LA HULLA DE ASTURIES
La crisis sin fin de la minería asturiana

- Las cuencas mineras prenden la mecha, por Daniel Mari Ripa

25/06/12 · 14:28
Edición impresa
JPG - 90.6 KB
FOTO: Olmo Calvo

La explotación de la hulla asturiana se
remonta al siglo XVIII, pero la era de la
minería moderna en Asturies se inició a
mediados del XIX. La apertura de
España a los capitales europeos impulsó
la llegada a la región de empresas
atraídas por los yacimientos de sus
cuencas centrales y por su proximidad al
puerto de Gijón. El fomento de la minería
de carbón y de la industria siderúrgica,
que consumía buena parte de la
hulla asturiana transformada, modificó
radicalmente el paisaje rural del centro
de la región, convertido en uno de los
primeros enclaves de la revolución
industrial española. Las minas y las
fábricas fomentaron el desarrollo urbano,
la inmigración y la proletarización del
campesinado. Desde 1910, el movimiento
obrero y las ideas socialistas que
se propagaban entre los mineros dieron
lugar al potente Sindicato Obrero Minero
de Asturies, afín a la UGT
. Este desarrollo
industrial se asentó, no obstante, en
un temprano proteccionismo. El carbón
asturiano, de muy difícil extracción, poco
podía hacer sin aranceles frente al mineral
británico, más barato y de mejor calidad.
El movimiento obrero alternó la
conflictividad y la huelga para lograr
mejores salarios y condiciones, uniéndose
con los patronos para conseguir la
protección del Estado frente a la competencia
extranjera
. La presión de este
frente interclasista arrancó medidas de
protección, tanto de la dictadura de
Primo de Rivera como de los gobiernos
de la II República.

Tras la guerra civil, la política autárquica
potenció el carbón propio como principal
fuente energética e impuso condiciones
muy duras en las minas. El movimiento
obrero fue duramente reprimido
por su protagonismo durante la fallida
revolución del ‘34 y los valles mineros,
cuya población era mayoritariamente
desafecta al régimen, vivieron un estado
cercano a la ocupación militar. La aper-
tura económica del Franquismo, desde
1959, supuso la crisis de la minería
frente a las importaciones de carbón,
petróleo y gas. A finales de los ‘60 el
Estado nacionalizó las empresas en crisis
para formar el gigante minero
Hunosa, operación que permitió el mantenimiento
del empleo y, sobre todo, dio
grandes beneficios a un empresariado
de otra forma abocado al cierre
. El
aumento de los costes laborales debido
a la creciente organización sindical de
los pozos mineros, la deficiente gestión
y la falta de inversiones en la modernización
de las instalaciones, llevarían a
Hunosa a acumular unas pérdidas y un
déficit difícil de asumir para el Estado.
Sólo la crisis del petróleo de 1970 y la
apuesta por la energía térmica permitieron
un paréntesis en la decadencia del
mineral asturiano. Tras la entrada de
España en la CEE se empezaría a hablar
de reconversión minera y cierre de
pozos, mientras el desmantelamiento de
la siderurgia de Mieres y Langreo agravaba
la situación de las comarcas mineras,
declaradas Zonas de Urgente
Reindustrialización. Las movilizaciones
de 1991, cuando había 20.000 mineros
en Asturies, impidieron un cierre
drástico de las minas
. Al gobierno de
Felipe González se le arrancó una reducción
de plantillas mediante prejubilaciones,
el mantenimiento de una cuota
para el carbón autóctono y los fondos
mineros, una gran cantidad de recursos
económicos para superar la dependencia
del mineral. A día de hoy, la sensación
generalizada en Asturies es que
esos fondos han sido derrochados y
que la reconversión minera ha sido un
paulatino cierre atenuado por las prejubilaciones
.
De prosperar los planes del
actual Gobierno, con una población
cada vez más envejecida y los efectos
de una crisis mundial y de otra estructural,
el futuro de las poblaciones mineras
se presenta tan negro como el carbón.

Artículos relacionados:

- [La problemática del carbón autóctono->http://www.diagonalperiodico.net/La-problematica-del-carbon,12470.html]

- [Prolongar la agonía o poner fin al recurso energético más contaminante->http://www.diagonalperiodico.net/Prolongar-la-agonia-o-poner-fin-al.html]

- [Las minas a cielo abierto de Laciana, declaradas ilegales->http://www.diagonalperiodico.net/Las-minas-a-cielo-abierto-de.html]

Tags relacionados: Número 177
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    anónima
    |
    27/06/2012 - 8:27am
    Es hora de hacer pagar a quienes durante años han prosperado a cambio de esquilmar los recursos destinados a una reconversión que nunca ha tenido lugar. Y han sido muchos, del PP y del PSOE, en alcaldías, Gobiernos Autonómicos y Gobierno Central. No se puede matar al sector de golpe. (http://bit.ly/M2SBeW)
  • |
    anónima
    |
    27/06/2012 - 12:24am
    <p class="spip">Hay algo que no me cuadra en el texto, si en la República los mineros colaboraban con los patrones para conseguir medidas proteccionistas ¿cómo es que hubo un levantamiento Comunista? ¿Tanto poder tenía la UGT en la República?</p> <p class="spip">En mi opinión lo que está en constante crisis es el capitalismo y no la producción en si, en última instancia, la producción física del trabajador. Ya produzcamos carbón, coches, programas de ordenador o artículos "históricos"; ya limpiemos escaleras o le demos dignidad a los ancianos. Desde la humildad creo que este artículo se ha equivocado de periódico o viceversa.</p> <p class="spip">Salud.</p>
  • FOTO: Olmo Calvo
    FOTO: Olmo Calvo
    separador

    Tienda El Salto