MINERÍA A CIELO ABIERTO: CONTINÚA EL CONFLICTO SOCIOAMBIENTAL DE LA MULTINACIONAL BARRICK GOLD EN EL VALLE DEL
La minera Barrick Gold se impone en Chile

La minera canadiense Barrick Gold afirma que
empezará la explotación del oro y la plata en 2008,
aunque la presión social no deja de crecer y faltan
por aprobarse los últimos permisos.

10/05/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 12.5 KB
SANTIAGO. Protestas en las calles de Santiago de Chile el pasado
2 de mayo contra la multinacional minera Barrick Gold. / antitezo / flickr.com

En la III Región de Chile, Atacama,
se ubica uno de los desiertos más
secos del mundo. Esta zona es ecológicamente
muy vulnerable: pasan
años sin que se vea ni una gota de
lluvia. Aun así, el Valle del Huasco
goza de las únicas aguas no contaminadas
de todo el Estado chileno
gracias a los glaciares de la cordillera
andina. Estas masas de hielo se
asientan sobre unos montes ricos en
minerales como oro, plata y cobre.
Agua y mina. Como en muchas otras
partes del mundo esta dualidad natural
se ha convertido en un conflicto
de intereses entre población local,
organizaciones de la sociedad
civil, el Estado y la empresa minera
(en este caso la canadiense Barrick
Gold, de la cual es miembro, entre
otros, George Bush padre).

Apertura comercial

El 2 de agosto de 1991, Chile y Argentina
firmaban un tratado binacional
como compromiso conjunto
para coordinar acciones destinadas
a la protección del medio ambiente.
Este tratado aborda un amplio rango
de temáticas ambientales, por
citar algunos: prevención de la contaminación
atmosférica transfronteriza
y de la degradación del suelo;
protección y aprovechamiento racional
del agua, y una gestión “ecológicamente
racional” de residuos
tóxicos y de recursos energéticos.

En agosto de 1999, en su V Reunión
de la Subcomisión del Medio
Ambiente, Chile asumió un nuevo
listado de tareas concretas como
respuesta a la preocupación del
Gobierno por la degradación del
entorno. Entre éstas se encuentra
la evaluación de los procesos de
desertificación en las regiones de
Atacama (Chile), La Rioja y Catamarca
(Argentina), así como la
cooperación bilateral para la gestión
de los recursos hídricos compartidos
y el desarrollo de métodos
de evaluación y de corrección de
actividades mineras.
Dos años más tarde, en julio de
2001, el Gobierno de Chile y el de
Argentina ratificaron un nuevo tratado
binacional aprobado en 1997,
esta vez para la Integración Minera.

Este acuerdo constituye un nuevo
espacio, legal y físico, que permite
a los inversionistas participar en el
desarrollo de la actividad minera
con todas las facilidades posibles:
“las prohibiciones y restricciones
vigentes en las legislaciones de cada
parte (Chile, Argentina) referidas
a la adquisición de la propiedad,
el ejercicio de la posesión o mera tenencia
o la constitución de derechos
reales sobre bienes raíces, o derechos
mineros, no serán aplicables a
los negocios mineros regidos en el
presente Tratado”. Prácticamente
se crea un nuevo país en el mundo.
Los gobernantes: las empresas mineras.
El objetivo: la explotación a
cielo abierto de los yacimientos de
oro, plata y cobre. Pregunta: ¿y los
compromisos para la protección del
agua, aire y suelo? Otro dato curioso
de este Tratado es el tono de “colaboración”
binacional que parece
quedarse en la fachada.

Defensa del Valle

Luis Faura, el concejal municipal
de Alto del Carmen (una de las poblaciones
más importantes del Valle)
y Mauricio Ríos, del Consejo
de Defensa del Valle del Huasco,
nos informan de que después de
reiterados intentos de reclamaciones
oficiales ante ciertas irregularidades
en la actividad minera, la
respuesta de la empresa fue que no
había que preocuparse porque todos
los residuos tóxicos (material
particulado, transporte de cianuro...)
se transferirían a la parte argentina
donde hay menos presión
social y mayor desconocimiento.
Las autoridades ambientales chilenas
ratificaron de manera oficial
estos hechos con la resolución 024
del 15 de febrero de 2006.

Actualmente faltan por aprobar
algunos informes técnicos y permisos
para el funcionamiento del proyecto
Pascua Lama. Las movilizaciones
no cesan y en estos momentos
hay dos denuncias en trámite desde
la sociedad civil hacia Barrick y el
Estado, por “daño ambiental” y por
“vulneración de los derechos a la tierra
y el agua”. Barrick Gold dice que
empieza las obras en 2008 (las exploraciones
ya empezaron y están
teniendo unas claras consecuencias
socioambientales). Está por ver qué
pesa más: el medio ambiente o el
oro; la voz ciudadana o los negocios
internacionales.

Pascua Lama, dentro del contexto
del Tratado de Integración Minera,
tiene una importancia vital, ya que
puede ser el comienzo de toda una
retahíla de proyectos mineros en una
zona andina que todavía no estaba
explotada y que actualmente ya está
repartida entre diferentes empresas.

Trabajo y
desempleo

_ Se prevé producir 750 millones
de onzas de oro y 35
millones de plata anuales
para exportar. Proceso que
requerirá 370 l/s de agua y
unas 5.600 personas
empleadas por dos años y
medio, el período de construcción
(sólo una de cada
25 serán de la Región de
Atacama). Para los 20 años
de explotación, habrá 1.600
trabajadores. En el Valle del
Huasco, 70.000 personas
viven de la agricultura.

Tags relacionados: Contaminación Mineros
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto