PANORAMA // TIPOS DE INTERÉS Y MERCADO DE LA VIVIENDA
La burbuja inmobiliaria española mira a Europa

Una caída de hasta un 30% en los precios
de la vivienda española provocaría un colapso
económico a corto plazo. Los especuladores
y las familias endeudadas temen
que una subida continuada de tipos por el
Banco Central Europeo acabe con la espiral
de subidas de precios y concesión de hipotecas
que sostiene al mercado inmobiliario.

20/02/06 · 23:06
Edición impresa

Fue el hoy ministro de Economía y
Hacienda, Pedro Solbes, quien pronosticó
en noviembre de 2003 que
una subida de los tipos de interés
podría provocar una crisis en el
Estado español por su incidencia
en el motor de nuestra economía: el
mercado inmobiliario. Era entonces
comisario europeo de Asuntos
Económicos; a Rato le tocaba tragar
sapos y culebras como responsable
económico del Gobierno del
Partido Popular.

Hoy los papeles han cambiado.
Rato recuerda, desde la lejanía de
sus oficinas en Washington, que los
precios de la vivienda en el Estado
español están sobrevalorados. Esgrime
para ello los propios informes
del Fondo Monetario Internacional
del que es director; además
de las señales de alarma introducidas
por la OCDE, el Banco de
España o el ya célebre reportaje de
la revista The Economist, que situaba
al Estado español entre la lista
de países cuyo mercado inmobiliario
está sobrevalorado entre un 40 y
un 60%.

El ‘déjà vu’ inmobiliario
Jean Claude Trichet, presidente del
Banco Central Europeo (BCE), ha
insinuado una nueva subida de tipos
de interés para marzo. La anterior,
primera alza producida en cinco
años, movió los tipos del 2 al
2,25% en diciembre. Al mismo
tiempo, los datos del tercer trimestre
de 2005 mostraban un nuevo record
en la concesión de hipotecas
en el Estado español, que rebasaron
el techo de 700.000 millones de
euros.

Ha sido la ocasión perfecta para
volver a encender las alarmas, en
perpetuo estado de alerta por un
eventual desplome del ciclo inmobiliario-
especulativo. Para Meritxell
Soler, economista de Analistas
Financieros Internacionales (AFI),
“los niveles de endeudamiento en
España están todavía muy por debajo
de los existentes en Reino
Unido o EE UU”, lo cual debería dejar
margen todavía para que una
suave subida de tipos no afecte al
ciclo, basado precisamente en ese
endeudamiento. Para esta experta,
la debilidad de la economía europea
hace descartar que el BCE suba
mucho más los tipos.

Es una cuestión de prioridades.
Según Miren Etxezarreta, del seminario
de economía crítica ‘Taifa’, el
simple hecho de que el BCE suba
los tipos precisamente ahora ya supone
un exceso, teniendo en cuenta
que lo que pide el grupo europeo
de economistas críticos es que bajen
todavía más. “El principal temor
del capital financiero es que
se descontrole la inflación, y por
eso presiona para que se suban los
tipos”. No obstante, esta economista
también coincide en que la
subida no irá lejos mientras el consumo
europeo siga débil. Aún así,
Etxezarreta advierte de que “la subida
de tipos, aunque sea pequeña,
sí afectará a las familias que ya
están teniendo dificultades para
pagar la hipoteca”.

¿Existe una relación directa entre
el precio de la vivienda y el precio
de los préstamos? El informe de
The Economist sí incluye este factor,
junto con los bajos niveles de
desempleo, para explicar cómo los
altos precios no desaniman a los
consumidores. Sin embargo, no estima
que el mantenimiento de ambos
bajos tipos de interés y de desempleo
basten para alimentar el
ciclo.

Lo que apunta la revista es lo mismo
que advierten sindicatos y economistas
críticos, y lo mismo que
intuyen las familias endeudadas:
haría falta que los precios actuales
se estancaran durante diez años para
que la subida de los salarios compensara
la de la vivienda. Más en el
Estado español, donde los ahora relativamente
bajos niveles de desempleo
conviven con porcentajes
de temporalidad del 34%. Y más
aún cuando, como indica la
Encuesta de Salarios del Instituto
Nacional de Estadística, los trabajadores
temporales disponen de un
sueldo un 40% menor al de los indefinidos.

Al cierre de esta edición, el Ministerio
de Vivienda todavía no había
publicado los datos de precios
correspondientes a 2005. Se espera
que la subida haya estado entre el
10 y el 14%, lo cual supondría una
suave pero notable bajada con respecto
al 17% registrado en 2004. En
EE UU la burbuja también se mantiene
con salud. Mientras, en el
Reino Unido la bajada de precios
se estima entre un 2 y un 6%, las
concesiones de hipotecas se han reducido
en un tercio y han aumentado
un 15% las solicitudes de embargo
por morosidad bancaria.

Etxezarreta matiza que “puede
bajar algo el negocio inmobiliario,
pero el de la construcción seguirá
adelante”, gracias a las licitaciones
de obras públicas y los grandes proyectos
urbanísticos. Se trata de un
sector que, según AFI, contribuyó
entre 1997 y 2003 a un cuarto del
crecimiento económico. Con 6.000
kilómetros de autopistas proyectadas,
este y futuros Gobiernos seguirán
apostando al ladrillo como fórmula
de crecimiento económico.

Tags relacionados: Banco Central Europeo Vivienda
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto