Italia: Il Cavaliere quiere elecciones anticipadas
La austeridad resucita a Berlusconi

Las políticas de austeridad, impulsadas por el partido en el poder, cuentan ahora con las críticas de Silvio Berlusconi, socio del Gobierno que ha permitido gobernar a Enrico Letta.

15/07/13 · 8:19
Edición impresa
LETTA. El primer ministro italino, en visita oficial al papa Francisco. / Milán

Tras el paréntesis de austeridad tecnócrata y tres meses de Gobierno de amplia coalición, Italia se prepara para dar un salto atrás en el tiempo de 20 años. Silvio Berlusconi, beneficiado por el apoyo del centroizquierda a los recortes de Mario Monti, ha resultado ser el verdadero ganador en las últimas elecciones generales celebradas en febrero. Dado por muerto políticamente, ha conseguido una recuperación que, aunque sin conseguir la mayoría en el Parlamento, le permite ser protagonista en el Gobierno integrado por el Partido Demócrata (PD), su partido, Pueblo de la Libertad (PDL) y el centro liberal de Monti.

Así, mientras el PD (formación nacida de la extraña fusión entre católicos progresistas y postcomunistas) se obstina en defender las medidas de austeridad promovidas por Bruselas, Berlusconi aparece como el único dentro del Ejecutivo que se opone a recortes y subidas de impuestos, aunque esto sea un espejismo ya que sus últimos gobiernos han sido los más activos en recortar el gasto social.

Sin embargo, la estrategia está funcionando. Tanto que el líder derechista quiere aprovechar el momento resucitando Forza Italia, el movimiento que le aseguró su primer éxito en las generales de 1994. El partido fue disuelto en 2008 y se creó el PDL tras la fusión con los postfascistas de Alianza Nacional. Ahora volverá a nacer llevando otra vez al escenario político italiano el modelo del ‘partido-empresa’. Los contrastes en el Gobierno de amplia coalición y los problemas judiciales han puesto las pilas a Berlusconi. Ahora, tras varias reuniones con sus hombres de confianza, el líder derechista está estudiando un proyecto para sustituir a los secretarios regionales del partido por “manager-empresarios” que se ocuparían de la recaudación de dinero para los gastos del movimiento.

Berlusconi está estudiando un proyecto para sustituir a los secretarios regionales del partido por “manager-empresarios” que se ocuparían de la recaudación de dinero para los gastos del movimiento Un plan que tiene muy en cuenta que dentro de poco desaparecerá la financiación pública de los partidos italianos, medida impulsada por el Ejecutivo de amplia coalición para complacer a los electores del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo. El programa de la nueva Forza Italia, sin embargo, lejos de las bases del M5S, se basa en una mezcla de liberalismo económico y de defensa de intereses empresariales.

Nuevos actores políticos

Pero dos décadas después, con el fundador viejo y desgastado por los escándalos, Forza Italia busca un heredero: ¿quién mejor que Marina Berlusconi, hija mayor del Cava­liere, presidenta de la editorial Mondadori? Hasta ahora se trata de rumores, pero muchos en el círculo más cercano al líder conservador consideran a Marina como la única capaz de hacer frente a Matteo Renzi, el alcalde de Flo­rencia que se prepara para hacerse con el liderazgo del Partido Democrata (PD). Sin embargo, tanto Matteo Renzi como Marina Berlusconi representan el ala más neoliberal de sus respectivas coaliciones e impulsarían una renovación que sería sólo de fachada.

De momento, no se han anunciado elecciones anticipadas. Sin embargo la bomba de relojería de los problemas judiciales de Berlusconi amenaza con estallar en otoño, llevando a Italia al voto anticipado. Tras la reciente decisión del Tribunal Constitucional de rechazar el recurso presentado por el exprimer ministro Berlusconi contra una cuestión de procedimiento durante el proceso por el caso Media­set –que concluyó con una condena de cuatro años de cárcel y cinco de inhabilitación para cargos públicos– ahora il Cavaliere tendrá que someterse a la sentencia definitiva del Tribunal Supremo.

La tentación de il Cavaliere es romper el pacto de Gobierno y lanzar una campaña contra los jueces, haciendo otra vez hincapié en el apoyo del centroizquierda a los recortes A esto se suma la condena por el llamado caso Ruby, en la que el político fue sentenciado a siete años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por abuso de poder y prostitución de menores. La tentación de il Cavaliere es romper el pacto de Gobierno y lanzar una campaña electoral contra los jueces, haciendo otra vez hincapié en la posición favorable del centroizquierda a los recortes presupuestarios. En las últimas semanas, la derecha de Berlusconi se ha enfrentado al Ejecutivo por el impuesto sobre la primera vivienda. Berlusconi ha prometido eliminar el impuesto antes de las generales, mientras que el primer ministro Enrico Letta (PD), parece más sensible a los llamamientos del FMI. Mientras, Italia se prepara para, en los próximos meses, el renacer de Forza Italia como partido antiausteridad.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar