La ley electoral y la última jugada de Silvio Berlusconi

La Ley electoral es uno de los caballos de batalla de la política italiana. Para Beppe Grillo y el Movimiento 5 Estrellas es uno de los principales argumentos tanto contra Silvio Berlusconi, como contra el partido de centroizquierda de Pier Luigi Bersani, el Partido Democrático (PD).

26/12/12 · 15:41
Edición impresa

La Ley electoral es uno de los caballos de batalla de la política italiana. Para Beppe Grillo y el Movimiento 5 Estrellas es uno de los principales argumentos tanto contra Silvio Berlusconi, como contra el partido de centroizquierda de Pier Luigi Bersani, el Partido Democrático (PD).

A pesar de ser conocida como la “ley cocinada”, la norma electoral, que fue aprobada en 2005 por el anterior Ejecutivo de derechas, no ha sido modificada. Su ‘virtud’ es poner una barrera a los movimientos sociales (las condiciones para presentarse son muy duras si el partido no está ya presente en el Parlamento), negando al mismo tiempo el derecho de los electores a votar a sus candidatos.

El voto se puede emitir sólo indicando un partido. Y mientras el Partido Democrático ha anunciado que organizará nuevas primarias para elegir a sus candidatos al Parlamento, Berlusconi quiere tener las manos libres, para llevarse a un puñado de fieles. La ley electoral italiana, sin embargo, presenta otros dos problemas. Por un lado otorga una mayoría amplísima a quien gana en el Congreso, ya que solamente con un 30% de los votos se puede llegar a conseguir el 55% de los escaños.

Al mismo tiempo, resulta muy difícil conseguir una mayoría estable en el Senado, que en Italia es tan importante como el Congreso para gobernar. Si Bersani (PD) apuesta por ganar en ambas cámaras (o si es posible, aliarse en el Senado con el centro liberal) Berlusconi tiene otro plan: conseguir un Senado paralizado sin mayoría que, aunque sin ganar las elecciones, le lleve a convertirse en el eje de la balanza política italiana.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto