LA RENTA BÁSICA DE LOS IGUALES, UN MODELO DE REPARTO
Un modo justo y eficaz de repartir la riqueza

El autor explica cómo, a través de la Renta Básica de los iguales, es posible redistribuir la riqueza de modo que la crisis no afecte a quienes menos tienen.

23/07/10 · 6:38
Edición impresa

La primera pregunta es
¿cuál es el derecho ciudadano
a la RBis? Éste derecho
establece que cada
persona perciba, desde que nace
hasta que muere, una cantidad que
le permita cubrir sus necesidades
materiales: educación, salud,
transporte, alimentación, vivienda,
etc.
En el caso de nuestro país, los
rubros de la educación y la salud
ya están cubiertos en base a las
políticas de Estado del bienestar,
pero faltan aquellos bienes y servicios
que no son públicos, que
implican que el usuario deba pasar
por el mercado para satisfacer
tales necesidades. Ahora bien, para
entender en su totalidad cómo
definimos la RBis, y para distinguirla
de otras propuestas similares,
hay que añadir que este derecho
ciudadano implica dos tipos
de medidas: unas estructurales y
otras de opción política.

1) MEDIDAS ESTRUCTURALES: La primera
medida estructural es que la
Renta Básica de los iguales es individual
(la percibe la persona, no la
familia). En segundo lugar, su carácter
universal, en el sentido de
que es percibida por todos y sin
ninguna contribución; y que es incondicional,
también en el sentido
de que es independiente de la riqueza
que se posee. Por tanto, nadie
está obligado a pasar por el
mercado de trabajo, ni por otras opciones
como el subsidio de paro o
las pensiones contributivas.

2) MEDIDAS DE OPCIÓN POLÍTICA: La
primera característica política de la
RBis es que la cuantía que ha de
percibir cada ciudadano tiene que
ser por lo menos igual al umbral de
pobreza. En segundo lugar, que la
cuantía de la RBis se divide en dos
partes: un 80% se cobra en mano y
el otro 20% se destina al Fondo
Renta Básica, que estará gestionado
directamente por los ciudadanos
y dedicado al incremento de bienes
y servicios públicos de forma que la
ciudadanía pueda ir cubriendo sus
necesidades de una forma cada vez
menos supeditada a las leyes del
mercado. Con el debido tiempo, se
irán refundiendo todas las prestaciones
sociales en la RBis, de forma
que el dinero de estas ayudas sociales
pase a contribuir a la financiación
de la Renta Básica de los iguales;
y, finalmente, ésta será considerada
un patrimonio que los movimientos
sociales reivindiquen como
un objetivo social propio.

Cómo implantarla: 2010-2013

Pensando y pasando al proceso de
su implantación, y a pesar de la crisis
tan perversa provocada por la
lógica del capitalismo, la actividad
económica todavía ha continuado
produciendo bienes y servicios con
capacidad para que en el 2009 el
umbral de pobreza o RBis alcanzase
la cuantía de 954 euros mensuales,
cantidad que tomaremos como
referencia para atender las necesidades
de los colectivos más en precario,
y que deben ser los primeros
en incorporarse a la Renta Básica.
En una primera fase, la RBis podría
iniciar su implementación incorporando
a aquellos colectivos
más golpeados por las “medidas
anticrisis” de Rodríguez Zapatero,
de forma que:

2010, LOS PARADOS: 5 millones de
parados (el 11,2% de la población total)
comenzarían a percibir la RBis,
con un coste total de unos 57.215 millones
de euros anuales (el 5,6% del
PIB), o 954 euros al mes. Su financiación
se haría en función del aumento
de la fiscalidad sobre los beneficios
de las sociedades y del IRPF
de las clases pudientes.

2011, DEPENDIENTES: Ese año,
unos cinco millones de personas
discapacitadas o con dependencias
y aquéllas que pertenecen a otros
grupos en pobreza o exclusión social
(otro 11,2% de la población total),
deberán percibir la misma cantidad:
57.215 millones (otro 5,6%
del PIB), es decir, 954 euros al mes.
La financiación, en este caso, podría
realizarse en una parte con dinero
procedente de una buena inspección
fiscal y, por otra parte, con
la anulación de las subvenciones a
las empresas.

2012, BENEFICIARIOS DE AYUDA
SOCIAL:
Dentro de dos años, un millón
de personas (un 2,2% de la población
total), que en estos momentos
se benefician de varios tipos
de ayuda social (pago alquileres,
becas, cheque-bebe, etc.) se
incorporarán al proceso. El costo
supondría 11.443 millones adicionales
(o un 1,1% del PIB). La financiación
se debería cubrir con el dinero
que el Gobierno concede a las
diversas iglesias y Organizaciones
No Gubernamentales (ONG) más
una reducción de los salarios de
los políticos, altos miembros de la
judicatura, el ejército, etc., de las
diversas administraciones y cuerpos
del Estado: municipal, diputaciones,
autonómica, estatal y en la
Unión Europea.

2013, PENSIONISTAS: finalmente,
se podrían regularizar cerca de
nueve millones de pensiones (un
20,2% de la población total), cuya
cuantía está por debajo del umbral
de pobreza. En este reajuste de las
pensiones, sólo habría que añadir
la diferencia que se incrementa, ya
que la parte más importante de su
cuantía total ya se está pagando. Es
decir, una gran parte de los 102.987
millones de euros no suponen coste
alguno porque la Seguridad Social
está pagando ya las pensiones
objeto de revisión.

“Más mantequilla”

Estas fuentes de financiación se basan
en la combinación de una reforma
del sistema fiscal, aplicando
el conocido principio de que sea
quien más tiene quien sostenga a
quien más necesita; y en la reasignación
del gasto público, aplicando
otro conocido principio como el de
“más mantequilla y menos cañones”.

En el plano fiscal y tributario,
proponemos que se aumente la carga
fiscal en base a los impuestos directos
:
Impuesto sobre la Renta de
las Personas Físicas (IRPF) de las
clases pudientes, de las sociedades,
patrimonio y herencia, fondos obtenidos
de las SICAV y los recaudados
por la mejora de la inspección
fiscal. Desde la reasignación del
gasto público, proponemos la anulación
de las subvenciones a las empresas
y bancos, ONG y entidades
religiosas, así como la de una reducción
substancial de los salarios
de los políticos con altos cargos, así
como de otras entidades: léase los
altos jueces de los tribunales, el gobernador
del Banco de España, el
presupuesto de la Casa Real, etc.

Por tanto, y resumiendo, si, como
se ha demostrado, el Gobierno
español tiene capacidad y medios
como para inyectar enormes cantidades
de dinero para ayudar a los
culpables de la crisis, más tiene
que disponer para no perjudicar a
los que año tras año únicamente
generan riqueza de la que apenas
reciben algún bienestar. Por otro
lado, aparte de su capacidad redistributiva
y base del mantenimiento
del bienestar de la población, la
Renta Básica de los iguales juega
un excelente papel como instrumento
de potenciación de la demanda
efectiva que toda recuperación
de una crisis necesita. En definitiva,
de esta propuesta puede
decirse que responde al conocido
grito popular de que la crisis la paguen
los ricos y los políticos.

En Euskadi funciona la RGI

En junio, el Departamento vasco de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno vasco presentaba un estudio que demuestra que la Renta de Garantía Mínima de Ingresos (RGI), antigua Renta Básica, ha contribuido a mantener 26.770 empleos en Euskadi, informa Abc. El estudio concluye que la RGI ha facilitado un «menor impacto del desempleo y de la temporalidad» y ha favorecido a que la crisis haya tenido menor impacto en esa comunidad.

4.567 de los empleos que, se estima, se han mantenido gracias a la RGI, se han salvado por el incentivo al consumo que supone la renta, mientras que los otros 22.203 puestos de trabajo se han mantenido gracias a los estímulos a la búsqueda de empleo. La tasa de pobreza en Euskadi es del 4,1% mientras que la del Estado español es del 12,5%. Según el informe, el PIB vasco se reduciría dos puntos silas tasas de bienestar social se acercaran a la media estatal.

Tags relacionados: Número 131
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador