ANÁLISIS // LA ORGANIZACIÓN MILITAR DESPUÉS DEL 11 DE SEPTIEMBRE
La OTAN y el nuevo orden mundial

Cuando la OTAN se acerca a su 59 aniversario, su presencia militar en países en conflicto se ha multiplicado en sintonía con los intereses de EE UU.

03/04/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 7.3 KB
 
RECHAZO SOCIAL. Manifestación contra las bases de la OTAN en Zaragoza / Jose Alfonso

La OTAN ha desarrollado su
propia fuerza de intervención,
una fuerza de respuesta
para intervención
rápida formada por 20.000 soldados.
Ser miembro de la OTAN implica
la participación en intervenciones
militares en todo el mundo,
directamente con fuerzas nacionales
o indirectamente a través de bases
militares o como apoyo logístico
para tropas extranjeras. Así, el Estado
español en este año, participará
con 3.000 soldados en despliegues
militares en Bosnia, Kosovo, Afganistán
y el Líbano, aportará efectivos
a la misión de la UE en el Chad
y mantendrá varias unidades a disposición
de los Grupos de Combate
(Combat Groups) de la UE y de la
Fuerza de Respuesta de la OTAN
(NRF).

Estas fuerzas se encuentran en
estado de alerta y preparadas para
actuar allí donde el Consejo del
Atlántico Norte lo acuerde. Durante
el primer semestre España continuará
al frente del Mando de Operaciones
Especiales, cuya base es el
Mando de Operaciones Especiales
del Ejército de Tierra, con sede en
Rabasa (Alicante). También participa,
entre otros, en los componentes
navales y aéreos de la NRF, aportando
dos aviones de transporte C-
295, dos helicópteros Superpuma,
un escuadrón cazabombarderos F-
18 y un avión de reabastecimiento
en vuelo. Asimismo ha sido integrada
la Fuerza Anfibia Hispano-Italiana
(SIAF), a la que España aporta
efectivos de la fuerza de desembarco
de Infantería de Marina, personal
de Estado Mayor y elementos
de apoyo logístico. Además de la estructura
de fuerzas, España también
contribuye a la estructura de
mandos de la OTAN con gran numero
de militares en sus cuarteles
generales. Uno de los mandos de
esta estructura es el Mando de
Componente Terrestre de Retamares
en Madrid (CC-Land Madrid)
que asumirá el mando de la
Fuerza Internacional de la OTAN
en Afganistán (ISAF).

La cumbre de Bucarest

La cumbre de la OTAN a primeros
de abril en Bucarest es decisiva.
La OTAN está hablando de su
futuro y está atravesando una
transformación política y una
transformación de su estructura
militar en fuerzas de intervención.
A Estados Unidos le gustaría
ver a la OTAN evolucionar hacia
una alianza militar global de
Estados con la misma opinión.
Una especie de ‘ONU de la complacencia’,
que traerá como resultado
la marginación de las reales
Naciones Unidas. En otras palabras,
una alternativa a las Naciones
Unidas sin competidores
difíciles como Rusia y China ni reventadores
como Irán, y una alternativa
que pueda legitimar la
intervención militar por sí misma
sin recurrir al Consejo de Seguridad
de las Naciones Unidas.
Esto significaría un paso más en
la polarización y militarización de
las relaciones internacionales.

Como un primer paso en esta evolución,
EE UU apuesta por una relación
más cercana entre la OTAN
y Estados del Pacífico como
Australia, Japón, Nueva Zelanda
y Corea del Sur que en la práctica
se está desarrollando por medio
de su participación en la guerra
de Afganistán y a través de varios
acuerdos técnicos entre la OTAN
y estos Estados.

Es un nuevo paso en la estrategia
de globalización militar, donde
los países que no estén en el
“bando correcto” serían señalados
como un problema de seguridad
para la alianza militar global,
que respondería militarmente. Es
probable que en Bucarest se reabra
esta concepción estratégica y
que salga un nuevo concepto para
la Cumbre del 60 aniversario de la
OTAN en abril de 2009.

La implicación europea
_ A través de la OTAN,
Europa está implicada
en guerras en Iraq y
Afganistán. Al tiempo,
los Estados europeos
entrenan a fuerzas
militares para la Fuerza
de Respuesta de la
OTAN (NRF) y hay desplegadas
en Europa
armas nucleares de la
OTAN. Debido a la
OTAN, EE UU todavía
mantiene bases en
Europa usadas para
intervenciones militares
en todo el mundo.
Durante la guerra de
Iraq, soldados de
EEUU se desplegaron
desde bases en Europa
hacia el Golfo Pérsico.
En Afganistán, la
OTAN ha tomado el
liderazgo en la ocupación
militar y muchos
Estados europeos han
enviado tropas.
El 75% del equipamiento
militar usado
en estas guerras pasa
a través de Europa.
Además el Ejército
norteamericano trasladó
a presos de guerra
a Guantánamo a través
de bases europeas.
La guerra en Iraq
no habría sido posible
sin el consentimiento
europeo a estas operaciones
militares.

Tags relacionados: OTAN
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto