PALESTINA // EE UU Y LA UE CORTAN LAS AYUDAS AL GOBIERNO DE HAMAS
La comunidad internacional empuja a los palestinos más allá de la bancarrota

El ejecutivo palestino se enfrenta a una crisis financiera
de gran envergadura. Es la peor consecuencia del
boicot preparado por EE UU y la UE al recién formado
gobierno palestino que dirige Ismael Haniye.

25/04/06 · 23:41
Edición impresa
JPG - 16 KB
 
EMERGENCIA ALIMENTARIA. Las reservas de alimentos en territorios palestinos se
encuentran a niveles mínimos. El anuncio de EE UU y la UE agrava la situación.

“Antes de nada quisiera agradecer
a la actual administración de EE
UU, a la UE y a la agresión israelí
que nos hayan dado un liderazgo
fundamentalista en Palestina”. Las
palabras son de Jamal Zakout, uno
de los 669 diputados del Consejo
Nacional Palestino, el parlamento
de la Organización para la Liberación
de Palestina (OLP). Zakout
comenzaba así su speech en el encuentro
“Las perspectivas de paz en
Oriente Próximo” celebrado en
París el pasado 19 de abril.
“Evidentemente estaba ironizando”,
aseguraba a DIAGONAL Jamal
Zakout un día después de esa cita
entre israelíes, palestinos y franceses,
justo horas antes de coger el
avión que le llevara de vuelta a la
Franja de Gaza. Según Zakout, la
falta de compromiso estadounidense
a la hora de hacer efectivo el plan
de paz -la Hoja de Ruta-, la inacción
europea y la colonización, entre
otras formas de agresión israelí,
son los principales factores responsables
del vacío de poder que han
ocupado los islamistas de Hamas
tras su victoria en las elecciones legislativas
celebradas en enero.

Números rojos

Poco después de que el Gobierno de
Hamas comenzara su andadura a
principios de abril, EE UU y la UE
daban por terminadas sus ayudas financieras
directas al ejecutivo que
dirige el considerado como un “pragmático”
entre los islamistas palestinos,
Ismael Haniye. Las razones de
este boicoteo se encuentran en el rechazo
de Hamas a reconocer en una
declaración oficial a Israel. Un hecho
al que hay que sumar la oposición de
los islamistas a todo acuerdo firmado
anteriormente entre israelíes y palestinos
y, por supuesto, el rechazo al
desarme de los 5.000 a 6.000 militantes
de su brazo armado, las
Brigadas Ezzedine Al-Qassam.
Como consecuencia de la ascensión
al poder de Hamas, una organización
que se encuentra en la lista
de “organizaciones terroristas” tanto
de estadounidenses como de europeos,
la Comunidad Internacional
ha decidido ejercer presión sobre
este nuevo actor político, por mucho
que ello implique el empeoramiento
de la situación de la comunidad más
debilitada por el conflicto israelopalestino,
la sociedad palestina.

La decisión de presionar económicamente
al Gobierno palestino
se ha tomado a sabiendas de que las
arcas de la Autoridad Nacional Palestina
(ANP) están en números rojos,
al menos, desde el primer mes
de 2006. “Los palestinos están básicamente
en bancarrota”, decía allá
por el mes de enero en el selecto
Forum Económico de Davos, James
Wolfensohn, el enviado especial
del Cuarteto para Oriente Próximo,
el grupo internacional compuesto
por la ONU, EE UU, la UE y Rusia.
En los días que duró la cita en la
que políticos y hombres de negocios
viven en completa promiscuidad,
Wolfensohn ya dijo que la
ANP no podía pagar sin ayuda internacional
a los 135.000 funcionarios
que tiene a su servicio. Si
bien el 30% de las familias palestinas
dependen de esos salarios, EE UU y
los países europeos no han dudado
en acabar con las ayudas directas
al Gobierno palestino.
La Casa Blanca ha sido la primera
en negar toda ayuda política y económica
al Gobierno de Hamas. El
ejecutivo estadounidense ha puesto
fin al apoyo económico directo al
Gobierno palestino “compensándolo”
con un aumento de más de la mitad
de las ayudas a proyectos humanitarios
que se desarrollan en la región.
Por su parte, la UE revisa su
política de asistencia financiera a los
palestinos. Eso sí, antes de comenzar
dicha revisión, los europeos ya
habían suspendido toda ayuda a la
actual base institucional del hipotético
futuro Estado palestino, la ANP.

En la UE, “no estamos en una lógica
de castigo colectivo”, ha declarado
Úrsula Plassnik, la ministra de
Exteriores de Austria, el país que
preside el Consejo Europeo. No obstante,
Jamal Zakout, en calidad de
representante de los palestinos de
los territorios ocupados y de la diáspora
palestina, mantiene que la UE y
la casi totalidad de la Comunidad
Internacional han castigado a los palestinos
“por partida doble”. Primero,
por la connivencia de los actores
políticos internacionales frente a
la hostilidad y el unilateralismo de
Israel, que ha logrado desprestigiar
a la ANP además de radicalizar a la
sociedad palestina por la vía de la
religión en los últimos cinco años;
y segundo, por dejar sin apoyo político
y financiero a un Gobierno
que, por muy islamista que sea, ha
sido elegido democráticamente.

Presiones

La falta de ayudas directas al ejecutivo
de Haniye extenuará a una ya de
por sí maltrecha economía palestina
a menos que se hagan efectivas las
ayudas prometidas por otros países,
especialmente las de los países
árabes (ver recuadro). La administración
Bush, la UE y, por supuesto,
Israel, esperan que, gracias a una
potenciación de la crisis económica
palestina, Hamas dé su brazo a torcer
y ofrezca gestos propios de un
“buen partenaire político”. No les parece
suficiente el reconocido carácter
moderado de Haniye, ni que las
Brigadas Ezzedine Al-Qassam continúen
respetando la tregua unilateral
que declararon hace ya un año y dos
meses, como tampoco parece bastar
que, de facto, Hamas reconozca las
instituciones surgidas de los acuerdos
de Oslo al participar del Consejo
Legislativo Palestino, el Parlamento
que representa a los habitantes de
los territorios ocupados y al que la
organización islamista le debe la luz
verde dada a su Gobierno.

Israel es el Estado que más ha
aprovechado la llegada de Hamas para
debilitar a la ANP. Tanto es así,
que la administración israelí se vale,
incluso, de lo que no pocos analistas
consideran como un “robo de recursos
financieros palestinos”. Desde
que Hamas lidera el ejecutivo palestino,
Israel retiene los casi 50 millones
de dólares mensuales de impuestos
palestinos que normalmente
recogen los israelíes para, en principio,
entregarlos después a la ANP.
Esos millones de dólares son algo
menos de la mitad del total a pagar a
los funcionarios palestinos cada mes.

SIMBÓLICA FINANCIACIÓN CIUDADANA Y PETRODÓLARES

“Los Gobiernos normales respaldan
a su pueblo y no al
revés”, decía a mediados de
abril el presidente del Consejo
Legislativo Palestino (CLP),
Aziz Dweik. Era su particular
respuesta a la campaña ciudadana
gracias a la cual los
habitantes de Cisjordania y la
Franja de Gaza comenzaban a
donar cantidades de dinero al
ejecutivo de Hamas. Sin
embargo, y muy a pesar de
que Dweik haya dado cuenta
de casos como el de una joven
que llegó a donar los ahorros
de toda su vida (casi un millón
de dólares); el propio presidente
del CLP mantiene que
estas ayudas no son más que
“donaciones simbólicas”.
Más tangibles serían las ayudas
provenientes de países
árabes que se dicen comprometidos
con la causa palestina.

Así, Irán anunciaba el
pasado 16 de abril que apoyará
a Hamas con una ayuda
económica de 50 millones de
dólares. Qatar también ha
manifestado querer apoyar a
Hamas con una cifra similar.
Pero el anuncio qatarí ha desencadenado
las exigencias estadounidenses
para que los responsables
de Qatar aclaren
cómo se va a ceder esa cantidad
de dinero a los palestinos.
En todo caso, no sería nada
nuevo que estas dos ofertas de
ayuda cayeran en saco roto. El
ministro palestino de Finanzas,
Abdel Razeq, ha dicho que los
Estados del Golfo Pérsico prometieron
a principios de abril
80 millones de petrodólares
que todavía son promesa. En
cualquier caso, según el viceministro
de Exteriores palestino,
Ahmed Soboh, “ni a corto,
ni a largo plazo, las aportaciones
árabes podrán suplir la
ayuda congelada”. Soboh va
más allá: “Los países del
Golfo hacen lo que les dicen
los americanos, incluso Egipto.
En cuanto a Irán, este país
puede apoyarnos un par de
meses, pero tiene ya suficientes
problemas propios”.

Tags relacionados: Hamás
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto