La OIT aprueba un pacto mundial para el empleo

ISABEL PORRAS NOVALBOS. J.B. ZUBIRI (GINEBRA)

09/07/09 · 0:00
Edición impresa

Haría falta crear 300 millones de
empleos en el mundo para alcanzar
el nivel anterior a la crisis. En
la 98ª Conferencia de la Organización
Internacional del Trabajo
(OIT), celebrada en Ginebra en el
mes de junio, este organismo calculó
que el desempleo mundial
podría incrementarse en 59
millones de personas a finales de
2009 y que el número de personas
que ganan menos de dos
dólares al día podría ascender a
1.400 millones. El Pacto Mundial
para el Empleo que han aprobado
los mandatarios de la OIT
(más de 4.000 delegados de
gobiernos, empleadores y sindicatos)
dice en su primera página
que “la movilización para afrontar
esta situación debe formar parte
de toda respuesta integral”. La
OIT constata que sólo el 20% de
la población mundial tiene una
adecuada cobertura social.

Otro aspecto que se apreció en
la reunión de Suiza es que los
gobernantes han modificado sustancialmente
sus discursos. Florecen
las llamadas a la regulación
y al multilateralismo. Más
producción y más “empleo
decente” fue el común acuerdo
durante la Conferencia. Lula da
Silva, presidente de Brasil, afirmó
que en este momento “tan delicado
como precioso”, el mundo
necesita de alternativas a base
de aprendizaje, reflexión y propuestas
para construir un “Estado
del bienestar social a nivel
global”. Nicolas Sarkozy arremetió
contra los especuladores y
apeló a una nueva regulación
global. En una línea menos
audaz que la de líderes más conservadores,
el ministro español
de Trabajo, Celestino Corbacho,
presentó en su discurso una serie
de apuntes sobre la crisis y las
nuevas normas económicas,
financieras y laborales que construirán
“una economía sostenible
fundada en la justicia social y el
respeto del medio ambiente”. Sin
embargo defendió el G-20 como
marco central de respuesta coordinada
a la crisis.

Tags relacionados: laboral Número 106
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto