SIRIA // LA TENSIÓN CON TURQUÍA CALIENTA EL AMBIENTE
La oposición siria se reúne para detener la guerra

El derribo de un avión de Turquía pone de nuevo en el
punto demira de la OTAN a Siria. Mientras, los rebeldes
del Consejo Nacional Sirio llaman a seguir con la “guerra”.

05/07/12 · 15:10
EMBAJADA DE SIRIA. Protestas en Madrid contra el Gobierno de Al Assad. / David Fernández
JPG - 634.4 KB
 
EMBAJADA DE SIRIA. Protestas en Madrid contra el Gobierno de Al Assad. / Foto: David Fernández.

Se recrudece el conflicto en Siria. Las matanzas pasan a ser algo cotidiano en un panorama que muchos observadores ya califican como de “guerra civil”. La actividad armada del Ejército Libre gana consistencia y crece a nivel organizativo y logístico. También aumenta la respuesta del Ejército del régimen. Entre tanto, lo de siempre; los casi cienmuertos diarios que certifican fuentes como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, y las personas que aguardan su turno para pasar a ser eso, un número.

Deir Azzour, Idleb, Daraa, suburbios de Damasco como Douma o Zamalka y, como siempre, Homs, han sido plazas de nuevas matanzas en un mes, junio, que ha sido de los más sangrientos de entre los 16 que lleva Siria ardiendo.

Derribo de un avión turco

Las relaciones entre el régimen sirio y el otrora aliado turco empeoran desde que al-Assad rechazó las intenciones de mediación del primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan al inicio de la revuelta, en marzo de 2011. El mes pasado se ha vivido el momento más grave en ese enfrentamiento cuando, a mediodía del 22 de junio, las defensas antiaéreas sirias derribaron un avión militar RF-4 turco.

Las autoridades sirias declararon que se limitaron a ejercer el derecho a defender su soberanía nacional al interceptar un avión desconocido en su espacio aéreo, y que este ejercicio no era un acto de hostilidad hacia su vecino del norte. Según portavoces del Gobierno sirio, se ha ofrecido ayuda a Turquía para la búsqueda del piloto y el copiloto de la nave, que todavía no habían sido localizados al cierre de esta edición.

Por su parte, el Gobierno de Erdogan desmintió rotundamente la declaración del régimen sirio sobre la localización del avión cuando fue alcanzado. Ha admitido que el avión había entrado en algún momento en el espacio aéreo sirio, pero sin ejercer ningún acto de hostilidad, y ha declarado que cuando fue alcanzado no estaba sobre aguas territoriales sirias sino sobre aguas internacionales.

Aparte del desmentido, el Gobierno turco convocó un gabinete de crisis que decidió movilizar algunas tropas hacia la frontera siria, así como desplegar sistemas de defensa antiaéreas en la limítrofe provincia de Hatay (Iskendrun para los sirios). Se solicitó también una reunión urgente con la OTAN ya que Turquía es miembro de la alianza, y de esta reunión sólo ha trascendido la condena unánime y una declaración de apoyo al lado turco. Por su lado, Rusia, protectora del régimen de Bashar Al-Assad, ha tratado de quitar importancia al incidente del derribo del avión, y ha declarado que este hecho no ha de verse como un acto premeditado de hostilidad o de provocación hacia nadie.

La reunión ministerial del Grupo de Contacto sobre Siria, celebrada en Ginebra el último día de junio, no ha dado el giro a la situación que algunos actores internacionales esperaban. La cita fue una repetición de la pugna geopolítica internacional sobre Siria. Las conclusiones anunciadas vía comunicado conjunto no han sobrepasado el veto ruso a la salida del presidente Al- Assad del poder como condición previa a cualquier negociación, tal y como exigen los diferentes grupos de la oposición, y se ha limitado a instar a los sirios a que dialoguen para conseguir un Gobierno de unidad nacional que ponga fin a la lucha armada y que organice, con el apoyo de la comunidad internacional, una fase de transición marcada por el consenso y el diálogo entre las partes.

Mientras, la agencia oficial de noticias se ha limitado a dar a conocer la declaración oficial de Rusia sobre el tema. Por su lado, el presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS), Abdelbaset Sida, ha declarado que para cualquier planteamiento sobre un Gobierno de unidad nacional ha de suceder la salida del poder de Al-Assad y de todos los altos mandos responsables de crímenes contra los sirios.

Postura ‘patética’

Pero la respuesta más contundente ha llegado de parte de Burhan Ghalioun, expresidente del Consejo Nacional Sirio y miembro de su Comité ejecutivo, en forma de comunicado, publicado en su página personal. Ghalioun ha calificado la postura de todos los agentes internacionales como “patética” y ha acusado a las potencias occidentales de haber abandonado a los sirios a cambio de entendimientos con los rusos. También ha llamado a los sirios a no esperar nada de la comunidad internacional y a seguir en su “guerra popular de liberación contra la tiranía”.

El tema del apoyo al Ejército Libre, así como las estrategias de lucha armada en Siria y el posicionamiento para evitar la confrontación confesional son asuntos de discrepancia entre las diferentes corrientes opositoras al régimen, y para intentar llegar a acuerdos sobre estas materias se va a celebrar una conferencia con diferentes grupos opositores en El Cairo con el patrocinio de la Liga Árabe la primera semana de julio. La duda de si negociar o no en caso de abrirse vías de entendimiento con el régimen de Al-Assad, con mediación internacional, sin duda levantará mucho los ánimos, y provocará más de un roce.

Tags relacionados: Bashar Al-Assad Militarismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

7

  • |
    Cordura
    |
    08/12/2012 - 1:58am
    A estas alturas resulta pasmoso afirmar lo que hace ese artículo, cuando ya hay sobradas evidencias de lo que es el ELS (una banda de mercenarios que lleva meses pidiendo la intervención de la ONU-OTAN) y cuando consta que el avión turco fue derribado en territorio sirio, pues lo reconoció finalmente hasta Erdogan después de que lo demostrasen los rusos. Pero se ve que hasta los medios pretendidamente críticos, como este, se tragan la propaganda dominante...
  • |
    Krapocho
    |
    07/07/2012 - 11:01pm
    También faltaría hablar sobre CASX, la iniciativa de la Cooperativa Integral Catalana, que apuesta por banca cooperativa sin intereses, aunque de momento se apoya en proyectos ya consolidados como FIARE o Coop57. http://www.casx.cat/es
  • |
    anónima
    |
    06/07/2012 - 12:01pm
    <p class="spip">Gran respuesta. En realidad, lo de Libia y Siria es bastante peor que lo de Irak. Sadam Hussein sí era un genocida (aunque infinitamente menos que los que lo derrocaron), mientras Libia era el país con mejor nivel de vida de toda la historia de Africa. Por su parte, Siria no es ningún ideal, pero sí un régimen mejor que cualquiera de la región: Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Arabes, etc., tiranías feudales incomparablemente peores que un régimen laico pseudo-socialista.</p> <p class="spip">Lo que explica todo es muy simple. En la guerra de Irak había sectores con poder que estaban en contra, como los gaullistas que en ese momento gobernaban Francia. Por tanto, esa versión llegó a los medios de masas. Actualmente la tiranía global está más consolidada, siguiendo con el ejemplo francés han pasado a colocar nada menos que a un ex-espía del Mossad (Sarkozy) o a la versión bambi de este (Hollande). Por tanto, ahora la propaganda es monolítica, aunque las mentiras sean incluso mayores que en el caso iraquí. Y la mayoría de la gente todavía no quiere asumir un hecho evidente: no hay NADA que sea verdad en la propaganda oficial, no hay NADA que sea verdad en los mass media. Así de simple.</p>
  • |
    anónima
    |
    06/07/2012 - 9:07am
    <p class="spip">La guerra, y el hambre, es lo peor que le puede pasar a la población de un país.</p> <p class="spip">Nosotros no sufrimos lo primero y sólo estamos empezando a sufrir lo segundo. Sabemos que vamos hacia el abismo, con los recortes en derechos laborales, recortes en derechos sociales y recortes en libertades si no luchamos y ganamos a la élite del 1% de la comunidad internacional.</p> <p class="spip">Esa misma élite es la que decidió invadir Afganistán en 2001. Nos dijeron que era para capturar a Osama bin Laden y acabar con Al Qaeda. Que era para liberar al pueblo afgano de la tiranía de los talibanes. Que era por razones humanitarias y de democracia. La opinión pública no se lo creyó. No sabíamos porque era, pero sabíamos que nos estaban mintiendo. Ahora sabemos que era para controlar el negocio del opio y controlar los gasoductos. También sabemos que esas élites hacen un gran negocio de la guerra. Tienen las empresas que fabrican el armamento, tienen las empresas que proporcionan la logística de la guerra y tienen las empresas que reconstruyen el país una vez que lo han destrozado.</p> <p class="spip">En 2003 esa élite decidió invadir Irak. Nos dijeron que era porque Irak era un peligro para la humanidad, que tenía armas de destrucción masiva. También lo hacían por razones humanitarias: querían liberar al pueblo iraquí del tirano de Sadam Husein. Sabíamos que nos estaban mintiendo, y sabíamos que lo que querían era el petróleo, vender sus armas, destrozar el país y reconstruirlo. La opinión pública se puso en contra, y aun así tuvieron su guerra e hicieron sus negocios multimillonarios.</p> <p class="spip">En 2011 esa élite decidió invadir Libia. También nos dijeron que era por razones humanitarias. Querían liberar al pueblo libio de la tiranía de Muamar el Gadafi. Esta vez la opinón pública decidió creerles y ya no se puso en contra. Ya no se pregunto si no sería que querían otra vez hacer sus negocios bélicos además de quedarse con el petróleo.</p> <p class="spip">En 2012 esa élite quiere invadir Siria. De hecho una de sus agencias de inteligencia, CIA, sus mercenarios y su armamento ya la han invadido. También nos dicen que es por razones humanitarias. Quieren liberar al pueblo sirio de la tiranía de Bashar al-Assad. La opinión pública les ha creído otra vez y esta vez no sólo no está en contra sinó que se está poniendo a favor. Ya no se está preguntando si además de continuar con sus negocios de guerra lo que querrán es el gas de Siria, más tierras para Israel, un país desde donde invadir con más facilidad a Irán, un país por donde pasar el petróleo y el gas.</p> <p class="spip">En definitiva, cuando nos hemos dado cuenta que ese 1% de la comunidad internacional es nuestro enemigo, hemos decidido pensar que ese mismo 1% es el amigo del pueblo sirio. Y además hemos pasado de ser una población que estaba en contra de las guerras a una población que está a favor. Hemos dejado de ser un pueblo pacifista y nos hemos convertido en un pueblo belicista.</p> <p class="spip">Ese 1% no sólo nos está recortando derechos laborales, sociales y libertades, nos está recortando nuestra capacidad de discernir, de ser críticos, nos está recortando nuestra esencia. Creo que es otro frente en el que vamos a tener que luchar.</p> <p class="spip">Mia Legido</p>
  • |
    anónima
    |
    05/07/2012 - 11:29pm
    La misma estrategia que en Libia. El mismo alo de seudoindependencia de las fuerzas opositoras de los países occidentales. Las guerras coloniales están mal vistas y hace falta disfrazarlas. Siempre se hizo así. Se buscan sectores disidentes a un régimen y se les nutre de armas y asesoramiento militar. Se utilizan las divergencias internas para luego ser el mediador en los conflictos en juego y vigilar sus propios intereses de cerca. En el último párrafo está la consigna: es una oposición independiente que no va querer negociar con un régimen opresor . El mismo cuento de Libia. Se ve que al público occidental nos gusta que nos cuenten siempre el mismo cuento antes de irnos a dormir. Salud y ánimos gente de Diagonal
  • |
    Trapezoide
    |
    07/06/2012 - 9:01pm
    La guerra, y el hambre, es lo peor que le puede pasar a la población de un país. Nosotros no sufrimos lo primero y sólo estamos empezando a sufrir lo segundo. Sabemos que vamos hacia el abismo, con los recortes en derechos laborales, recortes en derechos sociales y recortes en libertades si no luchamos y ganamos a la élite del 1% de la comunidad internacional. Esa misma élite es la que decidió invadir Afganistán en 2001. Nos dijeron que era para capturar a Osama bin Laden y acabar con Al Qaeda. Que era para liberar al pueblo afgano de la tiranía de los talibanes. Que era por razones humanitarias y de democracia. La opinión póblica no se lo creyó. No sabíamos porque era, pero sabíamos que nos estaban mintiendo. Ahora sabemos que era para controlar el negocio del opio y controlar los gasoductos. También sabemos que esas élites hacen un gran negocio de la guerra. Tienen las empresas que fabrican el armamento, tienen las empresas que proporcionan la logóstica de la guerra y tienen las empresas que reconstruyen el país una vez que lo han destrozado. En 2003 esa élite decidió invadir Irak. Nos dijeron que era porque Irak era un peligro para la humanidad, que tenía armas de destrucción masiva. También lo hacían por razones humanitarias: querían liberar al pueblo iraquí del tirano de Sadam Husein. Sabíamos que nos estaban mintiendo, y sabíamos que lo que querían era el petróleo, vender sus armas, destrozar el país y reconstruirlo. La opinión póblica se puso en contra, y aun así tuvieron su guerra e hicieron sus negocios multimillonarios. En 2011 esa élite decidió invadir Libia. También nos dijeron que era por razones humanitarias. Querían liberar al pueblo libio de la tiranía de Muamar el Gadafi. Esta vez la opinón póblica decidió creerles y ya no se puso en contra. Ya no se pregunto si no sería que querían otra vez hacer sus negocios bélicos además de quedarse con el petróleo. En 2012 esa élite quiere invadir Siria. De hecho una de sus agencias de inteligencia, CIA, sus mercenarios y su armamento ya la han invadido. También nos dicen que es por razones humanitarias. Quieren liberar al pueblo sirio de la tiranía de Bashar al-Assad. La opinión póblica les ha creódo otra vez y esta vez no sólo no está en contra sinó que se está poniendo a favor. Ya no se está preguntando si además de continuar con sus negocios de guerra lo que querrán es el gas de Siria, más tierras para Israel, un país desde donde invadir con más facilidad a Irán, un país por donde pasar el petróleo y el gas. En definitiva, cuando nos hemos dado cuenta que ese 1% de la comunidad internacional es nuestro enemigo, hemos decidido pensar que ese mismo 1% es el amigo del pueblo sirio. Y además hemos pasado de ser una población que estaba en contra de las guerras a una población que está a favor. Hemos dejado de ser un pueblo pacifista y nos hemos convertido en un pueblo belicista. Ese 1% no sólo nos está recortando derechos laborales, sociales y libertades, nos está recortando nuestra capacidad de discernir, de ser críticos, nos está recortando nuestra esencia. Creo que es otro frente en el que vamos a tener que luchar. Mia Legido
  • |
    Mia Legido
    |
    07/06/2012 - 6:07pm
  • Tienda El Salto