Tras dos años en las calles, el 15M debate sobre la vía institucional
De "no nos representan" a impulsar candidaturas

El 15M sigue huyendo de los partidos, pero a su alrededor se aborda la cuestión electoral.

, Redacción
08/05/13 · 5:42
Edición impresa

Detrás del lema más coreado desde el 15 de mayo de 2011, "no nos representan", puede haber varios motivos: desde el rechazo a la democracia representativa y la confianza total en las asambleas populares hasta la certeza de que es necesario intervenir en las instituciones gubenamentales para que los intereses de la mayoría de la población estén adecuadamente representados.

Aunque los grupos de trabajo y comisiones que sobreviven desde las acampadas siguen declarándose apartidistas, en los últimos meses los debates en clave electoral están más presentes en espacios afines al movimiento 15M. El motivo lo explica Óscar Eslava, que ha participado en las asambleas de Política a Corto Plazo de Sol, la del barrio madrileño de Lavapiés y la Coordinadora 25S: "hay desesperación porque dos años después el Gobierno sigue inmune a la calle" y cierta "urgencia" por probar otras formas de acción.

En este sentido surge enRed, una organización en la que participan personas muy vinculadas a varios nodos del 15M en Madrid. Mantiene la hipótesis de que el proceso de autoorganización de las asambleas choca con "instituciones zombies" y que, para conseguir cambios efectivos, es necesario abordar la relación con ellas. Sin embargo, no trabajan en ninguna propuesta electoral, sino que están pensando cómo lanzar un proceso constituyente desde las asambleas. El primer proyecto que han puesto en marcha es la elaboración de una "Carta por la democracia" que pueda articular un movimiento democrático a nivel social. Acaban de terminar su versión cero, que se pondrá en discusión con colectivos y mareas para elaborar la definitiva. El planteamiento, según cuentan, es que "cualquier opción institucional tiene que estar acompañada de un movimiento amplio en la calle".

Hablando claro sobre partidos

En términos similares se expresa Óscar, y por eso es una de las personas que han formado un grupo llamado Confluencia con el objetivo de "contemplar con seriedad la posibilidad de entrar en las instituciones por la fuerza de los votos". Para ello aspiran a difundir entre el movimiento "la necesidad de que las fuerzas situadas a la izquierda del espectro se aglutinen en torno a unos mínimos", una idea que van a proponer a la Asamblea Popular de Madrid (APM), donde se reúnen todas las asambleas de barrios de la ciudad. El camino no se intuye fácil porque, en palabras de Óscar, "la posibilidad electoral sigue generando suspicacias y acusaciones en las asambleas" y "los partidos que podrían estar cerca arrastran burocracias que no combinan con el funcionamiento horizontal".

En Sevilla, el proceso parece algo más avanzado y ya en abril se presentó públicamente una Asamblea Ciudadana en la que confluían personas de varios partidos y asambleas 15M. "Con tantas movilizaciones no conseguimos tumbar al Gobierno, hay que dar un paso más", explica Federico Noriega, impulsor y participante en el nodo sevillano de Constituyentes, una red de asambleas que introduce en el 15M el debate sobre un cambio profundo de régimen desde sus inicios en 2011. Esta Asamblea conjunta quiere promover una candidatura ciudadana que abra un proceso constituyente y ciertos puntos mínimos "aún no consensuados, pero en torno a rescatar a las personas y no a los bancos".

El Partido X no sabe cuando concurrirá a elecciones, pero en seis meses estará "listo para el asalto" Con una puesta en escena muy distinta, el Partido X irrumpió en internet el pasado mes de enero prometiendo "Democracia y punto". "El Partido X es sin duda hijo del 15M, pero no tiene voluntad de representarlo porque éste es muy variado y porque no quiere ser representado", explica una de sus anónimos miembros. Por ahora están centrados en "que se comprenda que hay que cambiar las reglas democráticas y que los ciudadanos pueden cambiar las instituciones". Además, preparan un Plan de Contingencia para la Crisis con medidas económicas elaboradas por expertos y trabajan en la replicación de la marca: la mayoría de sus promotores viven en Barcelona, pero hay gente interesada en crear nodos en todo el Estado. No saben cuándo concurrirán a elecciones, pero aseguran que "en seis meses el dispositivo estará listo para el asalto".

El Partido X tiene especial cuidado en trascender la división entre izquierdas y derechas, cuestión que comparten con matices en Sevilla: "Está claro que nuestras propuestas son progresistas, de izquierdas, pero queremos olvidarnos de identitarismos, esto va de avanzar en la democracia”, explica Federico. Más aún matiza Óscar, que comprende la utilidad de evitar ciertas etiquetas que pueden causar rechazo a priori, pero reconoce que "aunque vayas con una marca blanca, cuando los conservadores convencidos lean las propuestas te van a rechazar igual".

Multireuniones multilaterales

Por el momento, parece prematuro tratar de presentar un mapa porque todas las propuestas se encuentran en fase embrionaria –y en muchos casos se prefiere estratégicamente que no se hagan aún públicas–, pero desde hace varios meses las reuniones entre militantes de partidos como Izquierda Unida, Equo, Izquierda Anticapitalista y espacios más cercanos al movimiento como Juventud Sin Futuro o Democracia Real Ya son numerosas. En Madrid, un espacio que agrupa a partidos y organizaciones de izquierdas llamado Frente Común prepara un encuentro para antes del verano.

Parece prematuro trazar un mapa porque las propuestas están en fase embrionaria y se prefiere que no sean aún públicas El salto estatal se complica cuando se cruzan agendas soberanistas, como el caso del proceso constituyente que han presentado Teresa Forcades y Arcadi Oliveres, que ya está en conversaciones con Iniciativa per Catalunya Verds, las CUP y la Assemblea Nacional Catalana. Y, si se parte de entornos relacionados con el 15M, también surgen fricciones con enfoques más personalistas y menos horizontales, como el Frente Cívico "Somos mayoría" lanzado por Julio Anguita, aunque recoja ideas populares en las asambleas de las plazas. Pero si sólo el 26,2% del electorado tiene clara su intención de votar al PP o al PSOE –según el barómetro del CIS del mes de abril–, parece que hay mucho terreno de juego para combinar los ingredientes de la sopa de letras.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • | |
    10/05/2013 - 7:36pm
    Algo hay que hacer. Estallido social. Revolución. A juzgar por lo que escucho eso es lo que muchos añoran. Unas cuantas guillotinas en la Puerta del Sol  o en la Avenida Diagonal. http://www.elsenorgordo.com/2013/05/algo-hay-que-hacer_9.html
  • |
    anonimmo
    |
    09/05/2013 - 6:14am
    Os prometo esto y lo de más allá, porque el país me necesita y vosotros me necestitáis ¡votadme, votadme, votadme!
  • |
    Salyana
    |
    08/05/2013 - 11:54pm
    No es lo mismo participar en elecciones municipales que participar en elecciones de ámbito más lejano.<br />No es lo mismo partir de un movimiento social real que tratar de inventarlo al calor de las listas electorales.<br />No es lo mismo establecer mecanismos de control, seguimiento y revocación para garantizar un mandato imperativo, que delegar.<br />No es lo mismo establecer mecanismos claros antiburocráticos, rotaciones, retribuciones nulas o proletarias... que confiar en que no va a suceder.<br />No es lo mismo tener un programa de devolución del poder a las comunidades locales o barriales, un programa de contrapoder, que aceptar el monopolio del estado.<br />No es lo mismo comprometerse en la práctica con la máxima democracia directa posible que consolidar la delegación permanente.<br />No es lo mismo optar por otra economía, otra ecología, otro consumo, otro decrecimiento... que seguir confiando en la vuelta al &quot;estado de bienestar&quot;.<br />No es lo mismo optar por el autoempleo colectivo que seguir mendigando que nos den trabajo asalariado.<br />No es lo mismo optar por un antipatriarcalismo esencial que seguir pensando que es una cuestión secundaria.<br />No es lo mismo...<br />