El 14 de abril los venezolanos votan un nuevo presidente
La Venezuela que hereda Nicolás Maduro

Todas las previsiones apuntan que Maduro será el nuevo presidente de Venezuela. El heredero de Hugo Chávez se enfrenta a importantes retos políticos y sociales.

22/03/13 · 8:00
Edición impresa
Comitiva del funeral de Chávez en Caracas en el barrio 23 de enero / Gabriela Rodríguez

El Consejo Nacional Electoral (CNE), a través de su titular, Tibisay Lucena, anunció el 10 de marzo en Caracas la celebración de elecciones presidenciales el próximo 14 de abril. Para la mayoría de analistas de la región, dicha campaña comenzó en realidad el 5 de marzo, fecha en la que falleció el presidente Hugo Chávez. Quizás por ello no ha habido acto de homenaje al difundo líder que no fuera presidido por Nicolás Maduro, lo que ha servido para posicionarle como sucesor del fallecido mandatario.

El Ejecutivo tiene prisa por estabilizar cuanto antes la situación. Así lo considera Olga Ulianova, académica de la Universidad de Santiago de Chile, quien afirma que al chavismo le interesa que los comicios sean cuanto antes, con el fin de aprovechar la ola de simpatía que se ha generado a raíz de la muerte de su líder.“Chávez, lo juro, mi voto es pa’ Maduro!”, ha sido la consigna lanzada por el Gobierno durante toda la semana siguiente a la muerte del mandatario.

Maduro dijo, al presentar su candidatura ante el CNE, que votar por él será hacerlo por Hugo Chávez, cuyo nombre utilizará como denominación de su comando de campaña. Pero “el candidato no es Maduro, el candidato es Chávez y eso hay que tenerlo claro. La simbología es Chávez, y se vota por Maduro por su juramento de serle fiel”, manifiesta el consultor político Edgard Gutiérrez. El Gobierno nacional aprovechó el “efecto luto”, mientras sus distintas fracciones han cerrado filas, algo que les ha permitido reinterpretar a medida la Constitución, invistiendo a Maduro como presidente “encargado” con todas las prerrogativas de un presidente electo. Parece evidente que el actual presidente en funciones ganará las próximas elecciones, pues lo elegirán los votos de Chávez, lo que a su vez le convierte en el principal foco de las tensiones que puedan estar por llegar.

¿Tiene futuro el chavismo sin Chávez? Según Juan José Gómez, analista venezolano, “es muy probable que el proceso de cambios sufra una reversión total o por lo menos una desaceleración importante que lo hará inviable con el paso del tiempo”. Gómez considera que “no existe una estructura que le permita al pueblo asumir las riendas de los espacios que supuestamente ha conquistado”, lo que le deja a merced de una burocracia que se ha sustituido a la antigua clase dirigente denominada ‘adeco copeyana’, “perfeccionando las nefastas prácticas que corrompieron a toda la estructura del Estado”.

El nuevo Gobierno deberá definir el uso de los recursos petroleros para financiar sus programas sociales en el interior del paísLos cambios reales se visualizarán a medio y a largo plazo”, afirma Olga Ulianova, quien considera que los apoyos son muy diversos. Entre ellos destaca el de las Fuerzas Armadas, que se mantienen fieles al Gobierno al estar “encuadradas en el proyecto desarrollista”.

Las familias políticas

De igual manera, prosigue, “hay un importante aparato estatal, que no son solamente burócratas, sino trabajadores en las funciones más diversas de las empresas estatales, que están interesados en la continuidad del Ejecutivo”. Sin embargo, si el nuevo Gobierno no es capaz de mantener la redistribución de la riqueza generada por el chavismo, “se pueden crear espacios de descontento” y “deslegitimación”.

Oscar Lucién, docente de la Universidad Central de Venezuela, opina que “Maduro deberá tratar de abrirse camino primero cobijándose bajo la sombra de Chávez y luego llevándola a cuestas”, y considera que en el interior del PSUV, el delfín del régimen es catalogado como un dirigente sin talante político, carente de estrategia y carisma. Habrá problemas para mantener la unidad, afirma el sociólogo chileno Patricio Navia, pues “el chavismo se ha sostenido sobre todo en la acción del Estado más que en una organización partidaria como el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Dentro del chavismo conviven muchos grupos entre los que destacan IPC, Juan Bimba, CRV, Vanguardia Bicen­tenaria y muchos otros”, explica Navia.

Venezuela ha contraído créditos con China por un valor
superior a 40.000 millones de dólares desde el 2008 hasta la
fechaEs un hecho para los conocedores de la política venezolana, que algunas de las fuerzas aliadas al Gobierno en la actualidad discuten sobre la posibilidad de tener su propia autonomía y defender sus tesis al margen de los alineamientos del Ejecutivo. Este el caso del Partido Comunista, quien respecto a las últimas acciones manifiesta a través de su secretario general Óscar Figuera: “Planteamos nuestra preocupación por las medidas económicas que han comenzado a aplicarse y que afectan al pueblo, no atienden los problemas del modelo económico, ni apuntan a su transformación”.

Tras su previsible triunfo electoral, Maduro deberá sortear tres grandes retos para conservar el respaldo popular y la legitimidad al interior de la alianza chavista: mantener y mejorar las condiciones de vida de los venezolanos ante una situación económica preocupante; definir el uso de los recursos petroleros para financiar sus programas sociales en el interior del país; y renegociar la deuda contraída con China. Respecto a lo último, cabe reseñar que Venezuela ha contraído créditos con el gigante asiático por un valor superior a 40.000 millones de dólares desde el 2008 hasta la fecha.

Cuando las tensiones políticas afloren dentro del chavismo –situación que deberá ser paliada en parte a través del reparto de poderes en el futuro Gobierno–, es fácil que se produzcan conflictos entre los diversos sectores. Será entonces cuando el Ejército buscará ubicarse según intereses internos, políticos y materiales. Quizás por eso Maduro los ha incorporado a lo que llama “la Dirección Político Militar de la Revolución Bolivariana”, condición a la que Chávez nunca se refirió. La situación no será fácil para un Gobierno que, si bien va a ganar las elecciones, no va a contar con la legitimidad y autoridad que antes ejercía el difunto presidente Hugo Chávez.

Proyectos de integración en Latinoamérica

La muerte del presidente Hugo Chávez plantea serias preguntas sobre el proceso de integración regional. Chávez influyó notablemente en los proyectos de integración latinoamericana. Venezuela ha sido precursora de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA) de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), todas ellas propuestas que buscan desplazar a viejas organizaciones de perfil pro estadounidenses como la Organización de los Estados Americanos (OEA). La situación actual va a requerir que el gobierno de Dilma Rousseff asuma el papel de líder regional, que parece haber evitado en medio del complejo panorama político latinoamericano, aunque su liderazgo supone también el riesgo de supeditar al resto de países de la región a las lógicas subimperiales de la emergente potencia brasileña: transnacionales, necesidades energéticas e infraestructuras adecuadas a sus intereses.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

4

  • |
    alex
    |
    26/03/2013 - 1:57pm
    Me sorprende este enfoque tan sesgado en un medio tan digno como este. Parece un artículo de &quot;El País&quot;. Llama la atención poderosamente que las opiniones aparecidas en este artículo únicamente&nbsp;vienen del mundo académico universitario, que tradicionalmente en Venezuela &nbsp;ha estado ligado a las élites económicas y la&nbsp;oligarquia. Llama la atención que denomine &quot;réginen&quot; a un gobierno que ha ganado innumerables contiendas electorales con mayor respaldo popular que los anteriores&iquest;Antes había democracia y ahora no? Que me lo expliquen, &iquest;Entonces en que sistema vivimos nosotros?.Por supuesto, no estoy diciendo que no se pueda discrepar y tener opiniones contrarias hacia el modelo de Venezuela, pero hay que ser mas honestos con el lenguaje y no usarlo de manera torticera. También se echa en falta el contrapeso de otras opiniones, dícese&nbsp;sindicatos, &nbsp;movimientos sociales y &nbsp;demás clases populares. Esta misma, que tristemente fue olvidada y denostada por esa pequeña clase media que tubo la suerte de habitar las universidades, si recordar que gran parte de sus conciudadanos tenían una existencia miserable. El proyecto Bolivariano se consolidará o fracasará, pero no podemos negarle que hay luces mas intensas que sombras. Quien nada tubo y ahora algo tiene no se le puede denigrar porque no nos gustan sus formas y nos parecen poco democrático. Porque darle la espalda &nbsp;a la pobreza mas, que antidemocrático, es inhumano.<br /><br />Salud, y larga vida a DIAGONAL.&nbsp;
  • |
    Lluvia
    |
    25/03/2013 - 3:24pm
    Coincido con Ramon. Me sorprende el enfoque del artículo, empleando palabras como régimen para referirse al gobierno que mayor número de referendos ha afrontado. Y como Ramón, lo digo desde un punto de vista constructivo. Gracias Diagonal Periódico.
  • | |
    25/03/2013 - 10:52am
    &iquest;Qué quieres decir con &quot;un Gobierno que, si bien va a ganar las elecciones, no va a contar con la legitimidad y autoridad que antes ejercía el difunto presidente Hugo Chávez&quot;? &iquest;Qué quiere decir (desde tu <em>democratísimo y seguramente liberal</em> punto de vista) &quot;ganar las elecciones&quot; pero no tener la &quot;legitimidad y autoridad&quot;? Por cierto, muerto Chávez, &iquest;ahora le vais a tratar como un gran lider con &quot;legitimidad y autoridad&quot; por sus propios cojones, al margen del respaldo popular en las urnas (y no sólo en las urnas)?<br /><br />Si te pones a escribir para darle duro a la Revolución venezolana, por lo menos ten cuidado en las barbaridades que dices para que no se note tanto el sesgo y la mala baba.<br />
  • |
    Ramón
    |
    25/03/2013 - 9:01am
    Compañer@s de Diagonal, este artículo sobre las elecciones venezolanas podría haber aparecido perfectamente en cualquier diario estatal, cosa que no dice mucho de éste. El lenguaje utilizado por las fuentes, refiriéndose al gobierno democráticamente votado decenas de veces en Venezuela, como &quot;régimen&quot;, ​las referencias a la diversidad de facciones en el interior del PSUV con un análisis más cercano a &quot;Juego de Tronos&quot; que a lo que realmente es (una alianza de partidos muy diferentes pero con un proyecto de cambio revolucionario en una situación sumamente difícil y donde las tensiones están presentes) o el hecho de obviar a los movimientos de trabajadores, sociales y populares venezolanos que son protagonistas y muchas veces factor decisivo en los 14 años del proceso venezolano hacen de este artículo algo superficial y flojo en mi humilde opinión. El poco análisis sobre la corrupción política en Venezuela, que existe y supone un problema grande para las ansias de cambio en el país, también me ha dejado decepcionado.Aun así, vuestro proyecto de contrainformación me parece estupendo y quiero que tomeis esta crítica como compañera y no destructiva. Saludos.
  • Tienda El Salto