DEVASTACIÓN GLOBAL
Langostinos
JPG - 44.4 KB
Ilustración: María Calzadilla.

El langostino, un alimento exótico
que se ha normalizado en fiestas
y celebraciones, se ha abaratado
ante los sorprendidos ojos de los
consumidores. Esto, que ha convertido
a este alimento ocasional en

16/11/11 · 20:37
Edición impresa
JPG - 44.4 KB
Ilustración: María Calzadilla.

El langostino, un alimento exótico
que se ha normalizado en fiestas
y celebraciones, se ha abaratado
ante los sorprendidos ojos de los
consumidores. Esto, que ha convertido
a este alimento ocasional en
habitual acompañante en nuestras
mesas, tiene que ver con un aumento
de su producción en las zonas
tropicales. Greenpeace, en su informe
La huella del consumo español
de langostinos de cultivo, alerta: “Si
los langostinos que has comido recientemente
han sido cultivados en
granjas camaroneras, su producción
habrá supuesto la desaparición
de hectáreas y hectáreas de uno de
los ecosistemas más productivos y
valiosos que existen en el planeta”.

Según esta organización, el cultivo
de langostinos requiere la destrucción
de humedales y bosques tropicales
de manglares en zonas pobres
para la construcción de piscinas. La
desaparición de estas zonas supone
la pérdida de uno de los ecosistemas
con mayor biodiversidad de las
costas y el bloqueo del acceso a algunas
de las escasas fuentes de ingresos
de la población local, como
son la pesca y el marisqueo.

Países como Tailandia, Ecuador,
Indonesia e India han asistido al
saqueo de sus costas, con el empleo
de una gran cantidad de productos
químicos y piensos para alimentar
el cultivo de langostinos,
así como la introducción de grandes
volúmenes de agua limpia que
se devuelve a los estuarios con altas
concentraciones de materia orgánica
y productos químicos.

Llama la atención el caso de Brasil,
que ha aumentado su producción
desde las 3.600 toneladas que distribuía
en 1997, a las 60.000 toneladas
que salieron de sus aguas en 2002.
Esto supuso que Brasil aumentara
las exportaciones al Estado español
en un 130% en 2003, según datos de
Greenpeace. Por eso, antes de consumir
este alimento, es importante
fijarse bien en cuál es su procedencia
y, en lo posible, consumir mariscos
locales, capturados con métodos
tradicionales.

Tags relacionados: Greenpeace Número 136
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Ilustración: María Calzadilla.
Ilustración: María Calzadilla.
separador

Tienda El Salto