"BOLIVIA // EVO MORALES ANUNCIA QUE CONFISCARÁ LOS BIENES DE LAS PERSONAS VINCULADAS CON ""GRUPOS TERRORISTAS"
Líderes autonomistas de las regiones ricas de Bolivia financiaron un grupo armado

El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, y Branko Marinkovic,
líder de la UCJ, serán juzgados por “traición a la
patria”, según el vicepresidente boliviano, García Linera.

04/06/09 · 0:00
Edición impresa



Según declaraciones realizadas a la
fiscalía boliviana por dos detenidos
miembros del grupo ultraderechista
Unión Juvenil Cruceñista (UCJ), varios
integrantes de la oligarquía política
y económica de Santa Cruz han
participado en la creación de un grupo
de mercenarios con fines separatistas.
Juan Carlos Gueder y Alcides
Mendoza involucraron a Branko
Marinkovic –empresario y líder del
Comité Cívico Pro-Santa Cruz– en la
entrega de 200.000 dólares para la
compra de armas y la organización
de diversos atentados entre cuyas
víctimas se encontrarían el presidente
y vicepresidente bolivianos. El
prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas
–muy cuestionado entre los sectores
más radicales de la derecha
cruceña– también habría sido involucrado
en la trama a pesar de estar
entre los posibles blancos de la organización.
Un decreto, firmado por
Morales el pasado 20 de mayo, permite
la confiscación de los bienes de
quienes estén vinculados a grupos
terroristas o separatistas.

“Crearemos un nuevo país”

Todo comenzó el 16 de abril cuando
un operativo policial abatía a
tres supuestos mercenarios en un
lujoso hotel de Santa Cruz. Horas
después, diversas armas y explosivos
eran encontrados en la Feria
Exposición de esa ciudad (Fexpocruz)
en el puesto de la empresa
Cooperativa de Teléfonos de
Santa Cruz de la Sierra (COTAS),
propiedad de varios dirigentes del
Comité Cívico Pro-Santa Cruz y
simpatizantes de la organización
racista Nación Camba.

A la cabeza del grupo desarticulado
se encontraba Eduardo Rozsa
Flores, muerto durante el operativo.
Antiguo combatiente a favor de la independencia
croata –en donde se
sospecha que traficaba con armas y
drogas–, e integrante del partido
húngaro neonazi Jobbik, Rosza había
sido contratado bajo una identidad
falsa como asistente técnico de
COTAS en diciembre pasado.

Días después de su muerte, se hacía
pública una entrevista en la que
Rozsa aseguraba que “el Consejo
Departamental de Santa Cruz ha votado
la creación del cuerpo de seguridad
regional”. En la misma conversación
–que pidió que no fuera divulgada
mientras permaneciera en
Bolivia–, el también antiguo integrante
del Opus Dei manifestaba su
intención de viajar a Bolivia a “organizar
una milicia”. “Declararemos la
independencia y crearemos un nuevo
país”, añadía.

Según diversas informaciones,
Rosza habría mantenido contactos
personales tanto con Hugo Achá
Melgar, presidente de la Fundación
Human Rights (FHR) en Bolivia
–también implicado por Gueder y
Mendoza y huido del país– como con
Jorge Mones Ruiz, que fue miembro
del grupo argentino ultraderechista
de los Carapintadas, antiguo oficial
de inteligencia del Ejército Argentino
en Bolivia durante la última dictadura
y que, actualmente, es delegado
de Organizaciones Democráticas de
América (UnoAmérica).

Creada en diciembre pasado para
frenar el avance del “castro-comunismo”
en América Latina, UnoAmérica
recibe financiación de la Agencia
Internacional para el Desarrollo
(USAID, en sus siglas en inglés) y de
la National Endowment Foundation
(NED), que también apoya económicamente
al Comité Cívico Pro-Santa
Cruz desde 2005. Según la investigadora
Eva Golinger, desde 2002
USAID ha destinado 97 millones de
dólares a financiar programas de
“descentralización”, así como a grupos
opositores de la derecha autonomista
boliviana. Asimismo, UnoAmérica
mantiene estrechos lazos tanto
con la Fundación para el Análisis y
los Estudios Sociales (FAES)
, que dirige
José María Aznar, como con la
Fundación Internacional para la
Libertad (FIL), presidida por el escritor
Mario Vargas Llosa.

Por su lado, FHR –conocida por
sus vínculos con la CIA– está presidida
por el cubano Armando Valladares,
huido de la cárcel tras ser detenido
por tratar de colocar explosivos
en La Habana a finales de los ’60.

Texto relacionado:
["Hay un sentimiento de partidocracia en el MAS"->8158]

Tags relacionados: Número 103
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto