La mayor parte de la plantilla secundó el paro indefinido
La huelga de limpieza en Valdemoro fuerza a FCC a pagar las nóminas atrasadas

Los trabajadores iniciaron en febrero una huelga que dejaba el servicio público del municipio madrileño en servicios mínimos, por la deuda de la compañía de la última nómina. El día 15 se cerró este primer capítulo, que tendrá su continuación debido a la deuda que el ayuntamiento del PP de esta localidad mantiene con FCC.

20/02/12 · 15:35
Edición impresa

Los trabajadores de FCC-Valdemoro, que habían convocado el pasado 9 de febrero una huelga indefinida como medida de protesta ante el retraso del pago de la nómina de enero por parte de Fomento Construcciones y Contratas, han conseguido finalmente que la empresa que administra Esther Koplovich les abone lo adeudado. Por consiguiente, y tras este éxito sindical, el comité resolvió desconvocar este pasado 15 de febrero la huelga iniciada.

Al parecer, según fuentes consultadas por este periódico, FCC llevaba tiempo presionando a la plantilla con amenazas continuas de despidos y recortes, que empujaron finalmente a los trabajadores a limitar el servicio público de limpieza y jardines de Valdemoro a servicios mínimos. En 2009, la plantilla estaba formada por 325 empleados, cuando fueron subrogados a FCC. Hoy son 45 trabajadores menos y viven con la amenaza de recortes salariales, suspensión de actividades y un posible despido para 87 de sus trabajadores. FCC se defiende alegando que la deuda que el Ayuntamiento de Valdemoro tiene con la empresa –-unos 41,5 millones de euros— en el pago de los servicios que presta la promotora al consistorio madrileño (Limpieza Viaria, Limpieza Interiores de Edificios, RSU, Mantenimiento de Edificios Municipales, Jardinería y Servicios de la Ciudad) continúa ensanchándose y había obligado a retrasar los pagos de la última nómina a su plantilla, siempre según fuentes sindicales y particulares consultadas. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con FCC pero la empresa hasta el momento no se ha pronunciado.

En su pulso con la empresa de contratas, el comité de trabajadores anunció en su momento que mantendría la huelga de manera indefinida, siempre respetando los servicios mínimos, hasta que la empresa abonara lo adeudado. FCC anunció en un principio a los huelguistas su resolución de no pagar si el consistorio no hacía frente a las deudas con la compañía. “De esta manera pasaban el muerto al Ayuntamiento”, aseguraba una fuente sindical consultada. Finalmente, y ante la presión popular, que apoyó a los trabajadores en todo momento, FCC resolvía el pasado miércoles 15 de febrero abonar de manera íntegra la nómina de enero.

Los trabajadores no descartan que FCC continúe presionando al Ayuntamiento de Valdemoro a costa de los trabajadores si el consistorio no decide reducir la deuda. Difícil papeleta, ya que según distintas fuentes, el Ayuntamiento podría acumular una deuda superior a los 120 millones con distintos proveedores y acreedores. Se da la circunstancia anómala de que la suma de las nóminas de los trabajadores dan un saldo de ocho millones de euros anuales, pero se da la contradicción de que el contrato que tiene firmado FCC con el Ayuntamiento de Valdemoro es de más de 20 millones anuales, cifra inasumible para un consistorio tan endeudado.

Amenazas
Desde el sindicato ASTIV (Asociación Sindical de Trabajadores Independientes del Ayuntamiento de Valdemoro) se asegura que FCC había planteado durante los últimos meses diferentes recortes a la plantilla con la excusa de la deuda acumulada. Entre estas medidas se incluirían la supresión de los días de permiso por asuntos propios, el incremento de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales, reducción de los salarios recogidos en tablas salariales de un 5%, y congelación salarial para los próximos tres años, así como la suspensión de aportes destinados a acción social (prestaciones pasivas, ayuda a estudios, seguros de salud, aportaciones al fondo de pensiones…), según ASTIV. Estos puntos formarían un todo único como alternativa para no iniciar ningún expediente de regulación de empleo, que podría conllevar el despido de unos 87 empleados, asegura el colectivo.

ASTIV exige al alcalde de Valdemoro, José Carlos Boza, del Partido Popular, la recuperación de los servicios públicos como ya lo han pedido los demás partidos políticos de Valdemoro. Por su parte, el sindicato CC.OO ironiza que FCC tenga escasez monetaria pero que sin embargo sí haya desembolsado dinero para contratar a una empresa de seguridad que en la noche del pasado día 1 y la mañana del día 2 de febrero impidió la entrada a los representantes de los trabajadores y su libre circulación por las instalaciones de la nave de servicios.

Para contrarrestar la huelga, el consistorio madrileño estableció los siguientes servicios mínimos: el 100% en la recogida de residuos hospitalarios, residuos de colegios públicos y centros de salud, animales muertos, un 40% en la recogida de residuos sólidos urbanos y en mantenimiento de alumbrado, alcantarillado y pavimento, y un 20% en limpieza viaria y mantenimiento y limpieza de instalaciones municipales, así como un 10% en mantenimiento de jardines. Asimismo, se puso en marcha un dispositivo especial para garantizar el derecho de los trabajadores que desearan acudir a sus puestos de trabajo.

Contagio en Valencia

El problema para FCC podría también trasladarse a Valencia, donde la empresa podría estar planeando un expediente de regulación de empleo -ERE- que afectaría a 70 de los 500 empleados que atienden la recogida de la basura, según publica la prensa local. Algunas estimaciones colocan la deuda de los ayuntamientos españoles con empresas privadas contratadas por servicios municipales superior a los 3.000 millones de euros (casi la mitad con más de un año de retraso en el pago). Dichos servicios municipales con contratas privadas dan empleo en España a más de 400.000 personas, con un volumen de facturación superior a los 12.000 millones, según la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), publica Cinco Días. La Ley de Moratoria establece que la demora en los pagos por parte de los Ayuntamientos no supere los 40 días en 2012, pero la realidad es muy diferente, ya que el retraso se alarga a más de un año en algunos casos.

Tags relacionados: Número 168 Valdemoro
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    anónima
    |
    22/02/2012 - 9:05pm
    desde el comite de empresa de fcc valdemoro, damos todo el apoyo a los barrenderos de valencia , la fuerza esta en la union de todos los trabajadores, no os dejeis que os separen. mucho animo.
  • |
    anónima
    |
    22/02/2012 - 4:49pm
    Visitad Barrenderos de Valencia en Facebook y estareis informados de todo lo que ocurre con la plantilla de FCC en Valencia, es mucho mas grave de lo que se dice, los barrenderos de valencia damos nuestro total apoyo a los compañeros de FCC-Valdemoro.
  • Concentración en Valdemoro
    separador

    Tienda El Salto