MELILLA | Varias personas siguen hospitalizadas
La policía marroquí, señalada por los migrantes

Entre 60 y 80 migrantes intentaron entrar en territorio español en Melilla para eludir el hostigamiento por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

28/10/12 · 13:16

Al menos una decena de personas permanece en el hospital de Nador con heridas en el cráneo, tórax, brazos y piernas, fracturas de manos y dientes, así como contusiones y cortes en cabeza, cara y pies tras el enfrentamiento con la policía marroquí durante la entrada en Melilla de unos 80 inmigrantes, según colectivos y asociaciones locales, 300 según fuentes oficiales del Ejecutivo español. Son las consecuencias de lo que el Gobierno español calificó como una “invasión en toda regla”.

El 15 de octubre, poco más de medio centenar de subsaharianos, entre 60 y 80 como han apuntado varios grupos melillenses de atención a inmigrantes, saltaron a plena luz del día la valla fronteriza que separa la localidad de Melilla del Reino de Marruecos.
 
Al contrario de las informaciones vertidas hasta ahora, que aseguraban que los inmigrantes habían saltado la valla “armados con palos y piedras”, desde Prodein señalan la imposibilidad que supone “saltar una valla de ocho metros de altura portando al mismo tiempo piedras y palos”. Y no descartan que este tipo de informaciones, que resaltan la agresividad y violencia con la que entran los inmigrantes al territorio español, sean publicadas o sostenidas desde fuentes oficiales con el fin de justificar posibles ataques de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado hacia los inmigrantes.
 
Aunque, sin lugar a dudas, “los ataques más preocupantes que sufren vienen por parte de la policía de Marruecos”, explica el portavoz de Prodein. Mientras que el Gobierno califica la acción ocurrida el pasado día 15 de “avalancha coordinada y al unísono”, varias asociaciones locales explican que los reiterados intentos de traspaso fronterizo acaecidos esta semana se deben a la presión y acoso que las fuerzas y cuerpos de seguridad marroquíes ejercen contra los migrantes.
 
Estos últimos, subsaharianos en su gran mayoría que escapan de las condiciones de vida que sufren en sus países de origen, se hacinan en grupos en las inmediaciones de la frontera con Melilla, que ahora se encuentra bajo vigilancia del ejército a raíz de los incidentes del 15 de octubre.
 
Desde el último salto a la valla, en la localidad melillense preocupa de manera especial la situación que se vive en el Centro Temporal de Internamiento (CETI), con una capacidad para 450 personas, y que muchos afirman que, actualmente cuenta con 900 personas internadas, cien más que los 800 que publicaron diversos medios de comunicación, por lo que el CETI melillense está literalmente desbordado.
 
Sin garantías jurídicas
 
Esta situación está provocando que las deportaciones de los inmigrantes hayan alcanzado una cifra aproximada de 50 personas por semana, siendo en muchos casos la deportación un mero trámite de expulsión de personas en el que el nombre de los expulsados, o incluso su nacionalidad, lejos de ser requisitos revisables y esenciales para este trámite migratorio, son ignorados por las autoridades con el fin de agilizar el trámite.
 
Las deportaciones de los inmigrantes han alcanzado una cifra aproximada de 50 personas por semana Desde las Primaveras Árabes de 2011, y tras la caída de Gadafi, socio fundamental de Europa en el control de fronteras, el número de subsaharianos que huyen de represiones políticas y militares ha aumentado de modo notable, siendo más preocupante la huida de menores, quienes en muchos casos emprenden la escapada en solitario.
 
Éste vuelve a ser un fenómeno que aparece en Melilla inquietando también a las asociaciones pro-derechos humanos locales. El panorama, lejos de ser alentador, se encamina “a ser más angustioso en el futuro con la llegada del invierno”, afirma José Palazón.
Tags relacionados: Número 184
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

MELILLA. Migrantes conducidos al CETI.
separador

Tienda El Salto