TRABAJO // MÁS DE 700 AFECTADOS POR LA ENFERMEDAD DE LA OFICINA MODERNA EN UN AÑO
La modernidad y sus riesgos laborales

Algunas ni aparecen en la lista de las enfermedades profesionales,
pero las dolencias del oficinista afectan al trabajo
y la vida del empleado, y suponen hasta el 1,6% de PIB.

03/04/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 149.7 KB
MANOLITO RASTAMÁN

Hace un año que salieron a la luz
los primeros casos de afectados por
lipoatrofia semicircular, ya conocida
como la Enfermedad de la Oficina
Moderna, y desde entonces
han sido diagnosticados más de
700 casos en diversos centros de
trabajo de todo el Estado, por lo general
en oficinas bastante nuevas.
La alarma saltó cuando 160 trabajadores
de la sede central de Gas
Natural en Barcelona pusieron de
manifiesto una extraña afección de
la piel provocada por las condiciones
del entorno de trabajo y que
provocaba la pérdida del tejido adiposo
en las piernas y los glúteos.
Nuevos casos se detectaron también
entre los trabajadores del
Serveis d’Emergències Mèdiques o
la Caixa, y más recientemente en la
nueva maternidad de O’Donnell de
Madrid, entre otros lugares.

El fenómeno, aunque no es peligroso,
ha tenido un gran impacto
mediático, permitiendo reabrir el
debate sobre los riesgos laborales y
la salubridad en el entorno laboral
del oficinista: administrativos, teleoperadores
o ejecutivos, considerados
generalmente empleos cómodos
y con riesgos menores, pero que
cada año se cobran miles de bajas y
algunas víctimas. Pocas quedan reflejadas
en las estadísticas oficiales,
pues el cuadro de enfermedades
profesionales, si bien fue ampliado
y revisado en 2006, aún no recoge
muchos de los trastornos que sufren
estos trabajadores, según UGT.

La lista negra de patologías del
oficinista comienza con dolores de
cabeza, migrañas, dolor de espalda
y de columna, contracturas, hasta
llegar a trastornos en las articulaciones,
como la tendinitis, o problemas
de la vista, como el síndrome
de ojos secos. La mayoría de estos
síntomas están relacionados con
una mala práctica postural y una falta
de prevención en algo tan sencillo
como una correcta iluminación,
tener una buena silla y mantener el
teclado y la pantalla del ordenador
a una distancia conveniente.
Según un estudio reciente elaborado
por la Agencia Europea para la
Seguridad y la Salud en el Trabajo
(AESST), el 38% de las enfermedades
que sufren estos trabajadores
son dolencias musculares, y otro
tanto son molestias de espalda.

Sin embargo, la enfermedad profesional
por antonomasia en este
campo es el estrés. Según el informe,
este trastorno afecta al 22% de
los asalariados de la Unión Europea,
porcentaje que se eleva hasta
el 41% entre los oficinistas, convirtiéndose
en el segundo problema de
salud más común en el trabajo, y en
uno de los principales motivos del
absentismo laboral, que cuesta al
Estado cerca del 1,6% del PIB anual.
Las causas de esta situación se
encuentran en la precariedad laboral,
en la competitividad y en la intensificación
del trabajo. Aunque,
sobre todo, es muy importante relacionar
las dolencias por estrés y el
desequilibrio que existe entre la vida
laboral y la profesional, materia
en la que España se encuentra muy
por detrás de otros países europeos,
ya que se continúa valorando al trabajador
que echa más horas en la
oficina, en lugar de considerarle poco
productivo por no hacer el trabajo
en su horario. Siguiendo las políticas
de conciliación, tan sólo el 7%
de las empresas españolas son familiarmente
responsables, o permiten
una mejor adaptación entre el
trabajo y la vida privada, lo que a la
larga supone una elevada carga para
los trabajadores.

De esta manera la AESST lanzó
el año pasado la campaña ‘Aligera
la Carga’, para prevenir ciertos riesgos
laborales a nivel europeo. El
objetivo es incitar a las empresas y
las administraciones públicas de
Europa para que mejoren los programas
de prevención de riesgos
laborales, advirtiendo que éstos
tenderán a empeorar ante el evidente
envejecimiento de la población
en edad de trabajar, concretamente
de la española, que para el
año 2050 tendrá el mayor número
de trabajadores de más de 50 años
de todo el continente.
A finales de febrero fueron entregados
los premios de la AESST
a las nueve mejores empresas siguiendo
criterios de salud laboral y
conciliación familiar. Ninguna de
ellas era española.

Tags relacionados: Precariedad
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto