ANÁLISIS // UNA PROPUESTA DE HOJA DE RUTA
¿Nos atrevemos a ganar Madrid?

Los autores plantean la necesidad de una alianza política en la que nadie renuncie a su perfil propio pero que aúne fuerzas para derrotar al PP en Madrid.

Jorge García Castaño es concejal de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Sara Porras es politóloga.

26/12/12 · 20:51
Edición impresa
HUELGA 14N. IU llamó a secundar la huelga contra las políticas de austeridad. / Olmo Calvo

El objetivo de este artículo es contribuir al debate sobre la necesidad de construir una alternativa de la izquierda y los movimientos sociales para ganar Madrid, desde el pragmatismo y sin entrar en debates esencialistas. Una propuesta para alterar la relación de fuerzas en las instituciones, capaz de pelear por objetivos  hasta hace poco impensables, como son acabar con la mayoría absoluta del PP y situarse como segunda fuerza parlamentaria.

Hay dos elementos centrales que hacen posible y necesaria esta apuesta. Por un lado está la crisis. Una crisis que ha arrasado nuestra economía pero que también está quebrando el conjunto de instituciones y “consensos” que han vertebrado el país desde la llegada de la democracia. Todo está en cuestión, desde el modelo territorial a la administración local, la justicia, la corona, los medios de comunicación y el sistema de partidos. Hablamos por lo tanto de una crisis de régimen, entramos en el tiempo en el que todo es posible.

Por otro lado está la respuesta social. Ya no podemos justificar nuestra impotencia en la ausencia de movilización. La gente está en la calle, desde las mareas en defensa de los servicios públicos a la lucha contra los desahucios, desde la movilización sindical, sectorial y general, al movimiento estudiantil y feminista.

Las calles están llenas de gente, y lo que es más importante, están llenas de gente nueva, gracias en buena medida a un 15M que lo ha impregnado todo y que ha sido un verdadero catalizador para este ciclo de luchas. Y la calle nos pide dar más pasos, nos está exigiendo un espacio compartido capaz de introducir la movilización social con toda su fuerza dentro de los muros de la política institucional. Debemos construir un proceso que dote a las luchas de un sentido y que permita generar alianzas más allá de los conflictos concretos.

Estos elementos nos deben empujar a articular una gran alianza política y social con capacidad de disputar el poder político. Una alternativa que transite del programa ideológico de izquierda al programa material de mayorías, un marco común que más allá de autodefiniciones en la escala ideológica construya alternativas para una mayoría social. Esta alternativa se debe basar en un programa de mínimos construido desde abajo, en unas candidaturas plurales con una imagen coral que incluya referentes políticos, sociales y sindicales, y en una campaña basada en la participación de militantes y voluntarios. Necesitamos, además, un discurso que nos sitúe en posición de ruptura, que interpele directamente a un régimen corrupto y decadente desde un movimiento popular de amplia base directamente vinculado a las propuestas de la calle.

Pasos para empezar

Para esto, proponemos  empezar a dar algunos pasos. En primer lugar debemos lanzar la propuesta públicamente y de forma coordinada desde distintos ámbitos evitando en lo posible  patrimonializaciones y malos entendidos que lastren la iniciativa desde el inicio. La primera tarea es convencer y convencernos de que la apuesta es viable, que no se trata de un planteamiento idealista ni de una oferta retórica y que tampoco vamos a importar mecánicamente modelos de otros territorios. Se trata de transmitir nuestra certeza de que aquí y ahora se puede construir una gran alternativa sociopolítica de mayorías.

En segundo lugar debemos construir un mapa social, político y sindical, sin exclusiones de ningún tipo, de los sectores que pueden formar parte de la iniciativa, e iniciar un diálogo para trazar una hoja de ruta, entendiendo la complejidad que tiene un proceso en el convergen actores tan distintos como formaciones políticas con distinta implantación social e institucional, estructuras más o menos formales, redes y colectivos de muy diverso tipo, foros cívicos, ateneos, militantes a nivel individual, etc.

En nuestra opinión la clave está en entender desde el principio que se trata de un proceso complejo, contradictorio y asimétrico. No toca ponernos pruebas entre nosotros ni plantear un modelo ideal, lo que toca es construir la unidad que es posible hoy en Madrid, y eso es ya es mucho. Nosotros tenemos claro que la izquierda no empieza ni acaba en IU, pero estamos convencidos de que el papel de IU (de toda la organización) en este proceso es fundamental, aunque entendemos que lo fundamental ahora es el empuje desde lo social y desde la militancia de las distintas formaciones políticas.

Por la experiencia que tenemos de otros procesos o de anteriores intentos, uno de nuestros grandes enemigos va a ser el tiempo. Por eso, si realmente queremos conseguirlo, tenemos que empezar ya. La situación nos exige, tanto a las formaciones políticas como a los movimientos sociales, estar a la altura del momento histórico y tenemos que intentarlo.

Tags relacionados: Ahora Madrid Madrid Número 188
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto