ECONOMÍA SOLIDARIA // EL MERCADO SOCIAL YA ESTÁ EN MARCHA EN MADRID
El Mercado Social, una alternativa económica

Este mercado alternativo estatal está despertando el interés de muchas personas y entidades que se plantean nuevas formas de trabajo y de consumo.

06/03/12 · 3:06

Después de dos años largos de idear
la logística del Mercado Social de
Madrid (MES), el 22 de febrero se
presentaba oficialmente el “plan beta”
en un librería del barrio de Lavapiés.
Dos señoras, de puntillas, tratan
de otear lo que se cuece dentro
del local repleto. “¿En este mercado
vamos a poder comprar frutas y todo
eso?”,me preguntan.

Cuesta imaginarse cómo será un
mercado que no tiene sede física, que
no responde a la idea de tenderete y
que no se rige por la competencia. El
Mercado Social es un proceso embrionario
–aunque lleva años gestándose–
que pretende ir creando una
red de intercambio de bienes y servicios
que cumplan con criterios éticos,
democráticos, ecológicos y solidarios.

Una alternativa al mercado
convencional en las formas de producir
y consumir.
A nivel territorial ya existen varios
nodos, y éstos se coordinan a nivel
estatal bajo el paraguas de la Red de
Redes de Economía Alternativa y
Solidaria (REAS)
. “Llevábamos tiempo
dándole vueltas a cómo unir todas
las alternativas de la economía
solidaria: las finanzas éticas, el consumo
responsable, la producción y la
distribución. Cada uno iba por su lado
y nos planteábamos que la gente
que estaba invirtiendo sus ahorros
en iniciativas como Coop 57 [servicios
de ahorro solidario e inversión
ética] también se podía comprometer
a consumir productos de la agricultura
ecológica y del comercio justo,
y viceversa”, nos explica Susana
Ortega, de REAS Aragón, uno de los
enclaves que, con Catalunya y EuskalHerria,
han sido la avanzadilla.

JPG - 120.8 KB
 
FERIA DE ARAGÓN. El mercado social pone cara a sus proveedoras en ferias puntuales. REAS Aragón

En este mercado podemos participar 
como proveedoras y como consumidoras. 
Y como ambas cosas a la 
vez.
Las entidades proveedoras producen 
los bienes y servicios que se 
pueden comprar y contratar en el 
mercado: un kilo de tomates de una 
cooperativa agroecológica, el libro 
de una librería asociativa o el mueble 
restaurado por una empresa de inserción 
social. Y también servicios 
menos tangibles como la asesoría jurídica 
para crear una cooperativa, 
una consultoría ambiental para que 
una escuela infantil ahorre en consumo 
eléctrico o una consulta psicológica 
individual. Cuantas más entidades 
se vayan sumando, más necesidades 
se irán cubriendo.

¿Pero qué es lo que hace singulares 
a las entidades del MES? “Somos 
entidades que además de consumir 
de otra forma queremos producir de 
otra forma. La gente que quiere entrar 
como proveedora tiene que cumplir 
una serie de requisitos”, explica 
Sandra Salsón, que ha participado 
en la elaboración del documento madrileño 
de criterios y principios. Este 
documento, que sigue los pasos de
Aragón y Cataluña, incluye compromisos 
relacionados con la calidad y 
la profesionalidad, la igualdad de 
oportunidades, el compromiso con 
el entorno y la apuesta por incluir criterios 
sociales y ambientales en la 
política de compras, además de usar 
software libre y apostar por el 
Copyleft, que son los últimos añadidos. 

“No pasa nada si no cumples todos 
los criterios, lo importante es el 
compromiso de caminar en esa dirección”, 
advierte Sandra.

Consumiendo entre unas y otras, 
las entidades del MES intercooperan 
y se fortalecen.
Además, se contempla 
que si una entidad tiene excedentes 
o ahorros los pueda invertir en 
los útiles financieros del MES (Coop
57
, Fiare, Gap), “así cierras el ciclo, aseguras que esa ‘pasta’ se va a invertir 
en proyectos también dentro 
de la economía alternativa y, eso a su 
vez, permitirá que cada vez puedas 
cubrir más necesidades dentro de 
ese mercado y desconectarte en la 
medida de lo posible de la economía 
convencional”, explica Sandra.

“Las entidades del
Mercado Social,
además de consumir
queremos producir
de otra forma”

De momento existe una web (konsumoresponsable.coop/mercado-social-
madrid
), en la que podemos buscar 
productos y servicios por sectores 
y territorios.
Pero se pretende llegar 
más lejos: “A nivel estatal estamos 
trabajando en una base de datos 
potente que pueda incluir la venta 
online coordinada”, explica Susana. 
“Y a medio plazo está la idea de constituir 
una cooperativa de servicios 
que pudiese gestionar todo eso”, añade 
Sandra desde Madrid.

Los territorios más avanzados, como 
Aragón, están estudiando cómo 
distribuir directamente a través de 
las tiendas de comercio justo, los servicios 
de mensajería en bici o las naves 
de algunas entidades que conforman
el MES. También están en conversaciones 
con la federación de barrios 
para poder distribuir a través 
de locales de asociaciones vecinales 
o en algunas tiendas de cercanía.

Las personas que apuestan por un 
consumo responsable pueden consumir 
en el MES de forma individual 
u organizada.
El espíritu, además, 
es que sea un consumo activo, “que 
no sólo nos compren, sino también 
que nos ayuden a cambiar el mercado”, 
apuntala Susana. Por ejemplo, 
certificando las prácticas de las empresas 
que venden.

Para las que añoramos la plaza y 
el encuentro presencial, las ferias 
que puntualmente organiza el MES 
pueden ser una puerta de entrada 
a este singular mercado. Desde 
Aragón ya se han organizado dos ferias 
que han permitido que la gente 
“le ponga cara” a las entidades de 
este mercado alternativo. En Madrid, 
la primera feria tendrá lugar en el
centro social Tabacalera el 24 de 
marzo, coincidiendo con el aniversario 
de DIAGONAL.
Funcionará como 
un laboratorio donde ensayaremos 
las primeras transacciones con 
la moneda social, y como espacio de 
aprendizaje y asesoramiento.

El Boniato, la moneda social madrileña

A partir del 1 de marzo, en el Mercado Social de Madrid se podrá comprar con la moneda social (denominada 'Boniato' tras una votación). El primer paso será crear moneda social y para ello las entidades del Mercado Social harán un descuento en sus productos y servicios que se hará efectivo en boniatos y que puedes consultar en la web. Explicación para profanas por Sandra Salsón: «Imagínate que vas a comprar una caja de 40 cafés de comercio justo a un proveedor A, cuesta cien euros y te hacen un descuento del 10% en boniatos. La primera compra que haces la pagas completa en euros,10% de descuento se hace efectivo en moneda social: tu cuenta de moneda social se queda en +10 y la del proveedor A en -10. Luego compras una formación en educación ambiental de cien euros a un proveedor B que acepta como límite en cada compra diez boniatos. Le das 90 euros y diez boniatos, y tu cuenta se queda a cero. Si luego el proveedor B quisiera comprar una caja de café al proveedor A, podría pagar 90 euros y diez boniatos».

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

FERIA DE ARAGÓN. El mercado social pone cara a sus proveedoras en ferias puntuales. REAS Aragón
separador