ABDALLAH MOUSEDDAD // DE LA ASOCIACIÓN MARROQUÍ DE DERECHOS HUMANOS Y DEL MOVIMIENTO 20F
“El Movimiento 20 de Febrero va a seguir, evolucionar y resistir”

Mouseddad nos habla del
Movimiento 20F, un año
después de su nacimiento,
y de las movilizaciones
que se desarrollan en el
país para reclamar trabajo,
sanidad o vivienda.

27/03/12 · 7:51
Edición impresa
JPG - 105.8 KB
 
ABDALLAH MOUSEDDAD Activista en la Asociación Marroquí de Derechos Humanos. / Foto: Gladys Martinez.

DIAGONAL: Más de un año
después, ¿en qué situación se
encuentra el Movimiento 20 de Febrero?

ABDALLAH MOUSEDDAD: Después
de un año, nada ha cambiado.
Sólo ha habido pequeños logros en
relación con los derechos humanos,
como la liberación de ciertos militantes
que estaban encarcelados.

Las reivindicaciones del 20F son las
mismas: una Constitución realmente
democrática, nacida de una
Asamblea Constituyente
elegida por
el pueblo, pues la nueva ha mantenido
su naturaleza autoritaria y el
rey monopoliza varios poderes. La
segunda reivindicación es derrocar
el Gobierno, y este objetivo se sigue
manteniendo incluso tras el nombramiento
del nuevo Ejecutivo.

D.: Tras la aprobación de una “nueva”
Constitución y tras las elecciones
de noviembre, ¿no se ha producido
un debilitamiento del movimiento?

A. M.: Tras las elecciones se retiró
del movimiento [el partido islamista
no legalizado] Justicia y Caridad,
que oficialmente boicoteaba las elecciones
pero secretamente apoyaba
al Partido Justicia y Desarrollo [vencedor
de los comicios] como partido
islamista. A pesar de su retirada, el
Movimiento 20F ha continuado, resiste
y busca consolidarse en todas las capas sociales afectadas por la situación
de la carestía de la vida, el
trabajo, etc. La mayoría de las ciudades
salen cada semana a la calle.

También hubo cambios en el movimiento
tras el referéndum del 1 de
julio sobre la Constitución. Varios
componentes políticos y sindicales
se pronunciaron a favor de la Constitución
y no forman parte ya del 20F.
Antes participaban en él, pero sin
una postura clara. Las fuerzas que
lanzaron una iniciativa para consolidar
este movimiento eran esencialmente
de la izquierda no gubernamental
y de las asociaciones de derechos
humano
s y también Justicia y
Caridad, que impulsaron el Consejo

D.: En las últimas semanas
está habiendomovilizaciones en
diversos lugares, y en algunos, como
Taza, han derivado en enfrentamientos.
¿Cuáles son las reivindicaciones?

A.M.: En paralelo con el 20F, en varios
lugares de Marruecos hay movimientos
que reivindican la sanidad,
infraestructuras o el derecho a la vivienda.
A veces las autoridades negocian
e intentan acallar a la gente
con promesas, pero a veces evoluciona
hacia confrontaciones con las
fuerzas de seguridad, y se producen
arrestos y violaciones de derechos.

Las reivindicaciones son siempre de
orden social y económico, mientras
que el 20F también tiene reivindicaciones
políticas. Cada semana estalla
un movimiento en una región u otra.
Por ejemplo, en la atmósfera del aniversario
del 20F, se convocó una
marcha en Casablanca para reclamar
el derecho a la vivienda, porque
el Estado hace promesas que se quedan
en eso. Hay también luchas continuas
de los diplomados parados
frente al Ministerio de Educación,
donde algunas personas se inmolaron,
y manifestantes también ocuparon
la sede de la Presidencia del Gobierno,
donde se detuvo y golpeó a
70 personas.

D.: En noviembre hubo elecciones
y de ellas nació un nuevo Gobierno.
¿Cuál es su actitud ante el
movimiento?

A.M.: El primer ministro presentó el
programa de acción gubernamental
a todos los niveles. Desde la AMDH
hicimos 30 observaciones a este programa,
a nivel de derechos políticos,
sociales, económicos y culturales, y
no responde a las aspiraciones esenciales
del pueblo marroquí
. Es más,
da pasos hacia atrás; por ejemplo, está
enmarcado bajo principios de la
identidad marroquí, el islam, lo sagrado,
y esto es una regresión. Antes
logramos éxitos en la universalidad
de los derechos, y este programa refleja
la atadura a las especificidades,
lo que lleva a un ataque contra
derechos fundamentales como
la igualdad.

D.: ¿Cuál es el nivel de represión
contra el movimiento
y los activistas?

A. M.: La represión está
siempre presente. Depende
de la correlación de fuerzas.
En general, las acciones
ocurren sin incidentes, pero día
a día se reprime a los movimientos
sociales, hay arrestos, juicios y
todo tipo de intimidaciones para provocar
miedo a los ciudadanos, para
que la gente no participe en las manifestaciones
y en el movimiento, pero
no han conseguido nada. Y en la
cárcel hay estudiantes, presos políticos,
salafistas, saharauis y presos comunes

que están en huelga de hambre
para reclamar sus derechos. La
única solución es lograr las aspiraciones
del pueblo marroquí, y pienso
que el Movimiento 20F va a continuar,
evolucionar y resistir.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

ABDALLAH MOUSEDDAD Activista en la Asociación Marroquí de Derechos Humanos. / Foto: Gladys Martinez.
separador

Tienda El Salto