Un mes de acciones de lucha diaria en Portugal

Las manifestaciones contra Passos Coelho se suceden sin que se atisbe un dirigente que haga sombra al actual Gobierno.

, Lisboa (Portugal)
19/02/13 · 16:03
Edición impresa

La imagen de un grupo de personas del movimiento Que se lixe a troika (Que se joda la troika) interrumpiendo al primer ministro Pedro Passos Coelho al son de “Grândola, Vila Morena” en un pleno del Congreso ha recorrido las portadas de medio mundo en las últimas semanas. Los versos de Zeca Afonso que se tornaron un símbolo de la Revolución de los Claveles en 1974 han vuelto a ponerse de actualidad, aunque lo cierto es que en el país la canción ha tenido esta vez mucho menos eco que en el exterior.

“Queremos que el primer ministro portugués se marche porque ya no aguantamos más”

En realidad entonar a Zeca siempre ha sido costumbre aquí y tiene cada vez menos de extraordinario en una república con falsa fama de tranquila. Ha habido contestaciones constantes en los últimos tiempos que en ocasiones han sido silenciadas por intereses de los propios medios internacionales. Cuando, sin embargo, lejos de una parsimonia infundada, desde el desembarco de la troika los portugueses se han convertido en un ejemplo de resistencia a los designios de la clase dirigente.

Protestas sin pausa

Las protestas de trabajadores, pensionistas, desempleados y estudiantes se han sucedido en los últimos dos años y nada hace pensar que los lusos se vayan a rendir. La Confederación Gene­ral de Trabajadores Portu­gueses (CGTP) ha anunciado que habrá “acciones de lucha” diarias hasta finales del próximo mes y ya ha planteado una manifestación nacional para el día 27 de marzo coincidiendo con la Jornada Nacional de la Juventud.

Por su parte, el Frente Común de Sindicatos de la Adminis­tración Pública (FCSAP) ha convocado una jornada de huelga para el próximo día 15 en la que pretende demostrar su total rechazo a la austeridad auspiciada por el Gobierno. “Queremos que [el primer ministro] se marche porque ya no aguantamos más”, declaró a la prensa local Ana Avoila, la coordinadora de esta estructura sindical. Aunque todos saben que no será fácil “echar abajo al Gobierno”.

El desempleo en Portugal alcanzó en febrero la cifra más alta de la historia, un 16,9%

 

A pesar de que el desempleo alcanzó en febrero su cifra más alta de la historia (16,9%) y que se ha demostrado el efecto pernicioso de los recortes para la economía del país, Passos se mantiene en el poder en parte por la ­desunión que reina en la izquierda. António José Seguro, el secretario general del Partido Socialista, carece de carisma entre la ciudadanía y nadie ve en él una figura capaz de hacer frente a los conservadores.

Mejor visto, en cambio, está el actual alcalde de Lisboa, António Costa, aunque su negativa a encabezar una lista alternativa en unas primarias para hacerse con las riendas del partido ha defraudado a no pocos militantes socialistas. Puede que este ‘zorro’ de la política, nacido en el seno de una familia procedente de la India colonial portuguesa, haya preferido ver cómo se quema Seguro en la oposición, para dar el salto a una primera línea más adelante. Aunque ya hay quien le achaque falta de coraje para abandonar el Gobierno de la capital y liderar un proyecto alternativo a nivel nacional cuando el país más lo necesita.

En el Bloco de Esquerda las cosas tampoco marchan mejor. Desde que su histórico líder Francisco Louçã abandonase la política activa en noviembre de 2012 para dedicarse en exclusiva a la docencia universitaria, las divisiones internas se han sucedido. El relevo bicéfalo planteado entonces, con Catarina Martins y João Semedo, no ha sido la mejor fórmula para unir las diferentes corrientes del partido, y las voces que reclaman una dirección única siguen escuchándose semanalmente. El Partido Comunista Portugués (PCP) no padece, en cambio, ese problema, aunque con un secretario general a punto de cumplir 66 años, resulta difícil confiar en él como una apuesta de futuro.

 

La imagen de ‘Que se joda la troika’ al son de “Grândola, VilaMorena” en el Parlamento ha recorrido el mundo

Por si fuera poco, la ausencia del PCP en el homenaje que toda la izquierda rindió el pasado 9 de febrero a Carlos Brito, exlíder del grupo parlamentario comunista de 1976 a 1991 expulsado del partido en 2002 por “divergencias insalvables”, ha ahondado las diferencias entre los tres partidos. 

La pregunta de Brito, varias ­veces detenido durante el Sala­zarismo y homenajeado ahora en su 80 cumpleaños, de “¿por qué si todos los partidos de izquierda dicen que la estrategia para la salida de la crisis no es la austeridad sino el crecimiento y la inversión no se ponen de acuerdo?”, sigue aún sin respuesta en Portugal.
 

Marchas en 24 ciudades piden el fin del Gobierno

La resistencia en Portugal contra los recortes no se detiene. El pasado sábado 16, miles de personas salieron a las calles en más de 20 ciudades del país para pedir la dimisión del Gobierno. Bajo el lema: “Contra el empobrecimiento y la explotación”, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP) movilizó a miles de personas en más de 24 ciudades portuguesas. Tras la marcha de Lisboa, las protestas más multitudinarias fueron las de Oporto, Faro y Portimao y las registradas en las islas de Madeira y las Azores. Entre las organizaciones que acudieron a dicha marcha estaba también el movimiento ciudadano llamado Que se lixe a troika (Que se joda la troika) que ha convocado otra protesta el próximo 2 de marzo.

Tags relacionados: Número 192 Portugal Troika Recortes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto