Impacto de la industria pesquera en Honduras
Langostinos a cambio de doce vidas

El autor, un histórico ambientalista hondureño, repasa los impactos de la industria acuícola y alerta de un proyecto del Gobierno de Honduras para entregarle la cogestión de áreas protegidas a los industriales.

20/02/12 · 15:58
Edición impresa

En 1972, comenzó la acuicultura industrial del camarón en la zona sur de Honduras. En una faja costera de apenas 185 kilómetros,  en el Golfo de Fonseca, hasta la fecha se han destruido más de 20.000 hectáreas de manglares, lagunas y otros humedales, impactando negativamente en la biodiversidad nativa y migratoria, tanto por la pérdida de hábitat como por la contaminación, generada entre otras causas por el vertido de aguas residuales y otros desperdicios hacia los ecosistemas naturales. Desde entonces se contabilizan 12 asesinatos y más de media docena de pescadores artesanales heridos con total impunidad.

JPG - 171.2 KB
Destruccion de manglares por camaroneros
Foto: Coddeffagolf

A pesar de que se dice que las exportaciones de este crustáceo han generado unos 180 millones de dólares en el 2010, la región sigue siendo una de las más pobres. Los pescadores y otros usuarios han perdido gran parte de su acceso hacia los humedales, esteros y hacia el mar, lo que significa entre otros negativos impactos, pérdida de soberanía alimentaria, particularmente alimento y empleo. El Gobierno magnifica el número de empleados por las camaroneras, pero invisibiliza el número de pescadores que sufren por el desalojo de sus áreas de pesca en los estuarios, el despojo de los recursos en los humedales, la destrucción de la biodiversidad  y la violación impune de sus derechos humanos. Es importante recalcar que guste o no, la Constitución de la República de Honduras prohíbe (art. 107) que personas y empresas extranjeras puedan ser poseedoras de terrenos costeros bajo ningún título. Sin embargo, la Constitución es violada con la aquiescencia de los Gobiernos.

En protesta por los impactos negativos ya citados, los pescadores, campesinos, maestros de escuela y ambientalistas formaron el Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (Coddeffagolf), que opera desde 1988 en la solución a los problemas generados por la acuicultura del camarón y extiende sus actividades hacia la defensa del medioambiente en general, con una cobertura política local, nacional e internacional.

A pesar de que Honduras firmó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas y a pesar de que, bajo la constante presión del Coddeffagolf y la sociedad civil nacional e internacional, Honduras ha designado en 1999 a los  humedales del Golfo de Fonseca como Sitio Ramsar; y a que el Congreso Nacional en el 2000, decretó  diez áreas protegidas en el Golfo de Fonseca… y a que Honduras participa en convenciones de Biodiversidad, Cambio Climático, Ramsar y otras… En 2002 apareció la primera empresa transnacional española en Honduras, entre cuyas marcas está D’ Agustin de Jaime Soriano. Esta empresa comenzó violando la infraestructura jurídica ambiental y destruyendo 100 hectáreas de humedales, construyendo una finca camaronera en el área protegida y parte del Sitio Ramsar La Berbería. Lejos de ser castigada, la compañía de Jaime Soriano acusó al director del Coddeffagolf, Jorge Varela, y a cinco pescadores más, de obstaculizar su proyecto, logrando medidas cautelares contra ellos, lo cual implica que no se pueden acercar a la finca. Consumado su delito, en años posteriores continuó con su avance destructivo, enfrentando al Coddeffagolf , con la complicidad o ‘sumisión’ de las autoridades.

Hace unos dos años ha llegado de España, también Pescanova, comprando camaroneras hondureñas situadas en ‘áreas protegidas’, y siguiendo las prácticas y  tendencia de sus antecesoras. Pescanova intenta extenderse mediante solicitud de concesiones de humedales sobre otras Áreas Protegidas. La lucha del Coddeffagolf por evitar esta nueva situación es renovada pero desigual.

Las empresas camaroneras, una vez establecidas se unen a lo que llaman: Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah), la cual está a punto de firmar con el Gobierno un convenio de cooperación que da la impresión de llevar a los camaroneros hacia el comanejo de varias Áreas Protegidas, con la intención de ‘lavar su imagen’, borrar sus crímenes,  mejorar su competitividad en el exterior,  y luego, a imponer, ahora amparados en Ley, su autoridad en los humedales que aún no han destruido, y en donde son acusados constantemente por los pescadores de violaciones a sus derechos humanos. La Mesa de comanejadores de Áreas Protegidas de Honduras (Mocaph) ha enviado una nota de protesta al régimen de Honduras y el Coddeffagolf amenaza con una movilización masiva hacia la capital si este descarado y cínico atentado se llega a perpetrar.

Artículos relacionados

-[Las dos caras de las empresas pesqueras-> http://www.diagonalperiodico.net/Las-dos-caras-de-las-empresas.html]

-[La ruinosa salida del langostino-> http://www.diagonalperiodico.net/La-ruinosa-salida-del-langostino.html]

Tags relacionados: Número 168 Ecología
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Destruccion de manglares por camaroneros
Destruccion de manglares por camaroneros
separador

Tienda El Salto