PORTUGAL // ELECCIONES
La división en la izquierda da el poder a los conservadores

El ex primer ministro portugués
Aníbal Cavaco Silva obtuvo el 50,6%
de los votos en las presidenciales
portuguesas del pasado 22 de enero.
Cavaco se convierte en el primer
presidente de la derecha desde la
Revolución de los Claveles, en 1974.

19/03/06 · 21:46

El ex primer ministro portugués
Aníbal Cavaco Silva obtuvo el 50,6%
de los votos en las presidenciales
portuguesas del pasado 22 de enero.
Cavaco se convierte en el primer
presidente de la derecha desde la
Revolución de los Claveles, en 1974.

Su rival más cercano, el independiente
Manuel Alegre, proveniente
del Partido Socialista y que debería
haber sido el candidato oficial de dicha
organización, logró el 20,72%
de los votos. Así, el gran derrotado
pasó a ser el PS, encabezado por el
veterano Mário Soares, de 81 años,
que no consiguió sumar más que el
14,12%. Aun sumando los votos de
ambos candidatos socialdemócratas,
el Partido Socialista ha perdido
el 10% con respecto a las elecciones
legislativas de marzo del 2005.
Más a la izquierda, tanto el Partido
Comunista (que obtuvo un pequeño
crecimiento) con un 8,5%,
como el Bloco de Esquerda, que
consiguió un 5,3% (su segundo mejor
resultado en siete años de existencia),
continúan lejos de ser una
alternativa de cambio político real
en el escenario político portugués.

Voto de castigo

Cavaco Silva, que tomará posesión
como presidente de la República el
próximo 9 de marzo, ha tenido la capacidad
de captar una parte significativa
del voto descontento por las
políticas antisociales del Gobierno
socialista. La división de la izquierda,
y de manera especial en el propio
Partido Socialista, tampoco ayudó
a frenar la victoria del candidato
conservador en la primera vuelta.
Conviene señalar que en Portugal
el presidente tiene poderes importantes,
ya que puede hacer dimitir
al gobierno, disolver el Parlamento
y vetar leyes, pero éstos no
incluyen la participación activa en
el proceso ejecutivo y legislativo,
que es responsabilidad del Ejecutivo,
aún en manos de los socialistas
portugueses.

Con la victoria de Cavaco Silva,
apoyado por la derecha portuguesa
(Partido Social Demócrata y Partido
Popular), se conforma una coalición
de intereses económicos que apoyarán
esta nueva Presidencia de la
República y al actual Gobierno socialista
del primer ministro José
Sócrates. Los analistas prevén un
endurecimiento aún mayor de las
políticas antisociales emanadas del
Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
Tiempos difíciles para los sectores
populares, cada vez con mayor desprotección
social y mayores índices
de precariedad laboral.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto