1997. Seis meses antes de las elecciones que le llevaron al poder, Tony Blair anunció que las carreras de F-1 no estarían sujetas a la prohibición de la publicidad de tabaco. En medio de la sorpresa general, cinco días más tarde Bernie Ecclestone hacía pública la donación de un millón de libras al entonces candidato laborista. Blair pidió disculpas, pero negó que la exención del tabaco tuviera relación.</p>

El retiro suizo de Fernando Alonso

Lleva pocos años, pero Fernando Alonso ya se ha dejado seducir también por los encantos de Suiza. Allí el as del automovilismo cuenta con un domicilio en Mont-sur Rolle. Según algunos diarios suizos, más que las virtudes del paisaje, las ventajas fiscales han supuesto el mayor atractivo para el joven piloto. No en vano, en la misma zona tienen alojamiento su archirrival Michael Schumacher y Ana Patricia Botín, hija del presidente del Banco Santander.</p>

 

Tags relacionados: Vivienda Burbuja inmobiliaria
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto