CONSECUENCIAS PRÁCTICAS / EL ESTADO ESPAÑOL PADECE YA EL NUEVO MODELO
La UE ve como ejemplo la reforma española de 2006

La Comisión Europea señala la reforma laboral
española de 2006 como prototipo del concepto
de flexiseguridad. Los contratos indefinidos
con menor protección o la legalización de “zonas
grises” de las condiciones laborales son
algunas de las consecuencias que ya se dejan
sentir. Y todo ello recae en una sociedad donde
el Estado del bienestar brilla por su ausencia.

15/11/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 12 KB
ZARAGOZA. Manifestación contra la reforma laboral acordada en 2006/José Miguel

Cambiar cada poco tiempo de trabajo,
pasar por empleos sin relación
alguna con el resto de vida laboral o
poder ser despedido sin razón aparente
eran hasta ahora situaciones
rutinarias en el Estado español. A
partir del último verano, además de
algo frecuente, estas prácticas se
han convertido en un objetivo a imitar.
El 27 de junio de 2007, en una
comunicación titulada Hacia los
principios de la flexiseguridad: más
y mejores principios a través de la
flexibilidad y la seguridad, la Comisión
Europea señalaba la última
reforma laboral firmada entre
Gobierno, sindicatos y patronal como
uno de los ejemplos de lo que
será la nueva fórmula.

En concreto, la Comisión destaca
los intentos de fomentar el trasvase
de contratos temporales a un nuevo
tipo de contrato indefinido, con una
protección menor que el tradicional.
No habla, en cambio, de los
efectos perniciosos de la reforma. Y
es que, según escribe José Luis Carretero,
autor de Contratos temporales
y precariedad, “esta reforma,
además de reducir sólo mínimamente
la temporalidad, lo hizo estableciendo
todo un ‘segundo sector’
intermedio entre el contrato indefinido
y la precariedad absoluta”.

Legalizar zonas grises

Otra de las muestras de los avances
españoles respecto a las tendencias
europeas se concreta en la regulación
que da carta blanca a dudosas
situaciones laborales. El último Estatuto
del Trabajador autónomo, al
legalizar la contradictoria figura del
‘trabajador autónomo económicamente
dependiente’, supone un importante
paso en esta dirección.

Queda por saber cómo afectarán
a los trabajadores las nuevas
tendencias sobre despido. Pero de
aplicarse las recomendaciones de
la UE en su llamado Libro Verde:
modernizar el derecho laboral para
afrontar los retos del siglo XXI,
cabe preguntarse si los mecanismos
de protección social supondrán
un colchón confortable.
Como ha escrito el profesor Vicenç
Navarro en El subdesarrollo social
de España, el Estado del bienestar
español se encuentra a la cola de
Europa. Las prestaciones de supervivencia
que incluyen las pensiones
de viudedad y de orfandad,
por ejemplo, son las más bajas de
la UE-15. Otro dato: según indicadores
de 2002, el gasto público en
protección social era un 19,7% del
PIB, muy por debajo del 26,9% de
la media europea.

Ante este panorama, los impactos
se extienden al plano psicológico.
Según explica Desiderio Martín,
del sindicato CGT: “Si facilitas el
despido, que puedas echar a la
gente cuando quieras (despido no
causal), estás creando miedo en la
gente, estás creando pánico, una inseguridad
muy fuerte”. Para
Martín, esta constante inseguridad
se encuadra en los planes de la estrategia
de Lisboa. “Se dijo que
Europa debe ser la economía más
competitiva del mundo para 2010.
Y la competitividad lo que requiere
es de un tipo de economía de mercado
y de una mano de obra barata,
flexible, fundamentalmente con pocos
costes y muy productiva”. Para
conseguirlo, apunta, hace falta un
trabajador disciplinado “que no se
va a enfrentar en un conflicto de las
características que sean porque sabe
que su trabajo pende de un hilo”.
Y todo ello, con la firma y visto bueno
de las grandes centrales sindicales
europeas, esperanzadas con la
receta mágica de la flexiseguridad.


PUNTOS OSCUROS DE LA TENDENCIA EUROPEA

EL DERECHO A HUELGA SE COMPLICA

La ansiedad que genera poder ser despedido en cualquier momento
dificulta las movilizaciones. “Por mucho que digas que hay que
organizarse y luchar, cuando alguien tiene una hipoteca o hijos, o
es inmigrante y se encuentra en esta situación, va a ser mucho
más difícil”, explica Desiderio Martín, de CGT.

LAS ETT GANAN PROTAGONISMO

Cobrarán más peso en un mercado donde se multiplica la rotación. En
su informe sobre los principios de flexiseguridad, la Comisión Europea
sugiere “la cooperación con socios del mercado como las empresas
de trabajo temporal”. Y la patronal de las ETT habla de “ir incorporando
paulatinamente en España el nuevo concepto de flexiseguridad”.

BENEFICIO PRIVADO Y GASTO PÚBLICO

Al margen de las formas en que se traduzca el apartado de ‘seguridad’
de las nuevas condiciones, la flexiseguridad acentúa una constante
del modelo neoliberal. Al facilitar el despido, la empresa ahorra
costes. La protección social, mientras, es pública. Es decir, se financian
con el dinero de los contribuyentes.

Tags relacionados: La comisión europea Zaragoza
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto