GALICIA // NÚÑEZ FEIJÓO PREPARA UNA LEY QUE PERMITIRÁ LA GESTIÓN PRIVADA DE LOS BOSQUES GALLEGOS
La Xunta entregará montes comunales a las madereras para producir energía

Más de trece organizaciones agrarias, campesinas y sindicales se oponen a la nueva Ley de Montes de Galicia que va a privatizar los montes comunales.

21/10/11 · 8:00
Edición impresa
La Xunta permitirá la plantación masiva de eucaliptos en los montes. / David Fernández.

La Xunta prepara una Ley de
Montes que abre la puerta para la
gestión privada de los montes comunales
hasta ahora gestionados
por los vecinos de los municipios.
Desde la Organización Galega de
Comunidades de Montes Veciñais
en Man Común (ORGACCMM), el
 Sindicato Labrego Galego y otras
trece asociaciones se denuncia
que la futura normativa dará la
gestión de estosmontes a la Administración
gallega
que a su vez cederá
el control de los bosques a
las empresas privadas que convertirán
las tierras, ahora destinadas
a pasto y otras actividades agrícolas,
en lugares de cultivo de eucaliptos
y coníferas para producir
energía.

El ejecutivo de Alberto Núñez
Feijóo apuesta por esta Ley de
Montes autonómica, según ha declarado
el Sindicato Labrego
Galego a DIAGONAL, porque
“Galicia se regía hasta ahora por
la ley de montes estatal, a pesar
de las peculiaridades de nuestros
bosques,muchos comunales
. Pero
Feijóo aprovecha para permitir a
las empresas madereras convertir
el monte gallego en plantaciones
de especies de rápido crecimiento,
que se van a quemar para producir
energía”, denuncia el sindicato.

Cambio de gestión

Las Comunidades de Montes Veciñais
enMan Común son una figura
específica de Galicia. Existen 3.000
comunidades vecinales que son
propietarias de 600.000 hectáreas
de monte, un 30% del total forestal
de Galicia. La titularidad recae sobre
los vecinos, que no pueden
subdividir las extensiones. El anteproyecto
de la ley es criticado
también por la permisividad que
se concede a dichas empresas, eliminando
los usos tradicionales de
esos montes, agrarios y ganaderos.
Además, en Galicia, la actual
legislación estipula que las plantaciones
forestales en tierras agrarias
están prohibidas
, en virtud de
la ley 3/2007 de Prevención de
Incendios. Y se establece que se
debe mantener un margen de cien
metros alrededor de las viviendas
en los que es obligatorio el desbroce,
y 50 en los que se impide
plantar especies arbóreas pirófitas
(que propagan con facilidad el
fuego). Sin embargo, la futura Ley
de Montes contempla autorizar la
forestación de tierras agrarias y
reducir la distancia de masas arbóreas
a las viviendas hasta los 30
metros.

La futura Ley de Montes
de Galicia descarta los
usos agrarios y prevé la
plantación masiva de
eucaliptos y coníferas

Se han presentado 267 alegaciones
por parte de diversas organizaciones
agrarias de las que sólo
han sido aceptadas 27, y cinco se
han tenido en cuenta parcialmente.

Por su parte, el Sindicato Labrego también ha manifestado su “preocupación por que se potencie un sector en alza como la industria energética de agromasa, que está captando la atención de los arrendatarios, debido a las suculentas ofertas de las empresas,
que están firmando contratos con
propietarios para hacer plantaciones de eucalipto de alta densidad que cortan al cabo de cinco años”. De hecho, la Xunta aprobó el pasado 28 de junio una orden para el fomento de la primera forestación de tierras no agrícolas. Asociaciones agrarias y ecologistas denuncian también que estas plantaciones de especies vegetales, no autóctonas, perjudican seriamente a los cultivos colindantes porque necesitan gran cantidad de agua e impiden el paso de la lluvia a la capa freática.

Explotaciones forestales
Con el beneplácito de asociaciones
empresariales madereras como
Monte Industria, cuyos representantes
calificaron la futura Ley
de Montes de “necesaria”, se va a
apostar por estos cultivos. Para el
Director General de Montes de
Galicia, Tomás Fernández-Couto,
el anteproyecto de Ley de Montes
es un “texto consensuado entre las
distintas entidades con intereses
en el sector”, y añade que es necesario
“crear auténticas explotaciones
forestales”.

Pero, para las Comunidades de
Montes Veciñais en Man Común la
ley que se prepara es una imposición.
Piden que la Xunta defina correctamente
el Monte Veciñal en
“Man Común” como “una propiedad
singular, ni pública ni particular,
con unas funciones importantes”.

Igual petición se ha hecho para
que se diferenciasen los conceptos
“monte” y “forestal”. Sin embargo,
la Xunta de Galicia no ha cambiado
ni un ápice el borrador.

Una ley para las madereras

Las organizaciones campesinas y ganaderas de Galicia denuncian que el anteanteproyecto de la Ley de Montes derogará el artículo 25 de la actual Ley de Montes Vecinales, eximiéndose de hacer deslindes de los montes vecinales, un proyecto que lleva esperando 20 años, y que supondrá un futuro de pleitos por derechos de propiedad. De igual manera, el anteproyecto, elimina a la Conselleria de Medio Ambiente su responsabilidad en la lucha contra las plagas e incendios en el monte. Pero sobre todo, la nueva ley no define los usos tradicionales de los montes vecinales, como el agroganadero y sólo potencia el uso forestal de los mismos.

Tags relacionados: Galicia Número 159
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto