FILTRAN UN DOCUMENTO ENCARGADO POR NACIONES UNIDAS QUE VUELVE A IMPLICAR AL PRESIDENTE DE RUANDA EN EL GENOCID
Kagame, de nuevo ante un informe incómodo

Un informe de la ONU
implica a Kagame en el
genocidio del Congo a
unos días de su presidencia
en la Cumbre del Milenio
en Naciones Unidas.

- Paul Kagame, retrato de un genocida

22/09/10 · 18:54
Edición impresa
JPG - 126.3 KB
Foto: Julien Harneis.

El 20 y 21 de septiembre se
celebra en Nueva York la
Cumbre sobre los Objetivos
del Milenio, que copreside,
a propuesta de la ONU, Paul Kagame,
presidente de Ruanda, acusado
de crímenes de lesa humanidad. Reelegido
a finales de agosto, Kagame
se autoproclamó vencedor de los comicios
celebrados en su país, que le
otorgaron un 95’05% de los votos en
unas elecciones, como las del ‘93,
consideradas fraudelentas.

Unos días después de su victoria,
la ONU lamentaba la filtración a la
prensa de un informe de la Oficina
del Alto Comisariado para los Derechos
Humanos de las Naciones
Unidas sobre las investigaciones de
violación de derechos humanos entre
marzo de 1993 y junio de 2003 en
la República Democrática del
Congo, es decir, entre las dos últimas
grandes guerras en el Congo.
La primera se inició en 1996 y se cebó,
especialmente, con los refugiados
hutus ruandeses y hutus congoleños,
y la segunda, que empezó en
1998, fue la más mortífera y acabó
con la vida de más de cinco millones
de congoleños.

El informe filtrado ya se había acabado
y remitido a la ONU en junio de
2009 y corría el peligro de que tuviese
la misma suerte que otros informes
de organismos de Naciones
Unidas sobre la región de los Grandes
Lagos africanos, que fueron censurados
y nunca llegaron a ser públicos,
como el informe del alto comisario
de la ONU, el norteamericano
Robert Gersony, que informó en
1994 de las masacres sistemáticas
que se cobraron, al menos, la vida de
30.000 civiles hutus en Ruanda en
sólo unas pocas prefecturas investigadas,
o el entorpecimiento y final
anulación de los trabajos del equipo
que debería ratificar los informes del
chileno Roberto Garreton sobre un
posible genocidio de hutus en la primera
guerra del Congo. La misma
suerte corrieron los informes del fiscal
australiano Michael Hourigan,
del Tribunal Penal Internacional de
Ruanda (TPIR).

En el informe ahora filtrado se relatan
las masacres sobre población
civil tutsi, hutu y congoleña de otras
etnias, pero el hecho más sobresaliente
es que apunta la existencia de
un genocidio contra refugiados hutus
tanto ruandeses como congoleños
en la primera guerra del Congo.
También se recoge que la mayor parte
de estas víctimas fueron ancianos,
mujeres y niños, e indica que la naturaleza
sistemática, metodológica y
premeditada de las masacres es notable
y podría ser clasificada como
crimen de genocidio.

Como resulta que ya un Tribunal
de Justicia con competencia internacional
como la Audiencia Nacional,
en el auto del juez Fernando Andréu
ha probado que estos hechos constituyen
un acto de genocidio, la conclusión
parece clara. Las revelaciones
en las más de 500 páginas del informe
filtrado no son en absoluto
sorprendentes, pues ya el chileno
Garreton había indicado que los hutus
eliminados de forma sistemática
durante la primera guerra del Congo
ascendían a unos 180.000, cifras inferiores
a las que se barajan en otros
trabajos, que hablan de 200.000 y
300.000 personas. Aunque el documento
filtrado sólo habla de varias
decenas de miles de hutus asesinados
durante la primera guerra, sin
especificar el número.

Una masacre silenciada

Sí dice que los responsables de este
genocidio serían las fuerzas del
Ejército Patriótico Ruandés (APR),
junto con las de la Alianza de las
Fuerzas Democráticas para la Liberación
de Congo (AFDL). El APR,
brazo armado del Frente Popular
Revolucionario (FPR), es el Ejército
ruandés, y el AFDL fue la guerrilla
congoleña creada para derribar a
Mobutu. Este informe reconoce, al
igual que el auto del magistrado español,
que no sólo los soldados sino
también los altos cargos militares del
AFDL eran ruandeses y obedecían
órdenes del Gobierno ruandés.

El
AFDL estaba dirigido por James Kabarebe,
actual jefe de Estado mayor
del Ejército ruandés, y los supuestos
comandantes congoleños que dirigían
el AFDL no eran tales, sino comandantes
ruandeses. El informe revela
también cómo el Ejército ruandés
impedía el acceso a los alimentos
a los refugiados congoleños durante
la primera guerra. Las investigaciones
del juez Andréu coinciden en ese
punto, pero señalan que esta práctica
también se llevó a cabo durante la
segunda guerra del Congo, al igual
que varios informes de ONG congoleñas,
que informaron de que el
Ejército ruandés, bajo cualquiera de
las etiquetas con las que actuaban,
hacía coincidir sus movimientos de
tropas con épocas de recogida de
granos para evitar el abastecimiento
por parte de la población congoleña
desplazada.

El Gobierno ruandés
ha reaccionado ante las acusaciones
del informe y amenaza con
retirar sus tropas de las misiones
de paz de la ONU. El informe final,
encargado por Naciones Unidas,
saldrá el 1 de octubre y las presiones
para suprimir el término genocidio
serán muy fuertes. Los aliados
de Ruanda (Inglaterra, los múltiples
lobbies de EE UU, Canadá,
Francia y Bélgica) intentarán una
salida airosa para Kagame. Tanto
en Ruanda como en el Congo, hay
una gran expectativa aunque en
Ruanda cualquier opinión que hable
de genocidio contra los hutus
está tipificada como delito.


MÁS PRUEBAS SOBRE
EL GENOCIDIO EN EL CONGO

ÚLTIMO INFORME DE LA ONU

El informe de la ONU filtrado señala que en la primera
guerra del Congo el Ejército ruandés, bajo las siglas APR o
AFDL, actuó para impedir el abastecimiento de alimentos
a hutus refugiados que huían al interior de las selvas congoleñas
y que murieron por inanición y enfermedades.

AUTO DEL JUEZ ANDRÉU

En el auto del juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andréu, se culpa a altos
cargos del Gobierno actual ruandés, entre ellos su presidente, Paul Kagame, por
genocidio contra los hutus en Ruanda, el genocidio contra los hutus en la
República Democrática del Congo durante la primera guerra del Congo y el genocidio
contra la población civil congoleña durante la segunda guerra.

Más información:

- [Kagame, criminal de guerra, de visita en el Estado español->11475]
- [Entrevista a la periodista Caddy Adzuba, integrante de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este del Congo->11550]
- [Kagame prepara su reelección entre irregularidades->11366]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    anónima
    |
    24/09/2010 - 11:17pm
    Es una pena la cancha que las organizaciones internacionales dan a estos personajes con tal de que los recursos de exportación nacionales esten controlados para benefio propio y no den muchos quebraderos de cabeza a nivel internacional. Esto no va a cambiar nunca mientras siempre manden los mismos.
  • Foto: Julien Harneis.
    Foto: Julien Harneis.
    separador

    Tienda El Salto