LIBIA // LA OTAN RECONOCE QUE UTILIZA LAS REDES SOCIALES PARA FIJAR SUS OBJETIVOS EN UNA GUERRA QUE YA DURA CU
La OTAN recurre a Twitter contra Gadafi

Alemania, que se abstuvo al votar la intervención de
la OTAN en Libia, reconoce al Gobierno rebelde,
mientras la ofensiva atlántica avanza hacia Trípoli.

- Occidente y su estrategia en Libia

30/06/11 · 8:00
Edición impresa
JPG - 73.4 KB
Foto: Manu Brabo

Sobre las 15h del viernes 17 de junio,
hora española, un mensaje en Twitter
reza que “los luchadores de la libertad
están rodeando a las fuerzas
gadafistas que quedan en Ghazaya.

¡Alá es grande!”. Khashm ‘Ayn al
Ghazaya, a 330 km al sureste de
Trípoli estaría, según esta información,
tomada por las fuerzas rebeldes
que reciben el apoyo de la OTAN.
Sigue el goteo de información: a las
pocas horas, la cuenta de Twitter
@dovenews
informa de una ofensiva
Gadafista en Wazin, frontera con
Túnez; el mismo emisor informa, 24
horas más tarde, de un ataque en
Nalut, ciudad cercana a Ghazaya.

Internet se ha convertido en una
extensión de los campos de batalla
que rodean Misrata y Zintan, o las
montañas de Nafusa. Segundo a segundo,
un fuego cruzado de mensajes
inunda la red de datos sobre
lo que acontece en Libia. Así, el curso
de las batallas se puede seguir a
través de usuarios como @bint-
_taurhona, @LibyaNewMedia o
@NTC_of_Libya, cuenta del Consejo
Nacional de Transición organizado
por los rebeldes del país.
La misma OTAN ha reconocido
que usa Twitter como herramienta
para fijar objetivos sobre el terreno.
Pero si en la guerra la primera
víctima es la verdad y los rumores
son armas arrojadizas, ocurre lo
mismo en internet.

“Un convoy de las fuerzas gadafistas
circula en estos momentos por la
carretera costera de Zletin a Dafniya”,
anuncia otro mensaje en Twitter.
Según publica The Guardian, un oficial
de la OTAN afirmaba que usar
estas “fuentes abiertas”, los tweets,
es parte de su “marco inteligente” del
terreno. “Tomamos todo tipo de informaciones,
pero no podemos actuar
basándonos en una única fuente”,
matizaba. Así, informadores de
la OTAN monitorizan, interpretan y
contrastan los datos recolectados a
través de Twitter
, que a veces marcan
incluso coordenadas concretas
sobre el terreno, y cuentan con éstos
a la hora de atacar las posiciones
de los soldados fieles a Gadafi.
Además, al comienzo de cada jornada,
la cuenta de la agencia de
prensa de la OTAN publica un informe
en el que especifica todos los
objetivos alcanzados durante las últimas
24 horas.

NTC por Gadafi

Alemania, país que se había abstenido
de votar a favor de las maniobras
militares de la OTAN, dio un paso
adelante en la toma de posiciones internacional.
El 13 de junio, el ministro
de Exteriores germano, Guido
Westerwelle, reconoció desde Bengasi
al gobierno del Consejo Nacional
de Transición libio
. El jefe de la
diplomacia alemana recibió ataques
furibundos desde la oposición en el
Parlamento germano y no menos duros
desde medios internacionales.
Con esta decisión, Westerwelle se
posicionó a favor de la ofensiva diplomática
que ese mismo día proponía
desde Addis Abeba (Etiopía) la
secretaria de Estado de EE UU,
Hillary Clinton, y de paso arrimaba
de nuevo el hombro respecto a este
asunto con los gobiernos de Francia,
Italia, Portugal y Reino Unido, países
que han reconocido la autoridad del
NTC como Gobierno legítimo de
Libia. La jugada de Alemania aparece
enmarcada en el reconocimiento
“como interlocutor válido” del ejército
rebelde aprobado en el Consejo
Europeo el 13 de marzo.

Frentes inestables

Las fuerzas de la OTAN tratan de
estrechar el cerco sobre Trípoli y
permitir así el avance de los rebeldes.
El fotoperiodista Eduardo de
Francisco relata sobre el terreno a
través de su blog primaveraenmisrata.
blogspot.com
, la ofensiva desde
el frente este a 16 de junio: “En el
centro de prensa de Misrata hay una
reunión de coroneles de todos los
frentes, la gran noticia es que la
OTAN les ha dicho a los rebeldes
que se retiren aún más, como dos
kilómetros por detrás de sus propias
líneas, porque mañana es el
día, el gran día: van a pasar por todo
el frente machacando todo lo
que se mueva desde el aire”. Sin
embargo, al día siguiente no se produce
el esperado ataque. Y todo ha
quedado en un retroceso de posiciones
cuya disputa había costado
la vida de seis personas; diez más
se cobraron las fuerzas gadafistas
dos días más tarde en la misma
ciudad.

En el frente noroeste del país las
escaramuzas tampoco apuntan a un
avance rápido de las milicias rebeldes
hacia la capital. Numerosas fuentes
hablan de enfrentamientos en las
ciudades de la región montañosa de
Nafusa, a pocos centenares de kilómetros
al suroeste de Trípoli, en las
ciudades de Nalut, Kikla y Algawaleaish.
Una fuente llega a afirmar que
los refugiados huidos de la zona han
vuelto a algunos de estos emplazamientos
ante las garantías percibidas
por el avance de los rebeldes
.
Según otras fuentes, las medidas de
seguridad han aumentado en la principal
ciudad libia durante los últimos
días, lo que las mismas interpretan
como una preparación para una intensificación
de los bombardeos de
la OTAN sobre la ciudad sede del gobierno
de Gadafi.

A pesar de todo, como refleja el redactor
jefe del medio digital The
Globalist, Stephan Richter, el curso
de la guerra está levantando suspicacias
entre los medios estadounidenses
,
quienes comienzan a acusar a la
OTAN de actuar con “demasiada lentitud”.
Richter justifica este pesado
avance recordando que el “estilo
estadounidense, el de Afganistán o
Iraq, con ofensivas intensas y un intento
de guerra fugaz, tampoco ha
resultado exitoso para los intereses
de EE UU, que aún debe mantener
su presencia en ambos países”. En el
origen de este recelo por parte de los
medios estadounidenses, intuye
Richter, hay una identificación del
binomio OTAN-Europa que se muestra
presumiblemente antagónico a
los intereses estadounidenses.

Exteriores reconoce al NTC
_ La ministra de Exteriores,
Trinidad Jiménez,
anunció el 8 de junio
el reconocimiento del
Consejo Nacional de
Transición (NTC) como
«único representante
legítimo del pueblo
libio». Lo hizo durante
una visita a Bengasi,
ciudad sede del
Gobierno rebelde, tras
una entrevista con
miembros del órgano y
junto al presidente del
mismo, Mustafá Abdeljalil
(junto a Jiménez,
en la foto). Esta decisión
se refrendaba con
el envío del diplomático
José Riera a Bengasi
en calidad de representante
de España en
suelo libio y la retirada
de todo el personal de
la embajada de Trípoli.
Una semana más
tarde, Exteriores informaba
al embajador de
Libia en Madrid, Ajeli
Abdussalam Ali Breni,
y a tres funcionarios
de la sede, que tenían
10 días de plazo para
abandonar el territorio
nacional.

Tags relacionados: Número 153 Twitter
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Manu Brabo
Foto: Manu Brabo
separador

Tienda El Salto