La oposición egipcia pide reformas urgentes
JPG - 4.7 KB
 
PROTESTAS. Durante el año 2007 se
dieron decenas de luchas sociales.

Entre fuertes medidas de seguridad
y camiones llenos de policía apostados
en las esquinas, varios miles de
personas han confluido entre el 29

17/04/08 · 0:00
JPG - 4.7 KB
 
PROTESTAS. Durante el año 2007 se
dieron decenas de luchas sociales.

Entre fuertes medidas de seguridad
y camiones llenos de policía apostados
en las esquinas, varios miles de
personas han confluido entre el 29
de marzo y el 1 de abril en la Sede
 de la Asociación de periodistas de
Egipto para reclamar reformas democráticas
y coordinar la lucha antiimperialista.
 La VI Conferencia de
 El Cairo, un foro que en sus cinco
ediciones anteriores había aglutinado
 a la oposición egipcia al régimen
de Mubarak, al calor de las movilizaciones
 mundiales contra la guerra
 y la resistencia contra la ocupación
 de Palestina, se ha convertido con el
 paso del tiempo en un espacio de coordinación
entre la oposición de izquierdas
(nasseristas y socialistas
revolucionarios) y los Hermanos
 Musulmanes así como sindicatos de
 trabajadores.

Una amplia delegación internacional
 del movimiento contra la
guerra se ha sumado al esfuerzo de
los movimientos reformistas egipcios
por plantar cara a su régimen
tras un año, 2007, que ha sido testigo
de la eclosión de las luchas sociales
y sindicales.

Todos ellos tienen cabida en una
 conferencia enmarcada “dentro de
 un conflicto que es regional, donde
el actor árabe más importante es
Egipto. Esta conferencia es probablemente
el factor aglutinador más
importante de la oposición egipcia”,
 afirma Geoff Brown, del Consejo de
 Sindicatos de Manchester, que ha
participado en varias de sus ediciones
 y recuerda que “los delegados
internacionales juegan un papel de
 protección y escudo ante la amenaza
 de clausura de la Conferencia y
 detención de los activistas que se reconoce
 como amenaza constante”.

Se han puesto de manifiesto las
discrepancias entre los participantes
europeos. Mientras David Karvala,
 de Aturem la Guerra, asegura
 que el movimiento continúa firme
en su trabajo de solidaridad, una nutrida
 representación de activistas escoceses
y austriacos afirma que es
 hora de darlo por muerto: “No logramos
 parar la guerra y cada vez
 vemos a menos personas en las cansinas
 procesiones de protesta. Las
marchas por la paz y para traer a
 nuestros soldados de vuelta a casa
 vivos son lo que nuestros gobiernos
quieren. Es hora de dar un paso más
 y comenzar a apoyar la resistencia
 de quienes mueren bajo las invasiones
 de nuestros soldados. Tenemos
 que ser impredecibles y asustar a
 nuestros gobiernos. Lo que sucedió
 durante la guerra de Vietnam es el
 modelo a seguir”, arenga Mick Napier,
de la Campaña Escocesa de
 Solidaridad con Palestina.

Tags relacionados: Manifestaciones Militarismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto