SIGUEN LAS PROTESTAS: LAS DENUNCIAS CONTRA LA ESPECULACIÓN URBANÍSTICA IRRUMPEN EN LA CAMPAÑA ELECTORAL
Más V de Vivienda: y ya van 12 meses

El 14 de mayo se cumplía un año desde la primera sentada
por la vivienda digna convocada por correo. Para
celebrar la fecha, en Madrid se lograba iniciar una
acampada en la Ciudad Universitaria. El grupo de Barcelona
irrumpió en la arena electoral con ‘Super-
Vivienda’, un superhéroe que persigue a representantes
políticos para que no alimenten la burbuja. En
Salamanca, el presidente Zapatero también vio interrumpido
uno de sus mítines. Y las protestas continúan
en numerosas ciudades. Tras un año, la lucha sigue
en pie, pero... ¿qué se ha logrado? Desde la acampada,
miembros de V de Vivienda hacen balance.

24/05/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 22.7 KB
“LA OTRA A-CAMPAÑA”. Después de intentarlo en el Paseo del Prado y frente al Reina Sofía, las tiendas de V de Vivienda se instalaron en Ciudad Universitaria. / José Alfonso

Los análisis sobre la desaceleración
de la burbuja y el revés sufrido en la
Bolsa por las compañías inmobiliarias
no se ha visto acompañado por
un pinchazo similar en las movilizaciones
contra la especulación y el alto
precio de la vivienda. Antes al
contrario. Ahora que el modelo económico
del ladrillo comienza a
mostrar serias señales de agotamiento,
desde diferentes colectivos
se llama no sólo a mantener las protestas,
sino a dar nuevos pasos en
una lucha que ha contribuido a poner
la especulación urbanística en
el centro del debate político.

Así, el 5 de mayo la Coordinadora
Ciudadana En Defensa del Territorio
conseguía movilizar a miles de
personas en una docena de ciudades
para denunciar el uso “extremo
y devastador del territorio” en una
“marea urbanizadora que arrasa
con todo”. Y días más tarde, comenzaba
en Barcelona la semana de lucha
‘Està tot fatal. Passem a l‘acció’,
del 14 al 20 de mayo.

En Madrid, la Asamblea por la
Vivienda Digna y Contra la Precariedad
convocaba para el 13 de mayo
una acampada popular en el bulevar
del Paseo del Prado. El objetivo:
dar un paso más allá de las sentadas,
aumentar la visibilidad e
irrumpir en la campaña electoral denunciando
la falta de soluciones al
problema de la vivienda por parte
de todos los partidos políticos.
No se logró acampar frente al Prado,
vigilado fuertemente por la Policía.
Tampoco frente al Reina Sofía,
donde los agentes no tardaron en
desmontar las tiendas. Al final, tras
esquivar las trabas policiales, la
acampada se ponía en marcha en la
Ciudad Universitaria. Y al cabo de
una semana, más de 50 tiendas dan
forma a “la otra a-Campaña”, que se
propone seguir en pie al menos hasta
las elecciones del día 27.

Retos para el futuro

“La acampada era dar un paso más
donde la gente se implicase. Es importante
porque una acampada así
hace comunidad”, afirma Álvaro
Tejero, miembro de la Asamblea por
la Vivienda Digna y Contra la Precariedad.
De momento, el movimiento
ha conseguido mantener la energía
y visibilidad mediática. Y desde dentro
se hace un buen balance: “esta
expresión reivindicativa de rabia ante
nuestra situación con la vivienda
y la precariedad empieza a tomar
forma organizativa, empieza a crear
un movimiento”, apunta Tejero, para
quien “la vivienda es un problema
sistémico que hemos sabido ligar a
la precariedad”.

Sin embargo, se es consciente de
que el futuro abre nuevos retos. Para
Tejero “la explosión de la burbuja
inmobiliaria, su estabilidad o un cierto
pinchazo cambiará el panorama
de nuestras luchas”. También desde
la Asamblea, Carolina García reconoce:
“no tengo claro que esto se vaya
a acabar el 27 de mayo y cómo tomaremos
la decisión de qué hacer”.

¿Qué futuro se le presenta a la
acampada y al movimiento? Para
Álvaro Tejero, éste pasa por “intentar
desarrollar la estructura, entre
comillas, que hemos ido creando;
ya que hemos generado poco a poco
una red de asambleas que está
manteniendo unas dinámicas de
reivindicaciones continuada”. En
todo caso, Carolina es optimista.
“Pienso que V de Vivienda seguirá
en la calle con o sin asambleas. Sólo
hace falta que se vuelva a mandar
un mail anónimo quedando para
hacer una sentada y la gente volvería
a salir”, señala.


No es un pájaro, no es un
avión: es SuperVivienda


El pasado 17 de
mayo, miembros de V
de Vivienda Barcelona
irrumpían en un
acto del candidato
del Partido Socialista
a la alcaldía de Barcelona,
Jordi Hereu.
Era la presentación
en campaña de
‘SuperVivienda’ un
superhéroe ideado
para seguir a los políticos
y recordarles su
responsabilidad en
los abusos urbanísticos.

‘SuperVivienda’
aparecerá en otros
actos electorales a lo
largo de los próximos
días, sobre todo en
los que se trate el
tema de la vivienda.
Según Albert, de V de
Vivienda de Barcelona,
“SuperVivienda
no es un candidato,
no se presenta a las
elecciones; sólo está
para vigilar a los
políticos”.
Así, en su primera
aparición ‘Supervivienda’
denunciaba
que “la vivienda de
protección no es la
solución”, en alusión
a los intentos por
parte del Gobierno
de mantener a flote
la burbuja inmobiliaria
a través de planes
de construcción
pública.


La V de Vivienda se ramifica
en la web y las ciudades


Si bien Madrid y Barcelona
son los lugares
donde más fuerza ha
tomado el movimiento
por la vivienda digna,
llama la atención
cómo el movimiento
toma nuevos impulsos
en los últimos meses
en otros puntos del
Estado. Así, el pasado
26 de marzo un grupo
de jóvenes formaban
“V de Vivienda Pamplona”.

En Cáceres,
por ejemplo, durante
las protestas del 24
de marzo en la zona
de Cánovas salió a la
calle una treintena de
personas. No demasiada
gente, pero más
que en otras ocasiones.
Aproximadamente
se han formado plataformas
de V de
Vivienda en unas quince
ciudades. La evolución
de cada una de
ellas puede seguirse
en internet, a través
de páginas webs,
wikis, vídeos colgados
en Youtube, foros,
mails o listas de
correo. Éstas son sólo
algunas de las direcciones
que sirven
como referencia en el
movimiento: vdevivienda.net; vdevivienda.megaslibres.com;
murcia.vdevivienda.info; vdeacampada.net

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto